Orange Is The New Black. La cárcel que me enamoró.

Tu tranquila y despreocupada vida como ciudadano modelo ha terminado. Un tremendo error juvenil ha vuelto para llevarte a la trena ¿Saldrá la misma persona que entrará?

Por Javi Jiménez

El trullo, la trena, San Quintín, chirona, la prisión,el talego,  centro penitenciario, institución correctiva… la puta cárcel. No se qué habrá más:  sinónimos o películas basadas en el mundo carcelario. Cuando Orange is the new Black se estrenó en Netflix el pasado julio de 2013 o cuando estrenó su segunda temporada el pasado verano, no estaba precisamente entre mis prioridades, sin embargo lo habéis conseguido, he sucumbido a la presión.

GRACIAS por recomendarme esta serie.

Con el fin de conservar el buen karma, estoy escribiendo esto. Si estabas esperando a algo para ver Orange is the New Black, tu espera ha llegado a su fin; si ya la conocías, ¿estas de acuerdo con lo que digo? ¡Queremos saber!

orangeisthenewblack

Nunca he sido un gran fan del género, de esas cárceles películeras, con sus mitos sobre las pastillas de jabón, el soplón, el asesinato por la espalda, esa cancha de basket y el gimnasio lleno de tipos musculosos y de malas pulgas con la profundidad emocional del tamaño del grosor de una hamburguesa de McDonalds. ¿Por qué iba a ser esta serie diferente?

Orange is the new black nos traslada a una cárcel de mujeres de los Estados Unidos un lugar que Piper Elizabeth Chapman no pensaba pisar. Viviendo una vida cómoda y aburguesada con su prometido, escritor frustrado y buscando su próximo trabajo, Chapman está en ese momento vital en el que estás a punto de sentar la cabeza. Sin embargo, el pasado volverá para romper su mundo.  Un crimen cometido junto a una vieja novia ya casi olvidado  la llevará a la cárcel.

Desde el principio la serie nos enfrenta con los prejuicios que tenemos de la cárcel, un concepto completamente esencial en nuestras sociedades (nos guste o no) y sin embargo ampliamente desconocido para la mayoría de nosotros  ( y espero, querida Cabeza, que así siga por mucho tiempo). Las películas no han ayudado precisamente, así que Piper encarna fácilmente a cualquiera de nosotros que nos tocara vernos en su situación. A esa parte inocente  que buscaría en Internet una práctica lista de las diez cosas que debes y no debes hacer cuando entras en la cárcel y que nos llevaríamos nuestra PILA para avanzar lecturas mientras estamos enchironados.

Como no podría ser de otra manera, desde la primera inspección de cavidades vemos como Chapman comienza la terapia de choque. La realidad es muy distinta a lo que pudieramos imaginar, los sentimientos que se acumulan dentro de esas cuatro paredes no podemos acercarnos a imaginar como nos cambiarían.

Bienvenidos al trullo.

¿Y qué me decís de esta preciosa intro con música de Regina Spektor?

Poco a poco conoceremos al resto de reclusas y personal de la cárcel, sus historias, sus penas y sus alegrías. A pesar de compartir el mismo espacio físico la situación de cada una es diferente; lo que nos lleva a una serie muy coral, en la que cada personaje tiene su propio cachito en el cual les conocemos y nos encariñamos (u odiamos) a cada uno de ellos. Hubiera sido fácil caer en dulcificar excesivamente a los personajes, no podemos negar que algunos lo están, pero podemos perdonarlo por la variedad de los mismos.

Orange is the new black se ríe de los estereotipos, a pesar de que podamos ver personajes que parecen sacados de una plantilla del set de Personajes de Cárcel de Mujeres para TV: Ahora con más de cien accesorios diferentes, en esta serie se consigue darles profundidad y desarrollarlos, a pesar de que a veces caiga en los clichés, los personajes siguen siendo igual de interesantes y en ningún momento llegan a rozar los límites que convertirían la serie en rídicula.

Muy fan de la actuación de esta chica representando a la América profunda ¿Cuál es tú personaje favorito?

Que esto no nos engañe, no solamente es un viaje introspectivo de cada una de las reclusas, la acción también avanza y tenemos buenas tramas para engancharnos. Este es uno de los puntos más fuertes de la serie, el ritmo. Netflix tiene el privilegio de sacar las temporadas de golpe así que cada una de ellas está pensada como un todo, bien medida, planeada. Nada está a la merced de las críticas a mitad de temporada.  De esta manera los momentos emocionalmente intensos se acompañan de otros más relajados, las partes más introspectivas con otras tramas. Todos los ingredientes están colocados en su justa medida, de otra manera esta serie podría haberse convertido en un auténtico tostón.

Drama personal, drama familiar, drogas, racismo, precariedad, ghettos, amor, odio, homosexualidad,  religión… Parece que no haya nada que no se atreva a tocar esta serie,cómo se nota que no está en TV.  y aún encima lo hace con clase, y cuando toca con un alto componente crítico y descarnado, cómo debe de ser. Incluso temas que todavía se consideran taboo como la transexualidad tienen su huequecito.

Hay sitio para lo malo y lo bueno

Creo que no me hace falta decir que la serie me ha encantado, el único aspecto que le reprocharía es la explotación de la parte sexual, con quizás algún pezón gratuito de más que en algún momento podría pensarse que se hace por buscar el puro morbo. Sin embargo,  podría haber sido mucho peor y se mantiene en niveles aceptables y tratando el tema con naturalidad. En manos de otros, podría haberse convertido en un Adán y Eva presidiaro.

Podría enrollarme mucho más, pero ya lleváis suficiente tocho. Si has aguantado hasta aquí,  deberías comenzar a plantearte verla, no creo que te decepcione. Garantizado. A mi aún me quedan un par de capítulos para terminar con la segunda temporada, así que si me disculpáis…

Sigue a La isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 179 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿Mola o no mola? Vol. XXII | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*