PACIFIC RIM: Gigantismo y grandeza

Ande o no ande, caballo grande. Pero si no sólo anda, sino que corre, galopa y corta el viento cuando pasa por el puerto caminito de Jerez, entonces tenemos una película redonda que se llama Pacific Rim.

Por Javier Marquina

Pacific Rim no es Evangelion. Afortunadamente. De todos los mangas, películas y series que incluyen robots gigantes que defienden a la humanidad de gigantescos monstruos nietos de Godzilla, Evangelion es sin duda la más aburrida, pretenciosa y vacía de todas ellas. Dejad de compararla, porque su similitud es tan tangencial como que salen grandes robots y monstruos que brillan. Y ya. Para mí, Pacific Rim es, sobre todo, los Power Rangers, pero elevados a la enésima potencia, encumbrados a la categoría de arte, de leyenda, a ese punto de la galaxia del mito en el que está Mazinger Z contemplándolo todo, icónico y poderoso.

Y es que Guillermo del Toro lo ha vuelto a hacer. Una vez más. Ha cogido en sus regordetas y adorables manos una premisa que en manos de gente de ruido y furia y muchos dólares y poco talento como Michael Bay habría sido una explosión continua, vacía y soporífera y nos ha dado a todos los que hemos mamado esa arquetipo tan nipón y nuclear de los robots gigantes la película que siempre habíamos deseado ver.

Y no nos equivoquemos. Pacific Rim no es original. No cuenta nada nuevo. Su historia es la de siempre narrada de la manera lineal de siempre. Héroes, villanos, científicos locos y tecnología imposible. La película es fiel a todos los tópicos del género, a todos los recursos, escenarios y mecanismos clásicos de este tipo de películas. Pero los desarrolla todos con una fuerza deslumbrante, con un poder de fascinación apabullante, bestial, grandioso, sensacional. Hace todo lo que se supone que debe hacer y lo hace todo con precisión, con emoción, con grandeza. Hasta en esas cenagosas partes en las que los personajes humanos parecen a punto de tirarse de cabeza a la charca de la sensiblería barata, llega un Jaeger para salvar el día, repartiendo puñetazos propulsados como si no hubiera mañana. Y eso es lo que de verdad nos importa. Menos emociones y más hostias. Y Guillermo, que en el fondo es un fan como tú y como yo, lo sabe. Y nos lo da.

Mención aparte merece algo con lo que todas las películas de Del Toro logran dejarme con el culo torcido, la boca abierta y muchas ganas de aplaudir. Ese diseño de producción minucioso, genial, esa tarea de pensar en cada uno de los detalles y plasmarlo en una red coherente y casi viva, que luego hace que la película tenga un aspecto sólido, macizo y compacto, que sea un nuevo mundo que respira con coherencia en nuestra nuca, mientras nos penetra con cariño y nos deja con ojos llorosos de emoción. Bebiendo de Harrihausen y de Ishiro Honda (a quienes se recuerda con cariño en los agradecimientos finales), de la ciudad distópica de Blade Runner, de Ultraman, de los robots demenciales de Go Nagai, todo ello agitado en una centrifugadora que deja lo malo atrás y sólo nos ofrece los grandes momentos épicos que durante años hemos estado imaginando en nuestra cabeza. Con eso y con las ganas de comprarnos el libro del arte de la película. Como siempre.

Lo reconozco, si lo tuyo son películas como Posdata: Te quiero o cintas indonesias en las que lo más emocionante que sucede es que una papaya madura, Pacific Rim no te va a gustar. No vayas a verla. Aquí lo que hay es fuegos artificiales, fantasía y espectáculo aquejado de gigantismo, pero de ese gigantismo que te permite ser estrella de la NBA y no parada cutre en una feria barata de pueblo.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Marquina 203 Articles
Nací, crecí, vomité ácido blanco y lechoso sobre un donut y me lo comí.

3 comentarios en PACIFIC RIM: Gigantismo y grandeza

  1. Negar el parecido de esta película con Evangelion es una afirmación casi tan bárbara como comparar a la misma con los Power Rangers, aparte de que no estoy nada de acuerdo con tu descripción de Evangelion (creo que no hemos debido ver la misma serie o no tiene explicación)
    Haces un flaco favor a Pacific Rim con tu crítica ya que no me ha quedado claro si te ha gustado, te ha parecido un mojón o ninguna de las dos :S.
    Fui a ver el film con poca o ninguna confianza después de leer las barbaridades que se han vertido en algunas webs de cine y, sinceramente, hacia tiempo que no salia tan contento del cine. No se si es que los “críticos especializados” pensaban ver una película que les hiciese plantearse su existencia, o no han visto nunca una vieja película de Godzilla o Mazinguer Z porque, señores/as, eso es lo que nos vamos a encontrar aquí pero elevado a la enésima potencia. Esta peli trata de los Jaeger, los Kaijus y las ostias que se dan entre si, Los personajes tienen el suficiente desarrollo para llevar bien la historia, una historia sencilla, sin giros enrevesados ni vueltas de guión que cumple perfectamente con su cometido y que en los primeros 5 min del film nos pone en situación de como está el panorama para que disfrutemos de lleno de la siguiente hora y media de espectacularidad.
    P.D: está claro que la película tiene sus fallos de guión, bastante clichés manidos, alguna que otra interpretación fallida y uno o dos personajes odiosos, pero eso no empaña el resto del conjunto. En definitiva una muy buena producción que te encantará si sabes lo que vas a ver al cine y te gustan las pelis de acción.

  2. A ver, Exdezh, tú dices que no has visto la misma Evangelion que Javier (yo me callo que era pequeño y sólo quería ver las ostias), pero es que tú y yo tampoco estamos leyendo la misma crítica.

    «Negar el parecido de esta película con Evangelion es una afirmación casi tan bárbara como comparar a la misma con los Power Rangers» bien, por favor, dime una sola cosa que tengan en común además de que « salen grandes robots y monstruos que brillan.» Y la comparación con los Power Rangers es perfectamente comprensible, ¿no se basaba esta serie en muchachos que se montaban en robots para repartir hostias como panes infantiles? Pues esto lo mismo «pero elevados a la enésima potencia, encumbrados a la categoría de arte, de leyenda, a ese punto de la galaxía del mito en el que está Mazinger Z contemplándolo todo, icónico y poderoso.»

    «ya que no me ha quedado claro si te ha gustado, te ha parecido un mojón o ninguna de las dos» joder, si es que es complicado entenderlo. «PACIFIC RIM: Gigantismo y grandeza» tocotó
    «tenemos una película redonda que se llama Pacific Rim» tocotó 2, alerta roja.
    «nos ha dado […] la película que siempre habíamos deseado ver» tocotó 3, la venganza
    «sólo nos ofrece los grandes momentos épicos que durante años hemos estado imaginando en nuestra cabeza» tocotó 4.0

    Y si lees entero el segundo párrafo, que sería el que te ha hecho dudar, pues mira, ya en la cuarta línea te dice «Pero los desarrolla todos con una fuerza deslumbrante, con un poder de fascinación apabullante, bestial, grandioso, sensacional. Hace todo lo que se supone que debe hacer y lo hace todo con precisión, con emoción, con grandeza»

    Y si lees tú propio comentario, pues que no estás diciendo nada que no esté en la crítica, en fin, que no sé por qué cojones escribo esto, debe de ser que estamos todos susceptibles por culpa del señor de Prada. Lo siguiente será no entender Origen…

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*