Preciosa Oscuridad: Dead Inside

Aquello que nos desubica y sorprende a partes iguales es lo que consigue captar nuestra atención. Por su tratamiento y apariencia, poco nos hacen sospechar de primer vistazo las páginas de Preciosa Oscuridad la desazón que va provocándonos su lectura, pues sus viñetas trazan con la mayor delicadeza la cruda realidad y la vileza de los sentimientos humanos.

Por Cristina Hombrados

La belleza impacta: es imposible obviarla. Acapara miradas y genera comentarios. Tan poderosa es, que puede erradicar del campo de visión de forma inmediata y fulminante cualquier otro elemento.

Así me sucedió cuando Preciosa oscuridad llegó a mis manos. Y ya iba avisada.

Preciosa oscuridad es un tebeo que fue publicado allá por 2009 por Dupuis y llegó a nuestro país de la mano de Spaceman Books en 2015. Rezuma belleza. De todo tipo y condición: en su apariencia, en sus personajes y en su arte.

Belleza en la factura por la delicadeza de sus trazos, por el uso de sus colores y la confección de la trama. Por cómo Fabien Vehlmann (Solos, Green Manor, serie regular de Spirou) lleva los derroteros de esta historia que se antoja de inicio una inocente y fantástica aventura con un toque onírico en el que conforme avanzan las viñetas, los olores a podredumbre se hacen cada vez más y más insoportables a la par que aumenta la malicia y la desconfianza en el género humano. También por la extraordinaria capacidad de dotar de calidez y dulzura lo abrupto de ese relato de decepción y desasosiego permanente por parte del dúo de creadores que se esconde tras Kerascoët, Marie Pommepuy y Sébastien Cosset que trabajan con una compenetración absoluta, perfectamente sincronizados y en armonía tanto el dibujo como los colores, acuarela sin entintar.

Belleza en sus personajes. Rasgos físicos aparte, más allá de los cánones de la estética, de las convenciones sociales que imperan, de las convicciones personales o de la obviedad, los matices para graduar la belleza pueden ser algo subjetivos. Más, sobre todo, si intentamos cuantificar y cualificar la belleza interior (la verdadera, sempiterna sentencia).

Personalmente, me quedo con la bondad. Y en ese sentido, hay un personaje que brilla por encima de todos: Aurora. Es bella por su conmovedora inclinación a hacer el bien, por su inocencia y paciencia, carente de malicia, cualidades que diversos personajes se empeñan en trampear una y otra vez: los que se aprovechan y la usan sin dudar ni un segundo, los que buscan su propio beneficio, los que son pura fachada, los que muestran su podredumbre sin pudor alguno, los que se regocijan en sus acciones deplorables. No hay virtud que resista la constante decepción en el ser humano ni la maldad en todo su esplendor. Las almas puras, bellas, acaban manchándose y vagando por las tinieblas.

Belleza en el proceso de creación. Poder contemplar sus originales no tiene precio. Deleitarse con los esbozos a lápiz, los storyboards, las acuarelas que pintaron Pommepuy y Cosset… Qué suerte llegar, también en este caso por chivatazo, a una muestra que concentraba el arte de Preciosa Oscuridad en un piso del rempart Daseix de Angoulême. Con la excusa de los 30 años que la colección Aire Libre del sello editorial Dupuis celebra en este 2018, se repartieron exposiciones con originales por la ciudad francesa durante la 45ª edición del Festival de la Bande Dessinée d’Angoulême. Entras de una pieza, algo expectante. Pero sales con la boca abierta, impactada por la posibilidad de apreciar tan de cerca un trabajo que solo se me ocurre tildar de exquisito.

Uno de los originales de la exposición.

Pero no nos engañemos. Los cuentos y la tradición nos ha enseñado a desconfiar de todo, principalmente de lo que más brilla. Y la belleza no es una excepción. Puede ser un espejismo, una pantalla que oculta o maquilla, un potente factor perturbador y de desasosiego. Andaos con ojo, pues las apariencias engañan.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿Mola o no mola? vol LXXXIV. Bendis escribirá Superman. - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*