LO MEJOR DEL 2014 y de su lado oscuro.

Qué pena, que se acaba el año… Y que cada uno entienda lo que quiera con esos puntos suspensivos. Echamos la vista atrás y en el fondo no ha estado tan mal, con estrenos de postín, series de éxito, música a raudales y cómics de zombis que nos han tenido muy bien entretenidos. El ‘jorror’ y lo oscuro está de moda.

Por Teresa Domingo.

No se puede decir que haya sido una mala cosecha para el terror.  Personalmente estoy satisfecha con lo que se ha presentado este año, porque llevábamos una larga temporada de capa caída y este año sí nos quedamos con buen sabor de boca. También puede ser que se hayan concentrado unos cuantos títulos a finales de año y todo lo malo pasado parece menos.

En el terreno cinematográfico dos grandes directores nos han dejado sendos peliculones de los que estaría hablando horas. Me refiero a The Zero Theorem, de Terry Gilliam y El Lobo de Wall Street, de Dios. Perdón, de Martin Scorsese. Qué tíos más grandes, cuánto cine llevan a sus espaldas y qué obras de arte nos han dejado este año.
Otro título que ha destacado este año por originalidad ha sido Coherence, de James Ward Byrkit, pero la que, sin duda, ha arrasado allá donde se ha visto ha sido Gran Hotel Budapest, de Wes Anderson.
Los cómics siguen dándonoslo todo en pantalla, y aunque se hayan estrenado X-Men: días del futuro pasado o Capitán América: el soldado de invierno, ha sido Guardianes de la Galaxia, de James Gunn la que lo ha reventado.
El año de Scarlett Johansson y Matthew McConaughey, que podrían mantener ellos solos a medio Hollywood y que este año han acaparado grandes papeles. En el caso de Skynet Johansson ha protagonizado Her, de Spike Jonze, Under the Skin, de Jonathan Glazer, (con el consiguiente revuelo por el desnudo integral, si si, en 2014 revuelo por una tía en pelotas), Lucy, de un irreconocible Luc Besson, y todo lo que acarrea ser La Viuda Negra en cualquier peli de Marvel. En el caso de Matthew Maconagiu, todo lo que toca se convierte en oro, cual rey Midas hollywoodiense: Oscar al mejor actor con Dallas Buyers Club, papelón en El Lobo de Wall Street y protagonista de la gran Interstellar, del controvertido Christopher Nolan.

Sin apearnos del tren que dirige la locomotora McConaughey y, en esta ocasión, compartiendo reparto con Woody Harrelson, llega el turno de recordar lo mejor que nos han dejado las series. Hemos podido disfrutar de True Detective, el cine hecho serie, metafóricamente hablando,  y de Fargo, el cine hecho serie, literalmente hablando. Lo mejor de este año, sin duda, junto a Penny Dreadful. Suspense, crímenes y monstruos clásicos. Un surtido variado para no aburrirse, y realizado con mucha clase, cada uno en su estilo. Constantine, nos ha llegado a final del año, y aunque parece que no ha cuajado mucho en el público y no va a tener más de dos temporadas, las historias de John Constantine tienen su encanto. Y para terminar el repaso a las series mencionar la temporada de American Horror HIstory, cuya temática freak-show nos ha llegado a la patata a los fans del género, además de haber sido la mejor temporada de la serie, en general.

En el terreno bruto-musical, el final de año con los conciertazos de Machine Head y Turbonegro nos han dejado el cuerpo con ganas de más y las cervicales con ganas de un masaje. Ambos grupos han venido a presentar sus nuevos discos y nuevas formaciones, y a darnos espectáculo, que para eso se pagan los directos. No puedo pasar por alto que, entre otros eventos, he tenido el honor de disfrutar del hardcore de H2O, el sonido pantanoso de Guadalupe Plata, el stonner aplastante de Red Fang y el regreso de los Def con Dos de siempre, celebrando sus 25 años juntos, tocando temazos de siempre. Y cómo no mencionar el descubrimiento de la música ZEF con los extrevagantes Die Antwoord, que han sacado su tercer disco Donker Mag, el primero grabado en estudios de USA. Otros dos discos que quedarán para la posteridad y que también han salido este año son el Rock or Bust, de AC/DC y el Honor is all we Know, de Rancid. Los primeros tocando lo de siempre y los  segundos volviendo a los orígenes. Clásicos nuevos. El total.

Este año el cómic de terror también ha tenido lo suyo. EDT se ha dedicado a reeditar clásicos del ero-guro japonés y hemos podido hacernos con tomos nuevecitos y en español de Dr. Inugami o Gichi Gichi Kid, de Suehiro Maruo.
Otro clásico del terror japonés que está viendo una reedición tras otra es Hideshi Hino, de quien también hemos podido recopilar unos cuantos tomitos repletos de pústulas, gusanos y espíritus.
Y lo que muchos estábamos deseando desde que salió el primer número, el intregral de Blacksad, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido, que si bien es cierto que no es muy cómodo de leer, es tan bonito y queda tan bien en la estantería.
Lo más entrañable que ha llegado a nuestras manos este año ha sido El Imperio de los Muertos, un cómic de zombis como tiene que ser, escrito por el padre de los zombis y nuestro gurú George A. Romero, dibujado por Alex Maalev y editado por Marvel, que sabe dónde poner el ojo para poner la bala.
Tanta sangre, vísceras y cosas asquerosas sólo se puede sobrellevar si Planeta DeAgostini edita puro amor en forma de tomitos de Akira Toriyama (veáse Cowa o SandLand) a un precio que no se pueden rechazar.

Y para finalizar el repaso de este año, los consumidores de anime de terror hemos tenido una buena racha de títulos con los que nos hemos divertido de lo lindo: Los devoradores de humanos de Tokyo Ghoul, la reedición de Psycho Pass, por si se nos había olvidado para tenernos a todos pendientes del estreno de Pycho Pass II, la simbiosis de horror sanguinario y humor absurdo de Parasyte… Japón nunca defrauda.
Como buenos adictos a la animación hemos sido provistos de nuestra dosis de ciencia ficción con Sidonia no Kishii, mechas y alienígenas gigantes siempre son bienvenidos y nuestro mono apocalíptico ha sido aplacado con Kill la Kill y Black Bullet.
Sin dejar la temática de fondo de terror, pues la mayoría de sus protagonistas son espíritus, Gugure Kokkuri-san ha hecho que la comedia se haya colado en mi parrilla animada, porque una sonrisa, aunque sea irónica, nunca viene mal.

¡¡¡Feliz Navidead a todos!!!

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 143 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*