Motel Bates: Psicópata adolescente.

La precuela de Psicosis, la historia inmortalizada por Hitchcock, llega a la TV en forma de precuela puesta al día.
Por Chema Mansilla

¿Era necesario? Evidentemente, no. Pero dado que Hitchcok vuelve a estar de moda, a alguien le debió de parecer muy buena idea llevar la TV una serie que contara la adolescencia de Norman Bates. y la verdad es que así dicho no suena nada mal. Pero a la hora de la verdad se hace evidente que es algo innecesario, al igual que lo fueron las secuelas de la peli y su remake.
alertaspoilers2
Lo primero que choca al ver el piloto es que Norman Bates tiene un iPhone. Por algún motivo la serie se desarrolla en la actualidad. Imagino que es mucho más económico que desarrollar una serie de época. El resultado no deja de ser artificial, algo que pasa en toda la serie.

El elemento central de la serie es la relación de Norman con su madre, Norma. Ya sabemos que la relación era traumática y castradora. ¿Era necesario explicarla? Una vez más, no. Pero ese no es el mayor problema en el desarrollo de este elemento fundamental y central de la trama.  La química entre el protagonista y su madre es inexistente, tanto y tan evidentemente, que cada conversación y cada mirada resulta forzada. El joven Norman, interpretado por Freddie Highmore, es más Peter Parker que Norman Bates. Es tan bueno, tan cándido, que ya estás deseando que empiece a matar… O que le maten. Su madre, Vera Farmiga, es una señora que pasaba por allí. La mujer tiene sus problemas, pero no le interesan a nadie.

El resto del reparto participa en un concurso de estereotipos en el que todos y cada uno podría ganar el premio al personaje con menos personalidad. Desde el sheriff sospechoso a su ayudante paleto pero tremendamente guapo; de la reina del instituto de la que se enamora Normal al matón desagradable de su novio, Richard Harmon, que parece que se quedó fuera de la saga Crepúsculo por soso… Todos tan guapos, tan bien puestos, tan de plasticuchi… Todos los personajes son tan de cartón piedra que cuando conocemos a la que será la «eterna amiga-nunca novia» de Norman, ya no nos parece ridículo que el personaje sea una guapísima chica ‘outsider’ que sufre fibrosis quística y que arrastra en todo momento una bombona de oxígeno decorada con espumillón de navidad y peluches.

Pero la serie no es sólo artificial, no, también puede ser zafia y desagradable de una manera gratuita. ¿Cómo podemos hacer que este aburridísimo piloto sea interesante? Pues metemos una desagradable violación que muy poco aporta a la trama más allá del: «oh dios, ahora tenemos un cadáver en la cocina y hay que limpiar la sangre». Y claro, es que hay que meter con calzador que los Bates matan gente. ¿Para qué esperar a desarrollar a los personajes? Que empiecen a matar nada más llegar al pueblo…

Y si eso ya resulta absurdo, no lo es menos cuando el protagonista encuentra una antigua libreta escondida bajo la moqueta, que parece llevar cincuenta años allí oculta y que es nuestro pasaporte al país de lo ridículo: la libreta, escrita en japonés, parece un manual (¿o diario?) de tortura a jovencitas ligeras de ropa. Ojo, que los textos vienen acompañados de vistosas ilustraciones manga.

¿Ridicúlo? No más que madre e hijo prometiéndose amor eterno en una barca en medio de un lago en plena noche mientras se deshacen de un cadáver.

Para rematar, y matar todo posible misterio, se nos deja claro que en el pueblo hay otro psicópata y que está relacionado directamente con la libreta que encuentra Norman y de la que nadie parece haberse acordado durante las últimas décadas.

Motel Bates es el horror. Que no el terror.
Alfred debe andar retorciéndose en su tumba.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 comentario en Motel Bates: Psicópata adolescente.

  1. Teniendo en cuenta que es una re-imaginación del pasado de los Bates, la serie no me parece mala idea. Es cierto que a los actores principales les falta chicha, pero yo creo que la cosa puede mejorar en los siguientes capítulos. O no. Ya se verá.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*