LA PUERTA AL CIELO, DE MAKYO & SICOMORO

¡Hay que ver qué calor hace aquí! Todavía no se ni como puñetas he llegado, y mientras a duras penas intento seguir bajando escalón tras escalón esta puñetera y maltrecha escalera, me pregunto qué limones habré hecho yo para merecer esto.

Por Ramonet Daví.

Os juro que la calda que hace es insoportable. Un bochorno que me abre los poros de la piel y me chamusca los pelos de la barba. Huele a pollo, pero sigo bajando. Siento una quemazón en las retinas que me obliga a entrecerrar los ojos y entonces miro hacia abajo. A mis pies, una escalera larga del copón, es decir, interminable, se abre paso entre lo que parece ser humo, niebla, o no lo se exactamente pero no veo una mie**a de lo que hay al final, aunque diría…que es una puerta. Más rara que un guión de Morrison leído al revés, ok, pero juraría por Hergé que es una maldita puerta. Si ahora me exprimieran como a una triste naranja “desayunera”, iban a llenar 3 piscinas olímpicas de sudor de friki (que es más intenso). ¡Que se acabe ya este suplicio, mamá!

Sin prisa pero sin pausa, con el buyuyu cerradete, prosigo mi descenso hasta que efectivamente me topo con una puerta mastodóntica, tremebunda y tan terrorífica que la podría haber fabricado el mismísimo Junji Ito a mala leche. A lo alto, un cartel cutre a rabiar, con luces de neón a lo güisquería, en el que con tipografía Comic Sans se puede leer: BIENVENIDO AL INFIERNO DE LOS HEREJES, ¡HEREJE!

LA PUERTA AL CIELO

Entonces, como un flash de los de Lost, me viene todo a la memoria. Estaba yo tan tranquilamente ordenando mi comiteca, cuando al coger el absolute de Watchmen, me resbalé, y me cayó en todo el jepeto, produciéndome la muerte instantánea por desintegración craneal y mandándome donde ahora estoy.

Sí, amigos, me presento: soy Ramonet y he venido aquí a probar si valgo para esto de reseñar tebeos. Antes de nada, sabed todos que soy un hereje (por eso lo de la escalera y toda la pesca infernal). Hay un montón de obras míticas que no he leído (todavía), pero mejor no os las descubro todas ahora, que a parte de en el infierno no quiero acabar lapidado. Gracias guapis.

Si por alguna obra de las que sí he leído no debería estar aquí, es por la que hoy os voy a esferificar seguidamente. Lo sé, este término no se usa en relación a los cómics, ¿pero a que me habéis entendido? Pues ala, a seguir leyendo, que si no ya sabéis dónde acabaréis.

LA PUERTA AL CIELODel más que virtuoso arte del italiano Eugenio Sicomoro (Rouletabille / Lumière Froide / Magico Vento / Tintouin au Tibet) y la agudeza dialéctica al guión del franco-canadiense Pierre Fournier, más conocido como Makyo (Croc / Mad Magazine Canada) nos encontramos ante un thriller de los que te atrapan desde el principio y no te sueltan hasta que llegas a la última página. Está claro pues, que si eres amante del suspense, y de las historias con personajes turbulentos, pues esta es una buena opción para que pases un entretenido rato de lectura. No te imagines un thriller lleno de acción con dos súperdetectives (uno bueno, y el otro en plan badboy) en el que hay un malo malísimo al que erradicar de la faz de la tierra. En esta historia, nos presentan a 3 jovenzuelas en la edad del pavo y un poco outsiders. Las tres tienen tendencias suicidas, cada una por motivos distintos y no precisamente banales, y deciden que están hartas de aguantar a padres, profesores y sociedad en general. Ni cortas ni perezosas, deciden fugarse. Como estamos en La France, Julie, Manu y Anna se van a ir a esconder a la casita de veraneo de un familiar, en la bucólica campiña francesa, lugar donde va a transcurrir buena parte de la historia.  Desde un primer momento (para que no me digáis que es un spoiler) descubren en la casa una puerta misteriosa, que va a tener una estrecha relación en el devenir de nuestras risueñas protagonistas. Como es lógico, el hambre y el aburrimiento les va a hacer salir en busca de algo que meterse en el gaznate. Y en ese momento, en el que empiezan a interaccionar con los vecinos colindantes de la zona, vamos a ir introduciéndonos poco a poco en la verdadera historia, y el motivo por el que el destino las ha llevado a ese sitio. A partir de aquí, cremallera echada, pues te va tocar a ti descubrir que secreto se esconde entre las paginas del tebeo.

Para comentar un poco la edición de Norma Editorial, decir que el formato y las cubiertas en cartoné son de lo más elegantes, como ya nos tiene acostumbrados. Estamos hablando de un integral que contiene lo equivalente a dos tomos de BD, y como os podéis imaginar la calidad del papel va en sintonía con la edición. Eso si, por poner alguna pega, si me compro un integral, agradezco siempre que en él se incluya material extra. Seguramente, aunque no lo puedo afirmar, se trate de un tema de la edición francesa, pero de todas formas, que sepáis que es la historia a palo seco. No extra, no party.

Quizás sea por mi herejía, pero me gusta cuando intento buscar algún referente, ya sea en cómic, literatura, cine, o marionetas sobre lo que acabo de leer y no lo encuentro. A ver, no me malinterpretéis. Está claro que pelis en las que varios jóvenes se encierran en una casa misteriosa y pasan cosas, hay muchas. Evil Dead, Cabin in The Woods, House of Wax, Cabin Fever… Pero creedme, lo que esconde esta historia no son monstruos, ni historias paranormales. Es un thriller basado en la más cruda realidad de nuestros días, en los que abres el periódico o enciendes el televisor, y los sucesos te hacen detenerte un segundo y preguntarte, en qué coño se está convirtiendo la raza humana. Tres protagonistas originales, con personalidades muy marcadas y detalladamente definidas por Makyo, en un misterioso territorio dibujado con extrema maestría por Sicomoro, y un secreto que se esconde en el bosque son los elementos principales para gozar como enanos con esta historia de misterio y macabros sucesos. A veces, no hacen falta referencias.

LA PUERTA AL CIELO
Lo suyo no es acertar con la talla de la ropa.

¿Lo mejor del tebeo? Sin duda, el arte de Sicomoro, los diálogos entre las tres jóvenes y el misterio que hasta el final te mantiene en vilo. ¿Y lo peor? Los giros de guión suceden demasiado al final, cosa que hace que la mitad del integral te haga desesperar un poco, y quizás he echado en falta un poco más de descripción de los demás personajes que interaccionan en la historia. Ya entenderéis por qué lo digo.

Para rematar la faena y entrar por la puerta grande al cielo, os recomiendo que os limpiéis las orejas y acompañéis la lectura con el tema de Istvan Marta – Doom. A sigh (by The Kronos Quartet). Si además os habéis quedado con ganas de lectura, echadle un ojo a la inquietante novela de David Vann, Swkkuan Island. Y si en lugar de leer preferís un sofà-peli-manta, pues sin duda alguna, haceos popó con la mítica The Evil Dead del gran Sam Raimi.

Bueno, pues con esto y un bizcocho, voy a ir llamando a la puerta del infierno de los herejes, a ver que castigo me espera. Ha sido un placer relataros mi trágico descenso, y espero que seáis benévolos en mi primera incursión. ¡Ah!, y deseadme suerte, porque como me toque leer el cómic del Rubius, ya os digo yo que me tiro al abismo.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*