La Sombra Blanca

A rey muerto, rey puesto
Por Chema Mansilla

Dos de las cosas malas que se puede decir que “Canción de Hielo y fuego” es que por momentos se antoja interminable. Otra, que sus adaptaciones al cómics son muy malas. Pero aquellos que busquen embrollos políticos de sabor medieval con un ligero toque fantástico que poder leer en viñetas no han de acostarse ni una noche más llorosos.Existe “La Sombra Blanca”, un cómic francés estupendamente editado en España por Yermo Ediciones en un solo tomo.

Tenía desde hace meses este cómic esperando su momento en La Pila, ese montón de “asuntos pendientes” que a todos nos acecha desde la mesilla de noche con toneladas de lecturas prometidas. A pesar de habérmelo llevado a casa tras ser seducido por su buen aspecto en la librería, no ha sido hasta su lectura cuando me he enamorado de este cómic. Apenas 100 páginas de enrevesada trama de traiciones y tretas para hacerse por el trono de un imaginario reino medieval. Un excelente trabajo de Antoine Ozanam escribiendo una historia interesante con algunos momento brillantes que alcanza un nuevo nivel de relumbrón con el trabajo artístico de Antoine Carrion, uno de mis nuevos dibujantes de cómic preferido y del que os recomiendo incondicionalmente su Temudjin.

Dejando de lado la sorprendente historia, por aquello de no estropear las sorpresas a ningún lector, quiero centrarme en el trabajo de Carrion, especialmente en el diseño de personajes y el uso del color. Tanto protagonistas como personajes de rellenos tienen una increíble personalidad, con una pátina de realismo que consigue un estupendo equilibrio entre protagonismo e integración. tanto si hablamos de un personaje importante de la trama, como si lo hacemos de uno de esos diminutos dibujos que sólo llenan un pequeño espacio en el fondo de una viñeta, los personajes únicos, particulares e interesantes. Pero además no desentonan en ningún momento ni llaman la atención más de lo que el guión exige, dejando que sean sus acciones las que terminen por crear la personalidad de cada uno de ellos, y no su aspecto.

El uso del color es uno de los puntos fuertes de este artista, que añade una increíble dimensión a su trabajo de dibujo, que no es que sea especialmente virtuoso, pero tiene una gran personalidad. No se trata de una maravilla visual como el Temudjin del que antes os hablaba, pero tiene algunos hallazgos maravillosos. Viñetas de las que el lector se queda colgado.

A mi recomendación incondicional sólo me queda añadir que a pesar del aparente alto precio de la edición española de Yermo, 24 eurazos, hay que considerar que se trata de la recopilación de los dos álbumes franceses originales de Soleil, y la obra merece la pena.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*