Música de mierda. ¿Buen gusto o prejuicios y clasismo?

Música de mierda. Cuando descubres que eres un snob musical y tienes que redimirte escuchando a Céline Dion.

Por Javi Jiménez.

BB65_3D_web

Así es como han titulado en España al ensayo del crítico musical Carl Wilson que dentro de la serie de libros 33 1/3, en la cual se dedicada cada libro a un álbum relevante en la historia de la música por la que han pasado multitud de artistas y géneros desde el Reign Of Blood de Slayer a Abba Gold de Abba. A pesar del título en castellano, sobre lo que Carl escribe aquí es nada más y nada menos que una extensa reseña del álbum Let’s Talk About Love de la canadiense Céline Dion.
Quizás por ese nombre no te suene pero si te digo que su single más famoso es My Heart Will Go On, quizás un escalofrío acabe de recorrer tu espalda y tu cerebro se acabe de llenar de una deliciosa melodía de flauta  y tu cuerpo esté a punto de extender la manos al viento.

Probablemente una extensa reseña de un disco como este no le interesaría a nadie más que a ese pequeño nicho de gente extraña que siga siendo fan incondicional de Céline. Sin embargo, Carl Wilson abandona esa senda por otra mucho más interesante. Trata de responder la ambiciosa pregunta: ¿Por qué nos gustan unas cosas y no otras?
La sabiduría popular nos dice que nos definimos más por aquello que no nos gusta que por lo que nos entusiasma. Nos alejamos del rebaño por medio de nuestro refinado odio a cosas muy concretas: “No, a mi no me gusta el reggaeton”, “¿Aún sigues viendo Big Bang Theory? A mi solo me gustan las 2 primeras temporadas”, “A mi me gustaban antes de que se vendieran a las multis” y un largo etcétera de comentarios de increíble pedantería más o menos intencionada.

Tener gusto no es solo una excusa para el snobismo. También es algo positivo. Nos vale para decir que no nos gusta el reggaeton porque sus letras son machistas, o que no nos gusta que en la radio nos taladren con las mismas canciones día y noche… Y también nos vale para poder priorizar,  para escapar de las modas y pasar el tiempo que tenemos en este mundo consumiendo lo de que de verdad nos pone palotes.

Sin embargo saber por qué nos gustan unas cosas y no otras es un fenómeno social complicado. Carl Wilson en el libro nos descubre sus opiniones sobre el tema del gusto además de tomar referentes de alto nivel de la academia sobre el tema (de Kant a Pierre Bourdieu por ejemplo) y saca a la palestra las diferentes visiones que explican este fenómeno. En algún momento del texto en el que él discurso se eleva, reconozco que me he sentido como si estuviera haciendo deberes para el instituto y esta sea una lectura recomendada, siempre tentado a tomar apuntes. Si sois de subrayar libros aquí tendréis material a piñón.

Como no soy un gran fan de Céline Dion, y eso no ha cambiado tras leer el libro, las partes relativas a sus raíces o su biografía me resultaban bastante indiferente, aunque es cierto que el autor se esfuerza por hacer un análisis bastante completo.

Let’s talk about love. El objeto de odio en cuestión.

Aún así la parte central del ensayo sigue siendo un auténtico viaje en el que el autor pone en duda su gusto musical, llega a replanteárselos y acaba disfrutando de algunas canciones de Céline de forma no sarcástica. Una cosa impensable para un crítico musical con predilección por el indie, para el cual incluso estaba mal visto disfrutar de según qué cosas, como un blanco en un club de jazz de Nueva Orleans se debía enfrentar a la repudia del resto de la sociedad racista de la época.

En el gusto existe esa dimensión social que nos inclina a unos productos y a rechazar de pleno otros. Como esa infame gráfica que clasificaba los géneros musicales en función de la “inteligencia” de sus oyentes. Poniendo de manifiesto que quizás no es que un género apele más a alguien de cierto nivel intelectual, si no que para otros estatus sociales es obligado rechazar otros. Esta y otras realidades aparecen comentadas en el libro, uno de los más vendidos de la serie por este hecho.

Como gustadores/odiadores amateur, en la Isla siempre hemos intentado( si mis compañeros me permiten hablar por todos) compartir todo lo que de verdad nos apasiona con vosotros. Pasamos de modas, de lo que está pasado o lo que no, lo importante es que la emoción que nos provoque cualquier producto cultural sea la que queremos sentir, ya sea una canción de Céline Dion o Black Metal noruego. O por qué no, una combinación de las mismas, hay momentos para todo. Igual que te pueden gustar los tebeos del underground americano como Daniel Clowes y disfrutar con las hostias de un tebeo de Marvel.

Si todavía te quedaba algún prejuicio sobre los gustos musicales o simplemente quieres indagar más en el asunto, este es tu libro.

En España edita Música de Mierda Blackie Books.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Javier Jimenez 195 Articles

Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*