Master of None. Segundas temporadas siempre son mejores.

master-of-none-netflix-aziz-ansar

Master of None comenzó como una comedia milenials con tintes de experiencias personales de un hijo de inmigrantes. Con la segunda temporada, Master of None ha crecido según el paso de los capítulos de forma exponencial hasta convertirse en una de las mejores series de Netflix.

Por Javi Jiménez.

Crear una historia emplazada en la realidad actual corre el riesgo de que una vez pasada por el filtro de la cámara quede impostada. Cada persona tiene su perspectiva de la realidad y es en los lugares comunes donde interseccionamos y somos capaces de extraer una partícula de realidad. Cualquiera diría que las vidas de Aziz Ansari, cómico de éxito y Alan Yang (guionista, actor y productor) no serían capaces de intersectar con las nuestras. Porque, ¿Quién demonios se puede permitir un apartamento en Brooklyn?

Master of None es una serie de Netflix que pasó desapercibida durante su primera temporada el año pasado (2016) no era una de las series estrellas de la plataforma de vídeo, ni se la publicitó como tal. Atraído por Aziz y porque me encantan las sitcoms de 20 minutos descubrí una pequeña perlita. Sí, Aziz no es el mejor actor que se nos va a cruzar por las pantallas. Aún así, nos importa poco. Todo se suple con grandes dosis de realismo que difuminan las barreras de la actuación para beneficio de Aziz. Master of None es una serie de ese género que ha salvado las series de 20 minutos que han venido a denominar dramedia.

Master of None - Netflix

Basado en las experiencias de Aziz Ansari interpreta a Dev un actor principalmente para anuncios que vive en Nueva York. Es un treintañero de nueva generación, que todavía se está adaptando a los nuevos status de pareja y de expectativas vitales de esta generación. Romántico por naturaleza, se embarca en historias de amor milenial en esta historia de autobiografía-ficción. La búsqueda del mejor restaurante, las relaciones con sus padres (interpretados por los propios padres de Aziz, chúpate esa cinéma vérité), inmigrantes indios y su legado así como la perspectiva de formar parte de una minoría en los Estados Unidos. Las relaciones de amistad que tiene Dev con Arnold (Eric Wareheim), y Denise (Lena Waithe) también ayudan a redondear una perspectiva vital actual. Ambos personajes saltan de lo estereotípico para tener perspectivas vitales diferenciadas y personales.

La verdad es que Master Of None en la primera temporada seguramente no habría asombrado a nadie. Ya teníamos Love y otras tantas series de este estilo. Si bien es cierto que la serie comienza siendo una comedia simpática repleta de actualidad y bien ejecutada, Master of None gana enteros con cada capítulo. No solamente hay comedia y así nos lo va mostrando poco a poco combinando sabores como en una de esas ensaladas que al siguiente bocado no sabrás que puedes encontrar.

Master of none - The thief

Terminé la primera temporada de Master of None con buen sabor de boca y para este 2017 tenía ganas de ver que se contaba Aziz de nuevo. Lo que no me esperaba era esto. Desde el primer capítulo se nota ese plus de serie de autor. Está claro que le habían demostrado a Netflix su solvencia y ahora llegaba el momento de arriesgar. Aziz tira de referentes del cine italiano para comenzar con un capítulo, El Ladrón,  en blanco y negro e íntegramente en italiano basado en la película El Ladrón de Bicicletas.

Master of None en su segunda temporada es una gran historia de amor prohibido con tres momentos cumbre. Los capítulos centrados en Italia y en especial el primero son muy cinematográficos y en ocasiones muy divertidos. De vuelta en Nueva York Aziz y Yang se marcan un capítulazo de Historias de Nueva York, New York, Te Quiero, en el que los protagonistas ceden su sitio a personas anónimas de la ciudad en pequeñas historias con gran guión. Como colofón el penúltimo episodio Amarsi Un Po lleva la tensión romántica y las referencias de Italia al extremo en un capítulo especial de larga duración que me dejó al borde del sofá desde el primer minuto sobre todo gracias a la interpretación de la actriz italiana Alessandra Mastronardi y su encantadora Francesca.

Master of none- Netflix

La serie de Aziz y Yang consigue hacer una representación de un mundo que nos es ajeno y familiar al mismo tiempo. Una visión personal del mundo que consigue meternos de lleno en él. Se nota que se escribe desde la propia experiencia y cosas tan estúpidas como la forma en la que se integran en la serie las nuevas tecnologías o ideas que normalmente no vemos en las series como la perspectiva de la homosexualidad en una comunidad negra o el acoso laboral consiguen poner en un contexto realista a la serie. A la par de que se aprovechan para transmitir un discurso personal que no nos puede ser ajenos a Aziz si hemos visto alguno de sus especiales de comedia.

Si la primera temporada nos gustó, esta segunda ha conseguido que la serie sea una auténtica obligación. Cinematografía, momentos tronchantes, gastronomía, narrativa poco convencional y una serie profundamente sentimental son los ingredientes para un plato que sienta bien a cuerpo y alma. Eso sí, cuídense de los bocados más amargos.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 183 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿MOLA O NO MOLA? Vol. LXIV - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*