Las heroínas del lápiz, la tinta y el papel.

<<Quisiera decir algo, pero quizás sea inútil. Nos han vuelto a engañar, una vez más de manera sutil, como lo suelen hacer. Hemos sido generosas, acogedoras, maternales. Hemos hablado, discutido, cantado, exhibido hasta los más ingenuos de nuestros gritos, sin comedimiento, sin pudor femenino, con la absoluta esperanza de hacer comprender a quien no puede comprender, ni quiere comprender, cuanta libertad, cuanta autenticidad, cuanta vida se nos ha quitado. Todo ha sido inútil hermanas. Los ojos de ese hombre que circula entre nosotras, con su cara falsamente respetuosa y que dice que quiere informarse, conocernos mejor, porque solo conociéndonos mejor podrá cambiar su relación con nosotras, de todas sus falsas e hipócritas justificaciones, esta es la más sucia. Como os iba diciendo, los ojos de este hombre son los ojos del sempiterno macho que lo deforma todo porque todo lo ven en el espejo del ridículo y la burla. El sinvergüenza es siempre el mismo. Las mujeres son el pretexto para permitirle, una vez más, que cuente con su zoológico, su circo, su espectáculo de variedades neurótico. Y nosotras allí, haciendo de payasas, de marcianas montando el espectáculo para él con nuestro sufrimiento, con nuestra pasión. Este lúgubre, oscuro y extenuado califa que sepa de una vez por todas que no somos marcianas. Queremos vivir en la Tierra, esta Tierra, pero no como estiércol, como viene sucediendo desde hace cuatro mil años. Ni nos conoce, ni quiere conocernos, pero este será su error mortal, porque encerradas en la oscuridad de su harén y aisladas en nuestros guetos miserables o lujosos, hemos tenido tiempo de espiarle, de observar a nuestro carcelero, a nuestro ‘señor’. Oh sí, ya sabemos quién es. Lo sabemos todo sobre ti. Tu eres el payaso, el marciano. ¡Hermanas! Miradle, mirad cómo se esconde>>. (Texto extraído del libro W.I.T.C.H., editado por La Felguera)

La voz rota de Janis Joplin en ‘Kozmic Blues’ reivindica el tono con el que pretendo escribir estas líneas. Mientras leo las palabras que recitó Bernice Stegers, en el film del italiano Federico Fellini, ‘La città delle donne’, el sol levanta en el que se prevé un día histórico. Un jornada necesaria, que esperemos en un tiempo, deje de serlo. Significaría que esas consignas que hoy van a ser el eco de las calles, han sido escuchadas de una puñetera vez por todas. Espero que las ciudades de los 177 países convocados a la huelga, se llenen hasta que no quepa ni una maldita aguja.

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Día de lucha, de gritos a viva voz reclamando algo tan justo como la igualdad. Algo que a priori es de cajón, pero que la historia de la humanidad ha demostrado que a día de hoy, en 2018, aun se sigue pidiendo lo que ya pidió Mary Wollstonecraft, en su obra Vindicación de los derechos de la mujer, en 1972. Está claro que desde que en 1940 las primeras sufragistas alzaran la voz, hasta hoy, la situación ha mejorado en muchos aspectos. Pero no nos confundamos, la lucha feminista no ha cesado desde entonces, tristemente, porque esa igualdad que empezaron a reclamar en 1904 en Berlín, desde la Alianza Internacional de Mujeres, aun no existe al 100%. Y eso, hablando en claro, es una jodida y lamentable verdad.  Aunque como reza el texto de más arriba, sea algo invisible para muchos torpes, estúpidos y neandertales ciegos.

En todo caso, mi papel aquí hoy no es criticar, para eso ya hay autoras o autores que saben más y lo hacen mucho mejor. Mi papel hoy aquí es reivindicar, como lector apasionado de cómics, a las autoras qué más me han gustado. Obras escritas y/o dibujadas por mujeres que con talento, sensibilidad, inteligencia, gamberrismo y carácter, han parido con sus manos, cerebros y corazones.

Hace pocos días, mi admirada guionista So Blonde escribía con acierto, bajo mi opinión, una crítica necesaria y feroz a esa realidad que encabeza este artículo, trasladada al ámbito del tebeo. Son muchos los certámenes en los que la presencia de nominaciones o premios a obras hechas por mujeres, es escasa. Inexplicablemente escasa. Por eso, si alguno de esos responsables llega a leer este texto, espero se sienta aludido y aprecie tanto como yo estas joyas del mundo comiquero que me apetece recomendar. Después, cada un@ decidirá qué comprar una vez ponga los pies en su tienda, pero al menos cuando estéis frente al centenar de portadas del lineal, tengáis presentes algunos títulos, que merecen ser leídos, disfrutados, entendidos y compartidos. Vamos a ello.

LOS CLÁSICOS

Hay ciertos tebeos, que trascienden a su época, por varios motivos. Arte, guion, narrativa, trasfondo, etc. Son esos tebeos que en cualquier lugar del mundo y en cualquier momento de la historia van a retener ese sentido inicial con el que fueron escritos, para ser recordados.

TODOS LOS CÓMICS, de Julie Doucet (Fulgencio Pimentel)

En una cuidada edición de la editorial Fulgencio Pimentel en dos voluminosos tomos, podemos disfrutar de toda la obra de la autora canadiense, Julie Doucet, una figura clave en el mundo del tebeo para entender muchos de los autores actuales. Lo que hoy se conoce como novela gráfica nació, en parte, gracias a las historias que esta muchacha feroz, punky, reivindicativa y brutal, nos ofrece. Doucet encuentra en el lenguaje del cómic la forma de expresar sus sueños, sus miedos, sus idas de olla o sus locuras más íntimas. Es la excusa para conocer a la Julie real, a través de relatos autobiográficos. Una joya que no podéis dejar escapar.

‘LA ROSA DE VERSALLES’, de Riyoko Ikeda (Azake Ediciones)

Ambientada en la Francia del siglo XVIII, Lady Oscar fue criada como un varón, para proteger a los reyes franceses. Aunque la historia es ficticia, en ella podemos reconocer la sociedad de la época, y estereotipos de personajes que un día pisaron nuestra tierra.

‘UNA ENTRA MUCHAS’, de Una (Astiberri)

La violencia de género, la vergüenza y la responsabilidad social no se cuestionan donde vive Una, con tan solo 12 años. Estamos en 1977 en Yorkshire, y un asesino en serie ha matado a 13 mujeres, mientras que nuestra protagonista sufre una violación. Con esas dos premisas reales, nos meteremos de lleno en la vida de la autora y entenderemos porque decidió emprender un camino para liberarse de esa sociedad podrida.

‘BELLA MUERTE’, de Kelly Sue DeConnick, Emma Ríos y Jordie Bellaire (Astiberri)

Una historia que vive entre los géneros del western y el terror. Llena de oscuridad y misticismo, nos recuerda a la aclamada ‘Sandman’ o a ‘Predicador’. Esta obra que fue nominada a varios Eisner en 2014, nos plantea una historia de amor entre Albañil y Bella, y de cómo la obsesión del primero por la segunda llega a niveles de locura, encerrándola en una torre, para que nadie más pueda admirarla. Muerte acudirá a su rescate, y de esa unión nacerá Ginny con una misión clara. Venganza.

‘RESACA’, de Mamen Moreu (Astiberri)

Marcela, personaje creado por Mamen en ‘El Jueves’, protagoniza esta historia divertida, inteligente, perspicaz, gamberra, llena de alcohol, sexo, y risas. La crisis de los 30 llega a la vida de la protagonista y esta, resignada a aceptarlo, se pasa las noches de fiesta en fiesta. Una obra que retrata a la perfección los miedos de cualquier joven que vea su futuro lleno de interrogantes, como el encontrar trabajo, tener pareja, criar a hijos, los ponis… bueno los ponis no son una preocupación, los ponis molan mucho.

‘PERSÉPOLIS’, de Marjane Satrapi (Norma Editorial)

Esta obra autobiográfica, relata la vida de la autora iraní, empezando por su infancia, en la que vivió en el seno de una familia laica bajo el régimen fundamentalista islámico de Teherán. Educada al estilo occidental, Marjane aprendió las dificultades que una mujer tiene para vivir libremente en un país en el que la palabra libertad nada tiene que ver con su significado. Acompañaremos a la autora en su experiencia como adolescente y adulta en Europa, para entender ese gran choque cultural que experimenta el emigrante en cualquier lugar del mundo.

LOS MAINSTREAM

A continuación algunos de los tebeos actuales más mainstream, aunque ojo, eso no significa que no sean de calidad. Un conjunto de historias que seguro no os van a defraudar.

BITCH PLANET, de Kelly Sue DeConnik (Astiberri)

En esta obra ambientada en un futuro distópico, la autora nos platea un universo en el que las mujeres que no siguen los cánones sociales sobre lo que debe ser y como debe vivir una mujer son enviadas a una cárcel en otro planeta. El Protectorado que gobierna la tierra se nutre de racismo, sexismo y fundamentalismo. Por suerte, un grupo de mujeres va a rebelarse contra esa realidad y no dudaran a pasar a la acción.

‘WONDER WOMAN, LA VERDADERA AMAZONA’, de Jill Thompson (Ecc ediciones)

En esta adaptación de la historia de una de las heroínas más famosas del mundo comiquero, Jill Thompson nos plantea una WW niña, mimada, consentida y malcriada. A través de los elementos típicos que todos conocemos de la historia de la amazona, Thompson construye un relato emotivo y inspirador, en el que veremos como Diana deberá madurar si de verdad quiere ser la heroína que todos conocemos.

‘NIMONA’, de Noelle Stevenson (Océano Travesía)

Una de las mejores historias de fantasía épica actuales. Nimona nos sitúa en un mundo de fantasía en el que la protagonista es capaz de cambiar de forma. Lord Blackheart, el malo maloso y jefe de Nimona, no le va a poner las cosas nada fáciles. Bajo una apariencia de sencillez y ligereza humorística, este tebeo os llegará más hondo de lo que esperáis.

 

LOS ALTERNATIVOS

A continuación, un conjunto de tebeos qué, porqué no decirlo, bajo mi opinión, son de lo mejor que he podido leer nunca. Así que, estoy seguro que leáis cual leáis, no os van a defraudar.

‘AQUEL VERANO’, de Jillian Tamaki y Mariko Tamaki (La Cúpula)

Un verano lleno de secretos y angustia, en el que las protagonistas, Rose y Windy, se van a ver involucradas en una tragedia que sucede en el pequeño pueblo en el que pasan las vacaciones. Por suerte, una tiene a la otra y van a intentar pasar esos días juntas de la mejor manera que la complicada situación familiar les permita. Una oda a la juventud y una mirada cercana a la madurez, que sin duda no os va a dejar indiferentes.

‘PIRUETAS’, de Tillie Walden (La Cúpula)

En esta obra autobiográfica, la autora americana, de tan solo 22 años, nos cuenta su experiencia como patinadora profesional en sus años de juventud. Juventud que va a verse dificultada a causa de la sociedad en la que vive Tillie, en la que la homosexualidad no es bien entendida. El propio descubrimiento y el camino de aprendizaje de la protagonista van a ser el punto de partida de una de las obras más delicadas, sensibles, potentes y con personalidad que han pasado por mis manos.

‘ENCUENTROS CERCANOS’, de Anabel Colazo (La Cúpula)

En la pequeña población de El Cruce, en los años 90, se suceden una serie de episodios paranormales que bien podrían resolver Mulder & Scully. Pero no, va a ser Daniel, que por el infortunio de una avería en el coche, va a verse envuelto en un caso de misterio que deberé resolver. Esta obra es una maravilla, os lo digo de corazón. Haceros con ella, y apuntad el nombre de Anabel en mayúsculas, negrita, cursiva y fosforito. Obligada.

‘INFINITAMENTE’, de Marie-Anne Mohanna (Bang Ediciones)

Infinitamente es poesía hecha cómic. La unión perfecta entre texto e imagen. Una pequeña obra de arte que parte del hecho de asumir la pérdida de un ser querido. El miedo a estar solos, a echar de menos sin remedio. A las dudas que plantea el morir. Como podemos afrontarlo a través de los caminos nos plantea la sociedad. ¿La religión? ¿La ciencia? A través de un relato casi metafórico, la autora nos sumerge en una experiencia visual que sin duda nos deja boquiabiertos ante este portento de realidad en viñetas.

‘LAS CIEN NOCHES DE HERO’, de Isabel Greenberg (Impedimenta)

Preparaos para vivir una odisea épica. El poder de los cuentos toma vida en este tomo único editado por Impedimenta. El poder del amor es más potente que todas las adversidades juntas. Traiciones, muchachas hermosas que se vuelven locas, libros prohibidos que se leen escondidas, maridos malos, amantes infieles, bailes nocturnos, instrumentos musicales encantados…y así infinidad de aventuras contenidas en un arte que debéis descubrir con vuestros propios ojos.

‘VALEROSAS, MUJERES QUE SOLO HACEN LO QUE ELLAS QUIEREN’, de Pénélope Bagieu (Dibbuks)

Este tebeo es un compendio de mujeres fuertes, valerosas, valientes, que decidieron luchar contra la realidad que les tocó vivir, consiguiendo logros tan importantes como por ejemplo Wu Zetian, emperatriz china que creó un esbozo del actual derecho laboral e instauró los méritos para poder acceder a cargos públicos; Margaret Hamilton, la actriz “aterradora” especializada en papeles del mal que hizo de su extraña belleza un referente en Hollywood; o Agnodice, ginecóloga griega que tuvo que vestirse de hombre para poder trabajar y conseguir que las mujeres pudieran ejercer la medicina en su país. Valerosas 1 y 2 son tebeos de obligada lectura para descubrir figuras femeninas admirables en tenacidad y rebeldía. Heroínas sin capa, con historias dignas de ser relatadas.

‘MI NOVIO CABALLO’, de Xiomara Correa (Reservoir Books)

He dejado este para el final por una razón. Debéis recordar este título cuando mováis vuestros panderos hacia la librería. Mi novio caballo os va a cambiar el día, o la semana incluso. Capaz de fundir el hielo más helado, o de torcer el rostro más serio, ‘Mi novio caballo’ es una paliza a los abdominales. Un bofetón de risas. Una genialidad tronchante. Un tebeo en el que la situación más surreal posible, en la que una mujer se enamora de un caballo que habla, puede contener toda la realidad del mundo, planteando los problemas más típicos de pareja, por los que todos hemos pasado en algún momento. Un tebeo lleno de paranoias psicodélicas totalmente verídicas, en las que nos vamos a poder reflejar en el caballo o en la chica, y en sus peripecias por un mundo en el que ese par de protagonistas van a tener que encajar como pareja, pero sobretodo, como personas. (Prometo reseña extensa de esta maravilla, en breve)

 

 

Antes de despedirme y desear de nuevo que el día de hoy sea un éxito y la huelga sea entendida, apoyada y comprendida por todas las mujeres y hombres del mundo, solo me queda decir que, por supuesto, me he dejado de mencionar centenares de obras creadas o participadas por mujeres. Centenares de obras que merecen ser nombradas aquí, y premiadas en esos festivales que tan poca presencia femenina hay. Esos festivales que deberían abrir los ojos a una realidad que no es que no sea visible, es que debería serlo mucho, muchísimo más. No se trata de igualdad, se trata de reconocimiento. De un reconocimiento que cuanto más tarda en llegar, más grave resulta para el interés cultural de la sociedad.

Esta pequeña muestra del gran talento que hay en el ámbito del cómic hechos por mujeres es el claro reflejo de que esto de los tebeos no se trata solo de señores con capa y bigote. Que el monopolio de la creatividad no va con los calzoncillos por encima de los pantalones. Que la genialidad no tiene género, aunque permitidme esta pequeña licencia. Las mujeres saben contar historias como nadie más sabe hacerlo.

Y ahora, a gritar, a luchar y a leer.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*