Por qué Fringe no triunfó en televisión

Fringe lo tenía todo para triunfar.
Por Patri Tezanos

Abrams es un depredador televisivo que juega con los temas que permanecen latentes en todo ser humano esperando a la reflexión: la vida, la muerte, la existencia, la religión, Dios, la evolución, el universo, la realidad, el tiempo…

Esos temas que han alimentado la ciencia ficción aparecen persistentemente en las últimas creaciones televisivas de nuestro querido J.J. y tanto éxito le proporcionaron con Lost. ¿Por qué, entonces, la audiencia de Fringe, a pesar de que combina todos estos temas latentes y trascendentales como una coctelera, que enganchan tanto, ha ido reduciéndose hasta la irrisoria (al menos en la televisión de EEUU) cifra de 3 millones de espectadores en una Season Finale como ocurrió esta cuarta temporada?


La trampa la sufre Fringe desde su nacimiento: 1. Es una serie de televisión puramente comercial, y como tal ha de durar tanto como sea posible; y 2. Es una serie de J.J. Abrams, el que decepcionó a muchos con la auténtica cruzada espiritual que para muchos resultó Lost.

Seamos sinceros. Fringe es una serie que tiene muy buenos ingredientes pero sus guionistas han fracasado a la hora de manejar los puntos álgidos de la serie, el relleno y, por consiguiente, el tedio del espectador. Yo me descubría viendo algunos tramos de las temporadas sólo esperando ese “chof” argumental, giro de guión, ese capítulo trascendental sin disfrutar apenas de los argumentos de los capítulos. La historia que hilvana las cuatro temporadas se hizo tan jugosa y necesaria, cobró tanto protagonismo, que los argumentos monoepisodio o los basados en los sentimientos de los personajes empezaron a molestar. La Gran Trama quería desarrollarse, pero estos asuntos secundarios la bombardeaban constantemente sólo por alargarla; y eso, se quiera o no, cansa al espectador (un espectador que ya venía seguramente influido por Lost y su fracaso final. ¿Quién quiere que le decepcionen dos veces?).

Además, la complicadísima Gran Trama (cuyo desarrollo, además de intermitente no era lineal) ya era difícil de recordar de una semana a otra. Mucho peor si encima introdujeron como pegotes capítulos autoconclusivos sólo a veces aderezados con pizquitas de la trama principal. ¿Pero este no había muerto? ¿Este de qué universo era? ¿En qué universo están? ¿Pero este no estaba con los malos? ¿Eso cuándo pasó? Millones de dudas sobre lo ya visto asaltaban al espectador a cada golpe de guión que obligaba a hacer una retrospectiva. Y eso, si no sientes verdadera devoción, te hace abandonar la serie. Y los sofases del salón sitos ante la televisión no están llenos de devotos, sino de casuales. Los verdaderos devotos están en la red.

Fringe obligó a un esfuerzo de memoria a veces excesivo, y si no eres verdadero fan, no te molestas en entrar a las wikis que lo ponen todo en orden. Y si la Gran Trama se vuelve difícil de seguir, nos quedamos sin ella; y Fringe, sin su Gran Trama, no es nada, sólo una serie sobre una unidad del FBI un tanto friki.

Demos gracias a que los directivos de Fox eran fans de la serie porque si no nos habríamos quedado sin ella hace mucho tiempo.

P.D. He hablado en pasado de Fringe porque considero que la Gran Trama concluyó en la cuarta Season Finale. Lo que nos espera en la quinta temporada es un apéndice, una especie de Fringe II. Me muero de ganas de verla. 

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

2 comentarios en Por qué Fringe no triunfó en televisión

  1. Hay series, muchas, que se beneficiarían de un remontaje o proceso de filtrado. Lo hicieron con Dragon Ball Z hace poco en Japón, reduciendo toda la serie a “solo” 100 episodios, quitando “toda” la paja. Se podría hacer con Fringe, con la tercera temporada de Galactica, con la segunda y el principio de la sexta de Lost…

  2. Uhh no sabía que se hiciera eso. A Fringe le vendría muy bien. Es el problema de las series Duracell, hechas para durar le pese a quien le pese.

    Yo tiemblo cada vez que una serie que me gusta no tiene anunciadas un número de temporadas completas… Por eso cada vez me gusta más empezar a ver series que ya están acabadas, para no llevarme chascos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*