Mi madre está enganchada a The Big Bang Theory

Mujer blanca busca divertirse por las tardes a la hora de la siesta.

Por Patri Tezanos

the-big-bang-theory

Pues eso. No se trata de algo pasajero. It’s a fact (léase con la voz de la famosa frase de Admiral Ackbar). Mi madre, 53 años, está enganchada a The Big Band Theory, y yo voy a aprovechar la coyuntura para comentar el fenómeno y divagar sobre por qué una serie de estas características ha sido capaz de gustar a todos y servir de una especie de consenso, de ágora, de lugar de reunión para no versados y frikis, sobre por qué esta serie ha convertido en realidad y comunmente aceptado, hasta el nivel de que INDITEX vendiese camisetas de Flash, Linterna Verde y otros superhéroes, lo que ya todo el mundo sabía aunque no se atreviese a reconocerlo: NERD IS SEXIER AND SEXIEST.

¿Qué puede tener The Big Band Theory para lograr esto? Nótese que, además, mi madre está enganchada a la versión doblada al castellano que echan cada tarde en NEOX y que está programada por algún macaco disfuncional pues no cesan de repetirse sin orden ni concierto los mismos y exactos capítulos. Y le siguen divirtiendo. Y lo mejor es que a mí, a pesar de haberlos visto en mejores condiciones que ella y más veces, también me siguen divirtiendo. Un fenómeno llevado a la exacerbación por Los Simpson de las 14:00 de la tarde de lunes a viernes en Antena 3 desde hace más de 15 años. Con The Big Bang ocurre algo parecido aunque a un nivel inferior, claro está. También debe notarse que no se trata de que el gusto esté determinado porque es esa hora concreta en que mi madre puede ver la tele. No. Cada tarde se hecha en el sofá y dormita mientras ponen Dos hombres y medio hasta que empieza The Big bang Theory, y luego apaga la televisión cuando arranca How I met your Mother. Es decir, podría haberse enganchado a los rollos sexuales de Charlie Sheen o a una sitcom Friends wannabe, pero no, se ha enganchado a The Big Bang Theory.

Así pues, estos días me he dedicado hacer un análisis pormenorizado (esto significa que la he visto como una persona normal pero me apetecía escribir un post sobre ello y debo dotar a mi verborragia de alguna base para que me leáis sin haceros sentir que estáis perdiendo el tiempo) y he deducido que el éxito de The Big Bang Theory procede de lo siguiente:

Humor a todos los niveles

the-big-bang-theory-4

Si la serie puede comprenderse como un punto de unión en donde frikis y no versados disfrutan por igual es porque hay humor para todos los públicos. Contiene un humor tan básico como el gestual de Jim Parsons digno de grandes como Rowan Atkinson. Contiene situaciones cómicas que todo el mundo puede comprender. Contiene referencias a un mundo friki “soft” o de cultura que ha sido abrazada por un gran público y, dado su éxito, todos, seamos conscientes o no, terminamos conociéndolas, como puede ser la voz de aspiradora de Darth Vader o la actitud hacia el Anillo Único de Gollum. Y contiene referencias a un mundo friki “hard” que no todo el mundo comprende, como referencias a productos muy concretos y no tan populares del mundo del cómic o del cine. Todo esto sumado significa que mi madre es perfectamente capaz de disfrutar con la serie de la misma manera que disfruta cualquiera de los aquí presentes capaces de captar esas referencias a cada cual más complicada. Incluso esto puede tener un efecto autocomplaciente al comprobar, cada cual a su nivel, lo integrado que está uno en la corriente popular y cultural (supongo que para una madre disfrutar de una serie así puede tener un efecto rejuvencedor ya que se supone que son cosas modernas) y comprobar cuán friki es uno.

Los frikis guays

THE-BIG-BANG-THEORY-Parsons_CLAIMA20120404_0133_24

La vida friki para muchos puede resultar aburrida. Eso de no salir de fiesta porque se prefiere estar en casa disfrutando de la última entrega de X o jugando a Y juego de mesa o videojuego no le va a todo el mundo. No obstante, la vida de los personajes de The Big Bang Theory encuentra un perfecto concilio entre la vida friki y la vida de “los normales”. A los personajes no paran de pasarles cosas. Si están dentro de casa, ocurren cosas. Pero tampoco salen de fiesta. No son ni frikis ni normales. Viven las aventuras de ambos mundos a la vez y a un ritmo exagerado (normal por otro lado, si no no habría serie). Son estereotipos de frikis (gafotas, feotes, tímidos, flojos, alérgicos…) pero protagonizan sucesos interesantes a ojos de “los normales”. De este modo, podemos reírnos de los frikis y disfrutar de historias de una sitcom cualquiera, y todos contentos.

El sexo vende

The-Big-Bang-Theory-Twilight-Spoof-the-big-bang-theory-11467924-1280-800

Por supuesto, los escarceos que protagonizan son básicamente amorosos y sexuales. The Big Bang Theory es una de esas comedias románticas de las que huye el friki y rechaza con el morro arrugado porque no salen pistólas láser y es a la vez una de esas historias de marcianitos y pistolas láser de las que huyen los normales porque nadie besa a nadie. Es Federico Moccia mezclado con Star Wars, Star Trek y ese largo etcétera del imaginario friki. The Big Bang Theory no es otra cosa que un “Perdona si te llamo parmaq” Es, de nuevo, un punto de encuentro en el que todos nos encontramos a gusto y podemos disfrutarlo sin dañar nuestro autoestima, cada cual el suyo.

¿Qué tiene que ver todo esto con que la serie le guste a mi madre?

big-bang-theory-bakersfield-expedition-ratings

Lo que yo creo es que mi madre, como muchos de nosotros, no se sentiría a gusto consigo misma consumiendo una comedieta romántica cada tarde a eso de las 5. Por moral. Por ética. Por abstinencia carnal. Por lo que sea. No obstante, The Big Bang Theory nos permite disfrutar de estos temas con los que al fin y al cabo disfruta la mayoría de nosotros aunque no lo aceptemos añadiendo ese ingrediente inteligente, de búsqueda, identificación y reconocimiento del propio nivel de cultura popular a la mezcla total que nos permite acallar nuestra muy a menudo estúpida conciencia. Los que buscan humor, lo encuentran; los que buscan comprobar su culturilla general, la conocen; los que buscan historias de chicos y chicas jóvenes, ahí las tienen; los cazareferencias aquí encuentran su campo de juego. Todos contentos.

Y hasta aquí llegó esta tontería. Bueno, ¿qué? ¿Tú a qué piensas que se debe el éxito de estos frikis de Pasadena?

Long live and prosper! (aunque aceptemos que la serie ha entrado en la fase de desgaste).

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*