Legión: Viaje a la locura (o no)

Legion la nueva serie marvel de FX

Something new needs to happen soon dice David Haller en el minuto cuatro de Legión. ¿Es la nueva producción de FX’s lo que estábamos esperando? ¿Ese soplo de aire fresco, alejado de la ciencia ficción nostálgica de Stranger Things? ¿Una serie que por fin se apartará de los tópicos de superhéroes como Agents of Shield, o Luke Cage? A juzgar por el capítulo más mentiroso de todas las series (el piloto) la respuesta es un sonoro “quizá”.

Por Andrés R. Paredes.

Después de meses de espera, tras una larga temporada huyendo de tráilers, opiniones, imágenes promocionales, y en general cualquier atisbo de lo que me esperaba, se estrenó Legión. La presencia de Dan Stevens (The Guest) y del showrunner Noah Hawley (Fargo) prometía entregarnos una de las propuestas más interesantes para los próximos años. Y hay que reconocerlo: Legión es interesante, pero no es tan original ni tan rompedora como nos quieren hacer creer. Las comparaciones con el trabajo de David Lynch, Breaking Bad o incluso con las interpretaciones de los 60 de Terence Stamp que se hicieron durante su promoción son apenas referencias para llamar la atención. Su estética, que pretende acercarse al estilo de Kubrick en La naranja mecánica o 2001: Odisea en el espacio, palidecen frente al auténtico referente de la serie: Hannibal, de Bryan Fuller. Y esto es un piropo. Desde que se cancelase/acabase la serie de la CBS en 2015, los fans llevamos dos años huérfanos, abandonados, sin una pieza de ficción que alcance las cotas de excelencia que conseguía la serie protagonizada por Hugh Dancy y Mads Mikkelsen. Sus diálogos profundos, plagados de dobles sentidos, la relación entre Will Graham y el caníbal, la trama enrevesada hasta el infinito que nos llevó a los adictos a las producciones de Fuller a llorar lágrimas de sangre cuando terminó, pensando que nunca veríamos nada igual. Y ahora, dos años después aparece Legión. Y si bien no es lo mismo, la nueva producción de FX’s bebe directamente de las fantasías de la serie de la NBC.

Legion cómic convertido en serie marvel

Legión trata sobre David Haller, un personaje creado por Chris Claremont and Bill Sienkiewicz, que en los cómics es el hijo del profesor Xavier (no os alarméis, la serie tendrá poco o nada que ver con las últimas películas del universo X-Men) uno de los mutantes más poderosos de la tierra. Lleva años internado en un psiquiátrico. Allí, su única amiga, interpretada por Aubrey Plaza, le sirve como vínculo con la realidad. Sin embargo, pronto llega una nueva paciente, Syd, para alterar la normalidad del psiquiátrico y enamorar a David. La serie viaja entre dos localizaciones en el primer capítulo: el psiquiátrico Clockwork (llamado así en referencia a La naranja mecánica) y una sala de interrogatorios en la que David es cuestionado acerca de un suceso acaecido en la institución mental.

Es es el argumento principal de Legión. Pero, ¿de qué parece tratar realmente? Por ahora (insisto, tan sólo tenemos el piloto, quien sabe qué nos deparará el futuro) parece abordar una cuestión ya tratada antes en las adaptaciones de cómics: la aceptación de uno mismo. Debido a su enfermedad, David no puede confiar en su percepción del mundo. No está del todo seguro de si está loco, de qué es real y que no. En cierto momento del capítulo padece incluso un episodio disociativo, deja de ver las cosas a través de sus propios ojos y las ve a través de otra entidad (que puede ser real o ficticia). Pero en el caso de David es literalmente un episodio disociativo. Se transforma, debido a sus poderes, literalmente en otra persona. El protagonista de la serie no puede fiarse de sus propios sentidos, ya que estos se ven constantemente alterados por su condición de mutante. David es un personaje cuya principal característica es su desconfianza en sí mismo. Por ello, cuando aparece Syd, se enamora perdidamente de ella. No porque le atraiga realmente, si no porque ella le acepta sin reservas. Para cuando al final del capítulo (tras un absolutamente innecesario plano secuencia) David pregunta a Syd si todo esto es real, contemplamos realmente cómo va a funcionar su relación. David depositará toda su confianza en su pareja. Se dejará hacer por ella, ya que es inteligente, capaz de ver la realidad, el timón del protagonista. Quizá la serie termine (y aquí quizá me estoy pasando en mi juicio, después de haber visto tan sólo dos de ocho capítulos) cuando David tome las riendas de su vida. Como hacía Scott Pilgrim en su propia película (otro portento visual de Edgar Wright).

Legion serie FX mutantes

La historia en sí (no la subtrama, no lo que esconde debajo, la narración principal) de Legión no es, por ahora, muy interesante. A juzgar por su piloto, todavía se está formando poco a poco, a base de soltar pequeños detalles, apenas breves fotogramas casi subliminales que nos muestran breves fragmentos de la dolorosa historia de David. Podemos ver cómo la esquizofrenia (si es que realmente tiene esquizofrenia) le ha marcado durante toda su vida. Cómo altera su relación con el mundo real y cómo ésto se ve reflejado en el montaje, la composición de planos, el punto de vista de cámara, etcétera. La locura de David contagia la narración. Pero esto es muy peligroso. En el segundo capítulo nos internamos en una serie de escenas, para de repente descubrir que estamos dentro de los recuerdos de David, repasándolos ayudado por otros mutantes como él. Corremos el riesgo de tener en nuestras manos un nuevo caso de Dolores, la protagonista de Westworld. Una doble narración que en realidad no está teniendo lugar, que juega al despiste y traiciona sus propias reglas.

A lo largo de los tres capítulos emitidos hasta ahora prácticamente todo (excepto dos escenas) son vistas desde los ojos de David. Su esquizofrénico punto de vista. La sucesión de acontecimientos, las transiciones de escenas, cómo se están colocando las pieza sobre el tablero. Al igual que en Hannibal, la iluminación, la ropa, los escenarios, en general todo el diseño de producción de la serie es ejemplar. Cada elemento que hay en escena es significativo en el sentido más literal de la palabra. Un ejemplo: En una de las primeras escenas del capítulo, un personaje está tallando un lobo de madera. Lo deja encima de la mesa del interrogatorio, y es entonces cuando esta pequeña piecita comienza a aparecer por todas partes. Encima del tejado del hospital, en los sueños de David en imágenes demasiado rápidas que requerirían revisar el episodio piloto una y otra vez para darnos cuenta de qué está ocurriendo y cuál es el auténtico significado de la piecita. Es sólo uno de los múltiples detalles que la primera hora de la serie nos tiene reservados.

Detalles. Chorraditas. Cosas pequeñas que parecen no ser importantes pero que en realidad lo son todo. En ello se basan las nuevas estrategias (por ahora tímidas) de los grandes estudios. Así como Deadpool abrió la puerta a un cine de superhéroes más violento y divertido (cosa que ya había intentado hacer antes The Punisher o Kick Ass sin mucho éxito), este año se estrena Logan y quién sabe, quizá algún día lleguemos a tener película de la Viuda Negra. Se trata de pequeños riesgos muy calculados. Salirse de los universos expandidos y apostar por algo nuevo ahora que la fórmula empieza a oler a viejo (de verdad queréis más películas de presentación y reunión después de Las Guerras del Infinito) es el nuevo plan de Fox, Marvel, Dc, y lo que quede de Sony para finales de verano. ¿Está funcionando? Por ahora si. Quizá. Veremos qué ocurre con lo que queda de temporada. Esperemos que Legion mantenga su formato tal y como está. Loco. Esquizofrénico. Paranoico. Con un montaje imposible. Lleno de detalles.

Legión serie fx marvel mutantes

Porque son estos detalles del diseño de producción, sumados al cuidadoso estilo a medio camino entre sesentero (digno hijo de First Class, puede que una de las mejores películas de X-Men) y el futurista (con sus pantallas táctiles, sistemas de seguridad de última generación) apenas el envoltorio de una serie que puede llegar a ser muchísimo más. Los detalles están ahí. The Devil with the yellow eyes, el personaje de Aubrey Plaza, el montaje, la dirección, y sobre todo la impecable actuación de Dan Stevens pueden convertir a la nueva producción de FX’s en una de las mejores series actuales.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

1 comentario en Legión: Viaje a la locura (o no)

  1. Puede que peque de fanboy, pero para mí esta serie es la caña (estamos en T1C3). Por supuesto que como auténticos feligreses de “Eat the rude” no pensamos que Legión supere a Hannibal. Pero no me negaréis que la serie es muy chula y se sale del mogollón en el que está inmerso Marvel. Muy bueno el artículo ;)

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*