¿Por qué odio The Witcher 3?

Llevo meses esperando este juego, y ahora lo odio con todas mis ganas.

Por Chema Mansilla

Witcher-3-17

Yo odio The Witcher 3, carajo. Lo odio mucho, como odio todas las cosas a las que soy adicto y que tanto mal me hacen a pesar de que no puedo vivir sin ellas: el Nesquik de fresa, el mercha de Star Wars o el olor a tinta de los tebeos recién comprados.

Mi odio, puro veneno hater, no tiene que ver con el downgrade gráfico sufrido por el juego desde que vimos sus primeros vídeos promocionales, ni con los bugs que hacen que se cuelgue el juego de vez en cuando en mi consola. Mi odio a The Witcher 3 es porque mola. Lo odio porque me gusta. Y desde que lo metí en la consola no puedo dejar de pensar en jugar.

Odio The Witcher 3 porque me recuerda a otros dos de mis juegos preferidos de todos los tiempos, el Skyrim y el Red Dead Redemption. Y lo odio porque ha conseguido gustarme más que uno de mis juegos preferidos del año pasado, el Dragon Age Inquisition. Lo odio porque me paso horas explorando bosques, pantanos y ciudades sólo para ver un bonito amanecer, conocer nuevos paisajes o descubrir nuevas criaturas. Lo odio porque prefiero hacer eso que salir a que me de el aire dando un paseo por el parque al lado de mi casa.

OdioThe Witcher 3 porque si alguna vez tengo un caballo lo voy a llamar Sardinilla en lugar de Tornado, Silver o Sombragris.

OdioThe Witcher 3 porque me tiene como loco haciendo misiones secundarias de esas de ir al monte a buscar cabras perdidas para poder cobrar unas pocas piezas de oro e ir corriendo a gastármelas en cartas de Gwynt para luego poder seguir perdiendo dinero apostando en tabernas infectas.

OdioThe Witcher 3 porque me ha convertido en campeón de Veren de peleas ilegales.

Odio estar realizando una misión secundaria y, cuando regreso a todo trapo a lomos de Sardinilla para cobrar mi recompensa, tropezarme con otra misión que me hace pasarme otras cuatro horas corriendo de aquí para allá buscando los elementos mágicos que necesito para crear una bomba que me permita sacar de su escondrijo a un monstruo que le quita la lupa a una niña que tiene asustado a un niño de un pueblo.

Odio no tener nivel suficiente para cazar a ese grifo que está sobre la colina junto a las ruinas de una fortaleza.

Odio The Witcher 3 porque sus bosques son mejores que los bosques de verdad.

Odio tener que irme a cenar y dejar mi partida.

Odio muchísimo, muchísimo cuando terminas un combate contra alguna criatura poderosa y justo antes de que pueda recobrar la salud me mate un perro salvaje de esos que acabas con ellos de un simple espadazo.

Odio cuando no puedo correr porque voy sobrecargado de espadas de enemigos caídos que quiero vender (para conseguir dinero para jugar al Gwynt).

Odio que me caiga tan bien Geralt de Rivia a pesar de ser un protagonista de RPG que no he podido hacerme a mi gusto.

Odio que en The Witcher 3 se pueda hablar de sexo y unicornios y en la vida real esté tan mal visto.

Odio que la visión política y social del juego sea mucho más ajustada a la actualidad real de lo que nos dicen los telediarios. Odio cuando comprendo los motivos de los villanos del juego y cuando desprecio a algunos de los PNJ que me piden ayuda. Odio no tener dinero para poder arreglar mis guantes de combate. Odio tardar tanto en poder desbloquear nuevas habilidades.

OdioThe Witcher 3 cuando me sorprende con pequeñas tramas que hablan de realizar exorcimos a fetos de bebés abortados para que su fantasma pueda ayudarme a terminar una misión.

Odio cuando derroto a un enemigo y sólo lleva una “Hachuela Pequeña”.

Odio no haber perdido todavía ni una sóla carrera de caballos.

Odio que sagas más famosas como “Juego de Tronos” tengan juegos mediocres y series de Tv y mercha a cascoporro, mientras que The Witcher tiene un juego maravilloso pero casi nadie conoce los libros.

Odio que muchos de los habitantes de Novigrado puedan vivir por encima de sus posibilidades, y de las mías, y de las de cualquiera que yo conozca.

Odio que me desplumen jugando al Gwynt.

Odio haber invertido tres días de mi vida en el juego y todavía haber visitado sólo dos zonas de juego, y de ellas, no haber visto más de una quinta parte de cada mapa.

Odio perder peleas porque me quedo colgado mirando el diseño de los personajes en lugar de apretar botones como un loco. Odio cuando no llevo equipado el hechizo que creo que llevo equipado. Odio cuando en lugar de la ballesta desenfundo la antorcha en una pelea. Odio cuando una pelea no termina con la cruel y espectacular mutilación de mi contrincante.

Odio pensar en la pila de platos sucios que me espera en la cocina y que no he fregado porque estoy enganchado al The Witcher 3.

Odio pensar que tengo que hacer otras cosas en la vida que no son jugar al The Witcher 3 (o hablar de él con mi novia).

Odio verme reducido a matar mascotas y animales de compañía por los pueblos para poder conseguir “Carne Fresca” en lugar de comprar o producir pócimas de salud. Odio cuando necesito una flor determinada como ingrediente para una pócima y no saber dónde crece esa planta.

OdioThe Witcher 3 porque creo que no podría necesitar otro juego, al menos, durante lo que queda de año.

Odio The Witcher 3 porque me gusta mucho.

 Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

4 comentarios en ¿Por qué odio The Witcher 3?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*