LAS BATALLITAS DEL ABUELO: O cuando lo de antes molaba un huevo y lo de ahora, pues como que no tanto.

Desde lo más profundo del geriátrico cósmico llega el abuelo con sus batallitas, repartidas en una serie de artículos, explicándonos por qué lo de antes molaba y lo de ahora… pues como que no tanto.

Por Carles Torrellas.


Seguramente muchos de vosotros, permitidme que así, de buenas a primeras, os tutee, estaréis más que cansados de oír a vuestros hermanos mayores y/o vuestros padres soltar esa frase que tanta rabia puede llegar a dar “antes las cosas eran mejores”. Y en el fondo tienen, tenemos  (más que nada porque yo últimamente ya empiezo a soltarla, y porque cuento ya con 40 años) cierta parte de razón…

¡¡QUIETOS!!

No salgáis huyendo aún, que me explico. No negaré que a día de hoy tenemos unos ordenadores salvajemente potentes a nivel doméstico, unas videoconsolas con unos gráficos que asustan del realismo y todo tipo de gadjets que harían la delicia de cualquier nerd. En esas frikadas sí que estamos mejor que antes, peeeero (siempre hay un pero!! XD) también es cierto que mi generación no necesitaba de tanto gadjet para divertirse, y ya ni hablo de la generación de mis padres, o de la de mis abuelos. No, ya no vivían en las cavernas ni hacían pinturas rupestres en vez de grafittis, pero también sabían divertirse.

Sin tener las redes sociales que hay hoy en día socializábamos mucho más que ahora. Jugábamos al fútbol, corríamos, trepábamos a los árboles, nos pelábamos las rodillas en cualquier morrazo que nos diéramos contra el suelo, nos peleábamos, cazábamos lagartijas, hacíamos mil cosas, pero nos divertíamos como locos. Y no necesitábamos para ello ningún smartphone de ultimísima generación, ni videoconsolas portátiles, ni nada por el estilo, simplemente éramos niños y sólo necesitábamos un poco de imaginación o cualquier chuminada para pasar un muy buen rato. Además que MINECRAFT, un puto juego de 8 bits lo esté petando como lo está petando ya me da la razón (pero no la de Paco Marhuenda, sino la buena).

Con un papel, un lápiz, una goma de borrar y un puñado de dados, nos montábamos unas partidas de rol puramente épicas. No necesariamente por su seriedad, sino por todo lo que sucedía gracias al azar o gracias a algunos jugadores especialmente hábiles en meter la pata o en sacar pésimas tiradas en los momentos más cruciales de la partida; tiradas que podían propiciar el mayor de los desastres o las situaciones más esperpénticas y/o absurdas. Si queréis saber de qué os hablo os recomendaría encarecidamente la lectura del cómic LOS CABALLEROS DE LA MESA DEL COMEDOR. Algunos Masters acabaron odiando a sus jugadores destroza-partidas. Pero en el fondo no podían evitar reírse, cuando más tarde rememorábamos todo lo acontecido entre risas y carcajadas. Partidas que podían a llegar a durar años enteros de tiempo real, en sesiones semanales de 5, o 6, o incluso 8 horas dándole a los dados. Me diréis que ahora os lo pasáis igual de bien cuando hacéis una quest en el LOL o en el WOW, es posible, no lo niego, pero estáis solos delante de vuestro ordenador, como lo estoy yo ahora mientras escribo estas líneas.

Mientras que una partida de rol, significa estar con tus amigos alrededor de una mesa, con guarrerías de picotear, refrescos y/o cervezas que beber, y sobre todo pasando un muy buen rato en compañía de tus amigos, y cuando digo amigos me refiero a amigos de carne y hueso, de los que les pegas una colleja y te devuelven dos “porsiaca”, y no de los de tipo “amigos de Facebook.” Amigos con los que te puedes pasar 2 años sin verlos y cuando los ves de nuevo parece que solo hiciera 2 días que no os veíais. Hasta en eso antes las cosas eran mejor que antes (zasca gratuito por que sí y para que no os distraigáis más porsiaca hahahahaha).

Volvamos a entrar en materia. Como os estaba diciendo las cosas antes molaban más en muchos aspectos, y me diréis vale, ¿qué cosas? Pues varias de ellas, por ejemplo cine, cómics, música… Pero como solía decir Jack El Destripador “¡vayamos por partes!” así que os espero aquí la próxima semana que empezaremos nuestro viaje por los recuerdos de este abuelo chocheante, su medicación y desvaríos varios, eso si os atrevéis. Y ahora a pleno pulmón desgañitaos todos conmigo lanzando nuestro grito de guerra…¡¡PAPARRUCHAS!! ¡¡TODO ESO SOLO SON PAPARRUCHAS!!

…and the next week…
LOS FX EN EL CINE u ¡Hostias! ¡¡Que ahora es en color!! ¡¡Y con sonido!!

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

3 comentarios en LAS BATALLITAS DEL ABUELO: O cuando lo de antes molaba un huevo y lo de ahora, pues como que no tanto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*