¿Qué esperamos en las Cabezas del Primavera Sound 2013?

Primavera Sound 2013

Como cada año, llega una de las citas nacionales más importantes de los aficionados a la música: el Primavera Sound. Celebrado en una maravillosa ciudad como es Barcelona, y en un marco incomparable como es el Parc del Fòrum.

Por Álex Sánchez.

Primavera Sound 2013

Esta cita es ineludible si se quiere disfrutar de varios días de conciertos de algunas de las bandas más deseadas del momento. Obviamente, hablamos de música que se aleja del perfil meramente comercial, aunque el festival cuente en algunas ediciones con grupos de gran calado popular. En realidad, se trata de una especie de maratón a caballo entre la fiesta y la música, porque ambas cosas van de la mano, y digo maratón porque concentrar alrededor de 100 conciertos en 3 días no es moco de pavo. Pero entre tanta oferta, con multitud de horarios y escenarios, solapamientos y coincidencias, ¿por qué conciertos decantarse? A continuación voy a presentaros la primera parte de mi pequeño resumen, no de lo que hay que ver, sino de lo que un servidor quiere ver, que son dos cosas muy diferentes.

Por ahí adelante, en el mundo virtual, leeréis todo tipo de recomendaciones culturetas de grupos pseudo-desconocidos cuyos conciertos te convertirán en “más guay”, “más moderno” o “más indie”. Me parece muy bien, y quizás en la mayoría de casos sean recomendaciones totalmente válidas e, incluso, acertadas. Sin embargo, yo no voy a ir por esa senda, yo voy a lo que voy, no pago casi 200 € para descubrir a grupos en directo que puede que sean la hostia, o puede que no. Para eso ya está Spotify. Amigos, esto es lo que yo quiero ver en el Primavera Sound 2013, y espero que, además de para conocer mis preferencias, os sirva un poco de orientación.

Comencemos por el jueves, el día flojo por excelencia, ya que el grueso del público siempre se acopla el fin de semana, ya sea por trabajo o porque que les apetece, y eso en la organización lo saben. Sin embargo, que lo más esperado por el público general vaya a caer el viernes o el sábado, no implica que este día este falto de conciertazos.

Primavera Sound

Las primeras horas del jueves carecen grandes nombres, pero hay cosas interesantes para según qué gustos. Tenemos, por ejemplo, a los veteranos El Inquilino Comunista, bastante solitarios en su franja horaria, o a Wild Nothing en el escenario principal. Para mí, ambos son ligeramente prescindibles, y como al resto no los conozco, optaré por pasarme por el festival alrededor de las 20 horas. Por entonces ya habrá unos cuantos nombres que sí que me llaman la atención, lástima que coincidan a la misma hora. Hablo de la señorita Neko Case, la caña de Savages y el folk rock con tintes psicodélicos de Woods. Tres estilos muy diferentes de muy buena calidad, que pueden serviros para que vayáis abriendo la boca. Yo, posiblemente, me decante por los últimos.

La siguiente franja horaria ya se complica el tema, aunque para mí no hay color. La palma se la llevan Tame Impala, complicados de digerir, i know, pero yo a estos me los como crudos, sin aderezo ni acompañamiento, si hace falta. Son amigos del rock psicodélico y, si te gustan, te encantan. Ya te lo digo yo. Son uno de los que más ganas tengo de ver, y si no los conoces, échales una escucha antes de perdértelos directamente. Pero si resulta que no te convencen, hay dos alternativas muy pero que muy cundentes. Una es Manel, ese grupo catalán que tan bien suena y que tanto éxito están cosechando (con razón), y la otra es Metz, una banda que últimamente está dando bastante que hablar y que es sinónimo de caña de la buena.

The Postal Service

Tras esto toca turno de elegir entre unos míticos Dinosaur Jr. que bien merecen la pena, o de unos Do Make Say Think potables si te va el rollo Tortoise, Mogwai o Godspeed Your Black Emperor. Todo como antesala de lo que es la llegada de el primer grande de la noche. Me refiero, cómo no, a The Postal Service, una de las clásicas reuniones con las que siempre cuenta este festival. Esta, especialmente esperada, es la del grupo formado por los señores Jimmy Tamborello y Ben Gibbard. Fue llegar, lanzar ‘Give Up’ en 2003, besar el Santo y desaparecer. Ahora preparan otro disco que puede estar bien o puede estar mal, pero “que les quiten lo bailao”. ¿Y si tras este nuevo disco desaparecen de nuevo? Esto convierte al concierto en una posibilidad única y puede que irrepetible. Pero con la llegada del primer gran deseado, llega también la primera gran decepción, que es no poder ver a Deerhunter por coincidir a la misma hora. Si no te van los The Postal Service, esta es tu mejor opción (aunque también tienes el hip-hop de Killer Mike o al mítico guitarrista de Hüsker Dü Bob Mould).

Entrando ya en la madrugada la elección será fácil. Grizzly Bear son enormes, me encantan y no coinciden con nada que conozca demasiado o que me llame la atención. Un concierto tranquilo perfecto para disfrutar sentado y prepararme para la gran traca final del día. Eso sí, si prefieres algo de movimiento, siempre puedes irte a la rama del rock alternativo con Hot Snakes o del hip-hop con Death Grips.

Y entonces llegan Phoenix. Están ahí. No son mis mejores amigos, pero tampoco les deseo mal. Reconozco su buen hacer, y me apetece verlos, pero hay otros grupos interesantes a la misma hora como Simian Mobile Disco, Fuck Buttons o Four Tet que quizás hagan que baile de un escenario a otro. Cualquiera de los cuatro son recomendables según gustos, porque no es que sean precisamente del mismo estilo. Una escucha rápida Spotify podría haceros salir de dudas.

Animal Collective

Casi acabando la jornada, toca el turno de los que podrían considerarse como otro de los grandes platos fuertes: Animal Collective. Lo mío con este grupo es de traca. No sé si me gustan o no, no lo sé, según me pille. Quiero verlos para intentar salir de dudas, pero me acuerdo del detalle curioso de hace dos años, que yendo con ganas, me quedé dormido (literalmente) en medio del concierto. Este año tienen un disco nuevo bajo el brazo al que no le acabo de coger el truco, y resulta que coinciden con los enormes Toundra. Así que ahí está el problema, darles otra oportunidad sabiendo además que son más complicados de ver, o ir sobre seguro y disfrutar una vez más de Toundra.

Sea como sea, lo que parece seguro es que el día/noche/día acabará con John Talabot, un DJ barcelonés de fama internacional, y no es para menos. Su música suena a pop electrónico cálido y ambiental, perfecto para unos bailes de despedida que no te dejen echo polvo para lo que aún queda por delante.

Y tras el jueves viene el viernes, como mandan los cánones. ¿Qué posibilidades nos brinda la segunda jornada de este Primavera Sound 2013?

La jornada del viernes va a empezar tempranito para un servidor. A las 17:45 actúa uno de mis grupos de cabecera, unos imprescidibles, que son Pony Bravo (de los que podéis leer hasta dos crónicas de conciertos en La Isla de las Cabezas Cortadas, aquí y aquí). Lo malo de empezar tan temprano es que te arriesgas a tener que pasar horas muertas en las que actúan grupos prácticamente desconocidos que, a una mala, bien sirven para pasar el rato. Probaré con los españoles Kiev Cuando Nieva, rollo tranquilote.

La siguiente franja cuenta con la presencia de Daniel Johsnton, uno de esos conciertos que ya va a reunir a gran cantidad de gente, pero yo me decantaré por Peace, un grupo que me recuerda mucho a los fantásticos The Maccabees. Si te va la música un poco más tranquila, con toques folk americano, también puedes probar con The Free Fall Band, que no están nada mal. Y tras esto saltamos algo a lo que le tengo muchas ganas, Django Django. Me encanta su disco y disfruté mucho de su concierto en el Dcode Festival 2012 por ser tan animados y tan divertidos. Lamentablemente, a mitad de este concierto comienzan otros dos muy interesantes, siendo uno de ellos el de Shellac, y otro el esperado de The Breeders (la banda formada a finales de los 80 por Kim Deal de Pixies y Tanya Donelly de Throwing Muses). Por tanto, habrá que compartir un poco del tiempo entre un lugar y otro.

The Breeders

Y sin casi tiempo para descansar, según termina el último de los anteriores, comienza otro de los grandes cabezas de cartel, The Jesus and Mary Chain. A pesar de lo esperado de este concierto y de su etiqueta de “míticos”, no son gusto de todo el mundo debido a su sonido oscuro, así que hay alternativas apetecibles como Tinariwen (música africana), Local Natives o incluso un cacho de La Bien Querida. Pero vamos, que aquí la elección está bien clara a favor del grupo principal.

Ya en plena madrugada y aguardando el plato fuerte del día, y diría yo que del festival, hay opciones contradictorias según lo que quieras, caña o tomarte un respiro con vistas a la recta final del día. Con esas, está la posibilidad de alterarte un poco viendo a la banda de post-metal Neurosis, algo que yo voy a evitar porque no me gusta su estilo, o de echar un sueñecito en el cocierto del, para mí, sobrevalorado James Blake. Al resto de los grupos no los conozco, pero usando un poco Spotify, parecen tirar más por la senda del segundo.

Blur

Y llega por fin el ansiado y esperado regreso de Blur. Muchos años después de dimes y diretes, de cruces de declaraciones entre sus componentes, de ausencia de material nuevo, de reuniones esporádicas para conciertos exclusivos, Blur vuelven para darlo todo y estarán esta noche en Barcelona. Al fin, desde mi adolescencia, tendré la oportunidad de ver a uno de los grupos que más ha aportado a la banda sonora de mi vida. Lo siento por Swans, cuyo último disco de post-metal suavecito me mola bastante, y por el resto de bandas que tocan a la misma hora y que ni siquiera me he dignado a mirar. Donde esté Blur, fuera todo lo demás.

Para terminar la noche, ya rondando las 4 de la mañana y seguramente con un subidón de tres pares de narices (salvo desastre) por lo vivido ante Damon Albarn y compañía, tocará elegir entre el rock/punk de Titus Andronicus o la extraña electrónica tan de moda ahora de The Knife. Ambos me llaman la atención, pero mis gustos generales me harán decantarme casi seguro por la primera opción. Para los de más aguante, tras esto aún quedará alrededor de una hora de actuaciones que para mí son completamente desconocidas, y que tampoco me he preocupado en conocer, porque lo más probable es que decida irme a dormir para intentar aguantar decentemente el último día de festival.

Y llega el sábado, el último día. A estas horas estaré hecho polvo, cansado, con dolor de piernas y falta de sueño, pero aún queda mucho, y muy bueno, por delante. Sin embargo, el mayor dolor de este día no será físico, porque es el día con más solapamientos con respecto a conciertos que querría ver.

Mi idea, a priori, sería no empezar demasiado temprano, pero lo tengo complicado si quiero ver a Guadalupe Plata, porque actúan a las 17:00. Querer es poder, y yo quiero, pero veremos si puedo, y más cuando el concierto apenas dura unos 45 minutos. A partir de las 18:00 apenas conozco grupos, pero mi recomendación iría para la pareja formada por Adam Green y Binki Shapiro, e incluso inicitaría a asistir al concierto de Betunizer.

Primavera Sound

El siguiente rango horario, que gira en torno a las 20:00 horas, es quizás uno complicadillo por la gran variedad de estilos y calidad de grupos que actúan. Si te va el rollo tranqui y moderno, ahí tienes a Apparat, si te gusta el pop podrás optar por The Sea and Cake, y si prefieres probar con un novedad que está cosechando innumerables buenas críticas están Cayucas. Cualquiera es buena opción, pero la cosa no se acaba aquí, porque aunque a la vez que estos grupos tendría que actuar Rodríguez, famoso últimamente por el multipremiado documental ‘Searching for Sugar Man’, este se ha caído del cartel y será sustituido por Chucho, banda mítica española que se ha reunido recientemente, y de la que podéis leer una crítica nuestra aquí. Como véis, difícil elección, yo aún no lo tengo claro.

Tras toda esta indecisión, un poco más de lo mismo. Mientras en el escenario principal actúan Dexys, grupo que suena genial con su estilo que me recuerda al soul antiguo, por otro lado estarán Band of Horses y Dead Can Dance, lo que complica un poco el tema. En este caso, ni me he molestado en descubrir al resto de grupos que no conozco, porque lo tengo bastante claro. Pese a que los últimos discos no me convencen como los primeros, he decidido que es una buena oportunidad de disfrutar de Band of Horses, a ver qué me pueden ofrecer.

Band of Horses

Entre tanto problema de selección de conciertos, un poco de descanso. Descartando Hidrogennesse y Antònia Font porque no me van, me toca decidir un poco si quiero ver a los míticos The Oh Sees, que bien pueden brindar rock o psicodelia, como punk o garage, o a los más míticos The Wu-Tang Clan con su hip-hop hardcore clásico. Supongo que un poco de cada no estaría nada mal.

Siguiendo la jornada, ya en la medianoche, no quiero más alternativa que la de ver a Nick Cave and the Bad Seeds. Me duele perderme a Camera Obscura, que actúan a la vez, pero Nick Cave es Nick Cave. Para los que no quieran ni una cosa ni la otra, tenéis la extraña música de Dan Deacon, el rock alternativo de Meat Puppets o el heavy metal de los mitiquísimos Tarantula.

Los Planetas - Una Semana en el Motor de un Autobús

Ya en la madrugada, llega para mí otro de los grandes momentos del festival. Los Planetas ofrecen su concierto en el que tocarán íntegramente ‘Una Semana en el Motor de un Autobús’, el que es sin duda su mejor disco. Me daría igual quién tocase a la misma hora, porque no iría, pero afortunadamente no conozco a ningún grupo y, tras darles una escucha en Spotify, ni siquiera me gustan. Tras este, apenas quedarán 12-15 actuaciones para terminar el festival, grupos de los cuales tan solo conozco a tres, y además dos tocan a la misma hora. ¿Elegir el noise de My Bloody Valentine o la electrónica de Crystal Castles? Si eres fan a por los primeros, si quieres fiesta ya a estas horas de la noche a por los segundos. Aunque para fiesta la que espera después con Hot Chip, así que quizás se puede repartir un poco el tema.

Y ya está, fin. Dicho así suena como si fuese un paseo, pero este Primavera Sound 2013 va a estar lleno de buenas actuaciones, sorpresas, descubrimientos, decepciones y mucha, mucha diversión. A toro pasado, cuando se haya pasado la resaca de tanta música y el cansancio de tantas horas de pie y bailando, os contaremos cómo ha ido, así, con nuestro estilo. Nos vemos.

Sigue a Álex Sánchez en Twitter: @Zarten.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*