Marvel Unlimited y el cómic digital

Marvel vuelve a traer a la primera plana la discusión sobre el cómic digital tras renovar sus esfuerzos por entrar en el mercado con una nueva estrategia: Marvel Unlimited.

Por Javi Jiménez

 

Contenido digital de calidad es un concepto que se escucha entre temblorosos susurros  dentro de las grandes compañías de la industria del entretenimiento. Que las nuevas tecnologías no les están siendo cómodas a esta industria no es un secreto: por doquier se relaciona cualquier acercamiento a lo  digital con la explotación ilegal de contenidos. Han habido vagos intentos por parte de la paleolítica industria por entrar en el nuevo modelo de negocio de la era 2.0; mas la mayoría de sus esfuerzos se han dedicado  a apoyar el continuísmo del medio tradicional,  tratando de eliminar todo indicio de rupturismo. Por ello tenemos por un lado leyes Sinde, ACTAs y SOPAs y por otro lado, tenemos a una  incipiente  y desastrosa  industria digital con sus precios ridículamente altos, su DRM y sus medios obsoletos, que más que ayudar, espantan.

Pero puede que algo haya cambiado, ahí tenemos el éxito de Spotify, el máximo exponente del modelo freemium. Y ahora Marvel se une a la causa con su propuesta Marvel Unlimited.

En esencia, Marvel Unlimited es un servicio de suscripción online que por la módica cantidad de 10$ al mes (o 5$ si pagamos un año completo) dota al suscriptor de acceso libre al fondo editorial digitalizado , el cual abarca desde números clásicos hasta los cómics publicados 6 meses antes del presente. Con la promesa de ir actualizando las librerías con nuevos cómics una vez cumplido ese período de tiempo y  la posibilidad de descargar hasta 6 números para la lectura offline.  Previamente solo disponible en versión web, hace escasamente una semana han lanzado una aplicación para iOS y prometen en breves una versión para Android.

Este servicio a un servidor se lo presentaron como el Spotify de los cómics:  te “alquilan” las colecciones para que puedas leerlas y si te gustan tienes la posibilidad de adquirir el cómic por los servicios habituales (ya sea en formato digital o físico). Y a un servidor, le parece muy interesante la propuesta, primero por su precio, no muy excesivo si adquirimos la suscripción anual, y también por su forma. Una búsqueda del equilibrio entre el “todo gratis” y el buen servicio, un modelo que ha funcionado bien en otros medios, véase Spotify y Netflix. Porque pagar 3,99$ por un cómic digital (el mismo precio que en papel) no es nada atractivo a ningún nivel, pero pagar casi la misma cantidad por acceso ilimitado, que quieren que les diga: vale la pena.

Obviamente no todo es perfecto, el servicio tiene sus peros. Comics ilimitados, sí,  peeero solo en modo online; peeero solo números de fondo nada de novedades.

 

Alguien en algún momento vendió esto como el futuro del cómic

 

A mi modo de ver, Marvel trata de compaginar la novedad en papel y digital al precio de mercado de la grapa tradicional mientras que  rentabiliza el fondo editorial con Marvel Unlimited. No sé al resto, pero a mí me parece una ‘ideaca’ digna del señor Abrahams. Este modelo es flexible y atiende a las diversas necesidades de los clientes (los lectores de tebeos,  tú y yo) : el lector coleccionista o que quiere seguir al pie del cañón los nuevos devenires de su Universo tiene el mercado digital y el convencional de novedades. Al lector que quiera indagar en el Universo Marvel, leer sagas más antiguas, explorar nuevas colecciones o simplemente que no le importe no vivir la actualidad tendrá Marvel Unlimited, y si éste necesita algo más, Marvel se lo pondrá facil para que pueda adquirir sus productos. Y obviamente, Marvel sacará su tajada, que para algo es una empresa.

Sencillo, a mi parecer,hasta obvio. Quizás no perfecto, pero sí un paso en la dirección adecuada: la satisfacción de clientes y empresa.  Esta decisión siembra una alternativa jugosa a aquel lector que hace parte de la lista de la compra de sus cómics favoritos en The Pirate Bay, un lector que ama el medio tanto como el que compra el cómic ( de hecho seguro que también tiene una colección crecidita en su casa) pero que no puede permitirse comprar a ciegas o comprar todo lo que quiere leer. No es nada extraño el caso del aficionado que  pica un par de series en su forma “ilegal” y que estas pasen a la lista de la compra ipso facto. Opciones como estas ayudan a seleccionar y a comprar lo que verdaderamente a uno le entusiasma, a descubrir nuevas colecciones y redescubrir viejas… y si esto se puede hacer con comodidad y de la mano de la editorial, mejor que bien.

Sin embargo, la idea del cómic digital no entusiasma a todo el mundo, de hecho a algunos les aterra y cambian de acera cuando la ven acercarse. Uno es bastante escéptico con esa distopía en la cual todo el cómic es digital, una distopía que algunos pregonan en tono apocalíptico.  Bien sabemos los aficionados al género que no hay nada como el olor y el tacto del papel, del ritual mensual de ir a su dispensador de cómics más cercano y recoger las novedades de sus estantes, devorar con los ojos las que dejas atrás, babear ante el variado merchandising y quién sabe, enzarzarse en alguna discusión comiquera con el resto de peregrinos del día de las novedades.  Y todo ello sin mencionar el espíritu coleccionista y la satisfacción  de ver unas estanterías bien repletas de buen material.

Como todos sabéis el cómic no son 20 páginas de papel coloreado, es mucho más. Supongo que ya lo sabéis pero os lo digo igualmente: no es el fin del cómic la existencia del  cómic digital. Es el comienzo de una nueva etapa, una nueva forma de distribuir, que no tiene porque ser exclusiva, puede convivir con la forma tradicional. Cada formato es diferente incluso con sectores de mercado diferenciados, y es bueno que cada cliente tenga cierta libertad para elegir como consumir el producto. No sabemos que deparará el futuro, ¿novedades en digital y recopilatorios en formato físico?, ¿todo en digital?, ¿la humanidad esclavizada por extraños seres verdes de otro planeta con un especial odio por el cómic? El futuro es un tema abierto a la especulación, pero una cosa es segura: seguirá habiendo cómics, tebeos, novelas gráficas o como queráis llamarlo y gente para disfrutarlos, en mayor o menor medida, pero los habrá. Mientras haya gente dispuesta a crear, habrá otros dispuestos a devorar lo creado.

 

Sigue a Javi Jiménez en Twitter @teren25

Acerca de Javier Jimenez 189 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*