¿Dónde lo vemos? ¿Cómo lo veremos?: Netflix, HBO y Amazon Video se disputan el futuro de las series en streaming

Plataformas VOD, Netflix, Amazon Video y HBO

Las series de televisión son probablemente el fenómeno cultural de masas más importante de lo que llevamos de siglo XXI. Un negocio multimillonario que ha pasado de ser el entretenimiento de unos pocos, un pasatiempo o simplemente ruido de fondo a alcanzar las dimensiones de fenómeno fan global. Las opciones del consumo de series (y películas) se han multiplicado, ¿dónde estamos y hacia donde vamos en VOD?

Por Javi Jiménez.

Tu padre, tu madre, tu abuela, tu hermano… ¡todos están enganchados a una serie! Y es que existe un amplísimo espectro de series para todos los gustos. Da igual lo que busques, seguramente hay una serie para ti. Parte de la culpa la tiene la facilidad de acceso a ellas. Hemos intercambiado roles, antes eramos consumidores pasivos, veíamos lo que echaban; ahora vemos lo que queremos. La generalización de la reproducción en streaming por Internet ha permitido que cada uno de nosotros pueda elegir qué es lo que quiere ver y a las productoras, saber exactamente quién está dispuesto a verlas. Esto ha permitido dar luz verde a la producción de contenido de nicho y por otra parte a su público objetivo acceder a ellas, ¡de manera legal y de forma relativamente barata!

Series en streaming
Telespectadores pre Series en Streaming

En España,  hace poco más de un año nuestro panorama de opciones de streaming de vídeo parecía desolador. Teníamos a un Wuaki TV tramposo con catálogo de streaming de suscripción bastante reducido y demasiados alquileres, Canal+ Series (ahora Movistar Series) tenía un catálogo considerable de VOD (View on Demand, vídeo bajo demanda) sin embargo estaba lejos de ser una opción generalista ya que exigía tener una conexión contratada con Movistar, Filmin recogía el nicho más cinéfilo… En definitiva, no existía una opción que apelara a las masas. Entonces es cuando para sorpresa de muchos desembarcó Netflix.

Un pequeño consuelo que nos queda a nosotros que somos el último mono es que al menos no somos la cobaya de nadie y las fórmulas ya nos llegan probadas. A pesar de que Netflix no da datos oficiales de aceptación en nuestro país (y que los no oficiales no son nada buenos) que nos permitan juzgar su desempeño, vino con las ideas claras para convencer al cliente español: ofrecer un servicio tecnológico a la altura buscando un catálogo variado y apostando por la producción propia a un precio asequible, fomentando activamente que la gente comparta sus cuentas. Al fin y al cabo 4 personas compartiendo una suscripción dan más dinero que cuatro personas sin suscripción.

Series en streaming
Cuando la cuenta de la plataforma de series en streaming solo permite un dispositivo

No sé si lo podemos llamar éxito, pero Netflix ha revolucionado el panorama seriéfilo. Ha marcado las reglas con las que se va a jugar en el negocio del streaming de contenidos. Incluso es una alternativa sólida a los torrents, ahora quedan pocas excusas para seguir con la vieja cantinela. Sin embargo, donde más se nota su repercusión es en las más altas esferas. Por ejemplo, nos damos cuenta de que el número de cancelaciones a mitad de temporada han descendido. La aparición de los servicios de streaming ha permitido a las productoras  terminar la temporada para después vender los derechos de distribución a estas plataformas y quién sabe, resucitarlas en el caso de que la serie llegue a un mercado nicho dentro de estas aplicaciones.

Parece que el modelo de negocio funciona y multitud de competidores ser han peleado por conseguir el elemento principal de la una plataforma de vídeo bajo demanda: el catálogo. Pero el número de series en exclusiva y otros productos que se pueden conseguir es limitado y no tardará en quedarse en un segundo plano. Ha llegado la hora de diferenciarse. Los valores que utilizan para hacerlo: contenido de producción propia (donde Netflix tomó la iniciativa), sistemas recomendadores para ayudarte a elegir qué te gustaría ver,  aplicaciones para todo el ecosistema de dispositivos, permitir descargar el contenido para ver offline, tener varios perfiles para poder compartir la cuenta… Todos los competidores buscan su pedazo de tarta con mayor o menor acierto.

Seroes streaming
Cuando HBO no tiene aplicación para SmartTV

Las cosas se están precipitando y la competencia se está poniendo peliaguda. Hace un año prácticamente no teníamos a uno de los grandes servicios internacionales  y ahora tenemos dos y si los rumores aciertan, es probable que a HBO (que llegó más bien dando tumbos, con una infraestructura a medio cocer pero con el catálogo de calidad marca de la casa) le siga Amazon Video.

Es indiscutible que estamos ante un nuevo paradigma y esto implica la aparición de nuevos problemas. Parece que se acabó el problema de qué podemos ver y se va transformar en el dónde. Con varios catálogos compitiendo por cazar las mejores piezas, los más pudientes podrán combinar varias suscripciones en distintos servicios para verlo todo. El problema no estará resuelto,  será un engorro tener que saltar de servicio para encontrar el deseado vicio audiovisual. Parece que las aguas se agitan en torno a una plataforma que integre los distintos catálogos. Sin lugar a dudas Amazon es el competidor que mayor potencial tiene para hacerlo. Ha conseguido ofrecer la HBO (en varios países) como un canal propio al que poder suscribirse dentro de Amazon Vídeo. Teniendo recursos prácticamente infinitos, ¿pronto veremos a Amazon comprar Netflix para crear la mayor plataforma de vídeo bajo demanda vista?

Series streaming friends
Cuando Netflix te recomienda una serie perfecta para ti

Lo que si es cierto es que no solamente de cantidad vive el espectador, por mucho que se haya puesto de moda ver series de forma compulsiva en atracones maratonianos. Ya se señaló en el pasado que el mayor acierto de Netflix fue su sistema recomendador. Yo creo que hay mucho terreno por recorrer en la personalización de contenidos y es donde probablemente veremos muchos esfuerzos próximamente. La selección de títulos es la razón por la que pequeñas plataformas de VOD sobreviven y gozan de cierto éxito. Es por eso que Filmin sigue existiendo, ofrece un servicio para un nicho muy concreto que Netflix no podría satisfacer y/o no está interesado en hacerlo, con contenido para el espectador de sombrero de copa y monóculo o como también es el caso de MUBI (un servicio que ofrece 30 películas especialmente seleccionadas al mes) para los muy cinéfilos.

En este sentido ya han aparecido avances, se habla de que las compañías de cable Americana por fin poseerán paquetes completamente a la carta donde el usuario elija exactamente qué canales quiere ver. La curación de contenidos va a ser un aspecto crucial en el futuro del VOD. Probablemente se acabe eso de buscar por categorías y carátulas, si no que la plataforma nos sugerirá el contenido que nosotros más disfrutemos incluso llegando hasta el extremo que nuestra suscripción se corresponda exactamente a esos gustos, pagando exactamente por lo que queremos ver.

Estamos ante una nueva era para el contenido multimedia y en no muchos años el panorama puede cambiar completamente. Como espectadores, solo esperamos que lo haga para beneficio de todos y que la sana competencia saque lo mejor de cada concepción. Estaremos aquí para verlo pero mientras tanto es divertido hipotetizar ¿qué crees que les falla a los servicios de VOD actuales? ¿Cómo te gustaría que fueran en el futuro cercano?

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 194 Articles

Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*