NIGHT BUSINESS, UNA TORMENTA DE HOSTIAS CON ALMA.

Es la primera vez en mi corta vida de reseñador de comics que me pongo a escribir una artículo antes de terminar un tebeo. Normalmente, los cánones (que sinceramente uno se puede pasar por el forro de la nariz) dicen, que no puedes hablar de algo hasta que lo has terminado, porque las obras se analizan en global y muchos ‘blablablas’ del estilo. Pues atentos, porque este tebeo te rompe la tibia, el peroné y los esquemas. Que empiece la tormenta. Desnudaos y bailad al son de Marra.

Por Ramonet Daví

Cual Regan ‘miraloquehahecholacerdadetuhija’ Macneil, he sido poseído por el espírtu marresco y he abierto el ordenador en el momento en el que una de las protagonistas del cómic es atacada vilmente por los jodidos malosos (dan mucho asquete y vais a querer patearles el temario) la dejan hecha un cristo y esta, cual ave fénix en plan Balboa en Rocky III, resurge de sus cenizas para calzarse una motaza, una capa, un casco negro y una mala leche del copón, y se encomienda a sus dioses para ir a reventar cabezas, apuñalar corazones y destripar carne podrida de machirulo hijodeputin. Tranquil@s ,que no destripo nada del argumento, pues esta violencia es la tónica del tebeo desde la página 1.

Ese momentazo pues, es puramente ORGÁSMICO y me he dicho, ‘cierra la tapa por un ratito y ponte a escribir, porque este señor de Canadá, Benjamin Marra, tiene muy claro lo que hace, como lo hace, porque lo hace y qué quiere transmitir a través del lenguaje del cómic. Preparaos para asistir a un master acelerado de lo que significa la benevolente y sangrienta visión del género de acción. Pero no acción de esta para sosainas, a la que últimamente nos tienen acostumbrados en ‘jolibut’, sino esa versión del cine de acción marrullera y pasada de vueltas de la Hammer de los 80, o los clásicos de acción con protas como Chuache’s, Stallone’s, Van Damme’s, Bronson’s o Seagal’s, mezclada con todo lo visceral del cine de Takashi Miike o Kim Ji-Woon y toda la profundidad de una obra de autor, pensada, escrita, dibujada y parida a conciencia. Sublime.

Buenorros encantadores, chicas explosivas, heroínas con un buen par de ovarios, malotes ciclados con más abdominales que neuronas y sangre como para abastecer a toda la familia Drácula. Artes marciales, cuchillos, venganzas, lluvia de puñetazos, ventolera de bofetones, tormenta de mamporros. Vamos, que si hubiera una parroquia de la Hostia bien dada, Johnny, el prota, sería el párroco oficial y Marra, el Papa. Todo este max mix acompañado de una de las mejores narrativas en escenas de acción que se han visto, unas expresiones faciales de escándalo y un detalle en los primeros planos de toma pan y moja. Personalmente el estilo gráfico del artista me pirra, y si no, mirad esto de aquí debajo.

Para que os pongáis un poco en sintonía, ahora sí, una vez terminada mi lectura, os resumo muy brevemente el argumento (libre de spoilers, pesaos). Un asesino enmascarado y misterioso se dedica a asesinar a bailarinas de clubes nocturnos de la ciudad. Estamos en Nueva York, en su versión más sucia y barriobajera, en 1983. Como siempre en las historias de ficción, la policía da pena y por ese motivo, a Johnny Timothy & Steve Antonio, matones que trabajan como managers de bailarinas, les va a tocar tomar el mazo del juez para impartir justicia. Justicia de la buena, bonita y sangrienta. A estos dos fornidos muchachos se les va a sumar la heroína de la moto que os comentaba antes. Una auténtica diosa a quien adorar y venerar. Uno de los mejores personajes con los que me he topado en el género de acción.

¿Quién es ese asesino? ¿Cuáles son sus motivos? ¿Que trama se esconde lejos de los callejones de mala muerte en los que se acometen tales crímenes? Pues si quieres saberlo, te metes en la guapada de web de Autsaider Cómics, o te acercas a tu tienda más cercana y te gastas las pesetas en esa preciosa edición que tiene una portada que te hacen chiribitas los ojos y te tiembla el body con solo mirarla.

Antes de dejaros en paz, me voy a poner un poco serio.

Veréis, este tebeo, que evidentemente casa con el cine de acción y con el que es inevitable la comparación con los referentes del género, no es para nada simplón, como lo podían ser muchas de las pelis o actores a los que hago referencia. Night Business es una obra desgarradora. Con una construcción de personajes sublime. Aunque nos adentramos en tan solo un capítulo de sus vidas, están tan bien trabajados, que la profundidad se hace patente en cada viñeta. Bajo las manchas de sangre que pintan sus páginas, existe el amor, la compasión, la pasión, la muerte, el renacimiento, la ambición, la jodida vida misma.

Y os voy a decir otra cosa.

Estoy harto de escuchar comentarios como: ‘esto en el cine seria la hostia’, ‘en pantalla grande lo petaría’. ‘mimimimi, mimimimi’. Marra es un artista que ha escogido el cómic como medio transmisor de su mensaje. Celebremos eso. Celebremos que la ‘secretaria buenorra’ de Autsaider ha decidido incluir esta joya en el joyero que es su catalogo y empecemos a ver al cómic, si es que queda alguien que aun no lo haya hecho, como un arte en si mismo que no necesita de adaptaciones que se prometan mejores. Night Business se pensó como un cómic y estoy seguro que esa es su máxima expresión. Celebremos a Marra y a este Night Business.

Y ahora me voy a imaginar que estoy malherido y que Johnny y la heroína de la moto me vienen a rescatar, nos vamos a tomar unos bebercios y después les vamos a dar lo suyo a los malos. Eso es lo que voy a hacer. Y tú que me estás leyendo, corre a la tienda. ¡Por Marra!

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.