Qué tres cosas nos ha enseñado la Boda Roja

¿Qué podemos aprender de esta mezcla de drama Shakespeareano y culebrón Venezolano? ¿Qué podemos aprender de este desfile de bocas abiertas que ha colmado Internet en pocas horas? ¿De esas expresiones de terrible asombro ante la irremediable muerte de “los buenos”?

Por Patri Tezanos

Frikarte-juego-de-tronos-game-of-thrones-309-la-boda-roja-catelyn-stark
Oye, un 10 para la actuación de Michelle Fairley.

Me gustaría haber sufrido un ataque de amnesia antes de ver el 3×09 de Juego de Tronos, lo justo para olvidarme de la Boda Roja y poder verla sin saber nada en absoluto. Pero a los que lo leímos en el libro nos pasó igual. ¿Quién no se quedó al final de ese capítulo un poco paralizado? ¿Quién no volvió a releer “a ver si había entendido bien”, no fuesen esas muertes algo en sentido metafórico? No. Ahí estaban Robb Stark y Catelyn Stark desangrados como gorrinos, a pesar de su entereza y su sentido de la justicia. De su lucha por hacer honor al maltrecho Ned Stark.

Ahí estaban ellos dos haciéndonos ver (haciéndole ver al gran público) que “los buenos” no están protegidos. Que el pensamiento justo y el afán de vengarse de “los malos” no son un escudo antimisiles. Que ellos también fracasan y que, de hecho, lo están haciendo estrepitósamente. Cabría esperar de Canción de Hielo y Fuego ser una historia arteramente maniquea. Si hasta parece que los equipos están divididos por color: azul = buenos, rojo = malos. Stark vs. Lannister. Como Sonic y Knuckles . Como el capitalismo y el comunismo. Como la derecha y como la izquierda. Pero no. Aquí nadie está lejos del brazo que sostiene la guadaña (salvo Lord Beric Dondarrion).

JuegodeTronos2

Quizás esta sea la fórmula del éxito de la saga de George R.R. Martin y no es, digamos, un alarde de pensamiento creativo. El realismo. La muerte a mansalva. La muerte injusta. ¡Basta ya de justicia poética! ¡Basta ya de cuentos de hadas! No sé en qué momento dijo “oye, ¿y si mato a los buenos” y de inmediato sonó el “GLING!” de caja registradora y sus ojos, bajo su eterna boina, giraron hasta detenerse en un símbolo de dólar; pero el caso es que sonó. Y alabado sea el Señor porque sonó, porque el “GLING!”, aparte de dinero, significa (triste pero llanamente) éxito; y es el mismo coro angelical que anuncia que habrá más cosas de este tipo. Muchas más.

Así es la industria. Si triunfa algo, se hacen más de ese algo. Pasa con todo y en todas dimensiones. Pasó con Lost, cuyo triunfo nos inundó con series de pseudociencia. Pasó con el trailer de Gears of War, (aquel de hace ya varios años, Mad World) que nos inundó con trailers que, por fin, aparcaban el trash dance y la estroboscopia para dar paso a imágenes más poéticas (hasta el punto de que ahora ya han cansado). Pasó con los “BRRRRRRRRRRRRRMMMMMMMMMMMMMMMMMM” del trailer de Origen, a partir del cual no ha habído tráiler de peli de acción sin “BRRRRRRRRRRRRRMMMMMMMMMMMMMMMMMM’s. Pasó con Crepúsculo, 50 Sombras de Grey… Pasa con todo. Nadie se libra de esa firme mano que quiere escurrir hasta la última gota de la teta de turno.

Y, me atrevo a decir, pasará con las series. Espero y deseo que ese vientre apuñalado de la mujer de Robb, que ese cuerpo ensartado de Robb, que ese cuello rajado de Catelyn y las consiguientes expresiones de asombro de la audiencia que no había leído los libros (y el disfrute de los que sí los leímos al ver sus caras), sirvan para abrirle los ojos a los guionistas de las series de televisión de esas más masivas (NBC, ABC y compañías; otras cadenas como HBO, por suerte, hace tiempo que olvidaron, por lo general, el maniqueísmo) que parecen tener finales prediseñados, hechos con plantilla de Word, y enseñarles unas buenas y sanas lecciones:

1. La realidad no es dicotómica.

2. La audiencia puede encajar la muerte de “los buenos”.

3. No contar siempre la misma historia SÍ funciona.

Eso sí, ahora no vale repetir hasta el hartazgo las mismas fórmulas de George R.R. Martin, que para abusar de ellas ya está él (y así lo hace).

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

6 comentarios en Qué tres cosas nos ha enseñado la Boda Roja

  1. Ponga una Boda Roja en tu vida xD

    Demasiado estoy disfrutando esta GRAN adaptación de la magnífica Canción de Hielo y Fuego, un libro con cientos de historias y con muchísimos giros argumentales. Que cada personaje es una historia, y sus motivos otras tantas, y que trate tantos temas como la guerra, la política, la familia, la esclavitud, las profecías, la magia y el inminente peligro de los Otros.

    PD: Queremos un post de Canción de hielo y fuego YA.

    PD2: Espero que pongan la post-Boda Roja en el último capítulo de la temporada, los que hayan leído los libros lo entenderán. Un tema que trae de “cabeza”, como un “lobo” salvaje…

      • Me gustaría añadir que una “boda roja” a mí parecer solo es posible en una serie coral, de mil personajes, que nos la sudan de cierta manera porque no han profundizado en su psicología y van saltando de uno a otro en la trama. GoT no es serie de personajes. Siempre se les coge cariño, estamos de acuerdo, pero que te hubieran matado a Tony Soprano en la 3ª y no hubiera las 3 siguientes gloriosas temporadas. No serían la misma jodida cosa.

      • puede ser que la gente acepte la muerte de los buenos, pero eso no es totalmente cierto. Si los fans de la seria no han bombardeado a RR martin y guionistas de la serie es porque si habia ganas de venganza sobre ned stark, ahora las ganas de venganza se multiplican, sabiendo que puede pasar.

  2. Me quede MUY impresionada con este capítulo de GOT no he leído los libros y me estaba uto spoleado un poco pero no me espere la forma en que todo terminaría, es por eso que esa serie es el mejor show de la TV.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*