Lo peor de 2014

2014 ha sido un año con un montón de cosas chulas, pero tabién con cosas que no tocaría ni con un palo. Estas son algunas de las mayores decepciones de este año…

Por Chema Mansilla

Voy a empezar duro. Imagino que los fans de este juego, que todavía quedará alguno (imagino), dejará de leer aquí: Titanfall. ¡Qué ganas tenía de darle caña a este juego! Es el título con el que XBox One iba a machacar a la competencia, ¿verdad?… Pues no.

La decepción no tarda en caer sobre el jugador. No es aun defecto exclusivo de este juego, sino una malísima costumbre que han adquirido las desarrolladoras de videojuegos, que me ha dolido especialmente con Titanfall.  A muchos os sonará la canción. Me gasto 70 buenos euros en un juego, lo meto en la consola y… No puedo jugar. ¿Por qué? Porque además del precio del juego no pago Xbox Live. Que sí, que también podría decir que si no pago la luz tampoco juego, pero mi pregunta es, si ya he comprado el juego, ¿por qué tengo que seguir pagando para poder disfrutar de él?. Lo he comprado, y además, lo alquilo. Recuerdo aquellos tiempos en los que compraba un juego, lo metía en la consola, ¡y jugaba!. El caso es qu euna vez metido en el juego, luego tampoco es para tanto: el modo campaña es tremendamente breve y el juego, una vez superado el asombro y el espectáculo de las primeras partidas, pierde enganche. Titanfall no deja de ser un juego de tiros multijugador, con robots enormes (que eso siempre mola) y algúna que otra pequeña innovación… Pero no es el juego revolucionario que me esperaba. ¿He sido víctima del hype una vez más? Pues sí, pero seguro que también los accionistas de Microsoft.

También será cosa del hype, pero Metal Gear Solid V: Ground Zeroes también me ha dejado con el culo cuadrado. Y no es culpa del juego en sí, porque Ground Zeroes es genial. Pero sabe a poco. Casi podría decir que se trata de una demo técnica del nuevo y alucinante Fox Engine que veremos en Metal Gear V: The Phanton Pain. Ground Zeroes nos presenta un mapa bastante grande en el que deberemos completar distintas misiones (¡rescatar al mismísimo Kojima!). Lo malo es que el mapa siempre es el mismo, simplemente varían las condiciones climatológicas y la hora del día. Impresionante, sí, pero sabe a poco. También deja ganas de más… Aquí sí que la culpa no es del juego en sí, es de Kojima por no darnos todo lo que queremos.

Y no voy a decir NADA de Watchdogs, porque ya está todo dicho y no merece la pena repetir que nos prometieron un juegazo y al final fue un downgrade sin personalidad de GTA, pero sí diré que yo no he tenido grandes problemas (por no decir ninguno) con Assassin’s Creed Unity.

Interstellar. Venga, ya lo he dicho. Adoro a Nolan. me encanta la ciencia-ficción. y a lo mejor es culpa de haber leído mucha ciencia-ficción que esta película me defraudara tanto. Para empezar, al cuarto de hora me habían contado el final de la película, sólo hay que sumar dos y dos. Y a partir de ahí Nolan me lleva de la mano por un jardín en el que se ha metido y del que no sabe muy bien cómo salir. Que sí, que la peli en realidad no va “del espacio”, que tienes más lecturas. Me hago cargo. Pero hay ciertos detalles que son de bulto. Por ejemplo: todo un proyecto multimillonario de la NASA, desarrollado totalmente en secreto, y del que depende la el futuro de la humanidad, cambia completamente sus directrices, de golpe y porrazo unas cuantas horas antes del lanzamiento por el simple hecho del que el antiguo piloto estrella del viejo programa espacial se presenta en la puerta de la base (secreta). Que ese piloto cayera en desgracia tras pifiarla en una importante misión y que nadie se hubiera preocupado por buscarle o saber a qué se ha dedicado en todos esos años no quiere decir que no se le pueda poner al frente de esta nueva misión, así, de golpe. Por cierto, piloto e ingeniero a quien ya en pleno viaje por las estrellas hay que explicarle, con dibujitos como a un chiquillo de primaria, cómo funciona la teoría de la relatividad o un agujero negro. Qué decepción, madre mía…

A ver… Chistian Bale, Ridley Scott y rollo épico de proporciones bíblicas. ¿Tiene que molar, no? Pues no. Exodus: Dioses y Reyes son tres horas de Los Diez Mandamientos en el que los egipcios sufren mucho porque, oye, son unos paganos y no son los elegidos por Yahveh, que es un dios joven al que le dan unas pataletas que te manda doce plagas que te dejan loco (y cubierto de pústulas). La peli da unos bandazos terribles entre “la fe es lo que tú quieras que sea” y “todo puede tener una explicación (llámalo ‘X’)” y un discursito con cierto tufillo fascista de seguir al iluminado y al caudillo de turno, por fe o por miedo (que viene a ser lo mismo). El espectador no puede ni refugiarse en la épica y esa escala monumental que Scott le solía dar a sus pelis. Parece una película de las que me ponían en catequesis para matar el rato. Aquí se habla mucho, se sufre mucho, y servidor también bostezó mucho. ¿Recuerdas la batalla épica en Germania del principio de Gladiador? Pues yo he hecho colas en el súpermercado más intensas que la primera batalla de Éxodus. ¿Recuerdas lo impresionante que era Roma cuando llega Máximo al Coliseo? Pues en el mismo súpermercado donde antes he dicho que hacía cola, hay un pasillo entre las galletas y las mermeladas, que es mucho más esplendoroso y monumental que la capital del Imperio Egipcio en su momento de mayor gloria. Y la buena de Sigourney sale en tres escenas y dice dos frases.
Terrible.

Marvel y DC, DC y Marvel. Cada una por lo suyo. Podeís decir que soy muy talibán, pero desde que DC reinició sus series y con todo lo de New 52. no leo cómics de DC porque no me interesan lo más mínimo. Empecé con todas la series, pero las dejé todas: o bien me parecían muy infantiles, o bien me parecían de muy mala calidad, o simplemente… Vamos, es que ni Batman consiguió que me quedara mes tras mes para seguir sus aventuras…
Y claro, lo normal es pensar que soy un fan de Marvel de esos recalcitrantes. Y sí, lo soy, pero tampoco Marvel lo ha hecho todo bien. Se quitan a Lobezno y al Capitán América de encima. La pregunta no es tanto si volveremos a ver estos personajes como cuándo lo haremos. Y ya este tipo de cambios “drásticos” no duran ni un año. Y no me extraña que se hable de reinicio de la continuidad, porque se la están pasando por el forro… Una cosa es introducir nuevos aspectos, nuevas ideas… ¡Incluso grandes cambios! Pero si tienen una base, un sentido y una intención. Hacer cambios sólo por acercar el Universo Marvel Tradicional al cinematográfico, como el reciente cambio de naturaleza de Mercurio Y Bruja Escarlata, evidencian lo que es esto: un negocio. Y la pasta y las franquicias mandan, a ver si los lectores nos enteramos, que contamos relativamente poco. Sólo nuestras compras tienen algo que decir sobre estas series, no importa que la serie mole, no importa que sea interesante, divertida, original… Si no vende, tijeretazo. Y sí, hablo de la serie de Hulka. Me pregunto si la serie de Mapache Cohete está vendiendo mucho más, y si lo haría igual de bien (o de mal) si no se hubiera estrenado la peli de Guardianes de la Galaxia.

¿Y qué decir de la tele? Pues que este año nos han intentado colar cada cosa que… Series que recuerdan a otra series, series que copian a otras series y nuevas y alocadas ideas que podrían haberse quedado en casa. Desde Believe a Crisis, pasando por Abierto Hasta el Amanecer, Star-Crossed… Y encima van y cancelan Almost Human que tenía pinta de haber podido crecer y MOLAR…

Termino con algo un tanto personal, pero no por ello menos decepcionante. Soy un gran fan de Uncharted, me encantan esos juegos. Así que, cuando mi novia me regaló el pre-order de la figura 1/6 de Nathan Drake de Sideshow, yo estaba que daba palmas con las orejas de contento, y es que… ¡Atentos!

Mola, ¿eh? Pues bien, uno se gasta una pasta en este tipo de figuras para coleccionistas, que no son de esas de comprar en el Toys’r’Us ni precisamente baratas y… Bueno, lo que recibe en casa es… Esto…

En serio. Será que me tocó de cerca, pero… En serio, Sideshow…

Por eso yo digo: ¡BASTA! Ya está bien de downgrade… No es culpa del hype, no es culpa de nuestras espectativas… ¡Es que no nos dan lo que nos prometen! “The cake is a lie” y todo eso. 2014: Año Mundial del Downgrade. A ver con qué nos sorprende 2015…

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

 

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*