RED & BLUE: Juventud, divino tesoro.

Las nuevas generaciones, las jodidas etiquetas y la siempre necesaria patada en la puerta.

Por Javier Marquina.

Las casualidades no existen. Un día te piden la dirección para enviarte un cómic premiado para que le eches un vistazo y tenerlo en cuanta en futuros eventos. Algo casual. Sin premeditación. Acompañado de un “ahora mismo no recuerdo el título”.  Es un cómic que ya tienes, pero no lo sabes. Tu memoria, tu vicio compulsivo y tu pila de pendientes es así. Algo te dice que lo compraste porque su portada te ha llamado la atención y al mirar el contenido de forma rápida, notaste esas gotas de olor y sabor que te activan las glándulas salivales y abren tu apetito tebeístico. Todo ello de una forma subconsciente. Inapreciable para tu yo despierto.

Poco tiempo después, te dispones a iniciar una nueva lectura y vas atando cabos. Es cierto. El vistazo ha sido más que rápido, porque ni siquiera te has dado cuenta de que a pesar de haber comprado ese cómic del que hablábamos en una librería de Huesca, existe un pequeño detalle que no habías apreciado y que es ciertamente destacable: está escrito en catalán. No es que esto supongo un grave problema para una generación que creció viendo La Bola de Drac en TV3, pero no deja de ser una apuesta arriesgada por parte de una editorial y más en los tiempos de nacionalismos varios y gilipollas integrales  (ambas expresiones sinónimas) en los que vivimos.

Red & BlueMás allá del hecho diferencial y de lo complicado que va a ser que compren esta edición del tebeo en Cádiz o en Albacete, el Red & Blue de Sara Soler es una sorpresa agradable que justifica con honestidad y talento la concesión de la Beca Carnet Jove Connecta’t al Còmic 2017. Son innegables las virtudes del cómic en sí, y uno no puede sino alegrarse de ver como talentos jóvenes y femeninos acceden cada vez con más fuerza al panorama del tebeo nacional por méritos propios. Nada de sandeces ligadas a cuotas o a discriminaciones positivas. Nada de cupos o medidas leoninas que rozan el racismo más vomitivo. Tan solo horas y horas de dibujo, obra cuidada al detalle y la calidad intrínseca del trabajo bien hecho.

La verdad es que cualquier clase de -ismo llevado al extremo absurdo es un firme candidato para aparecer en ese diccionario de sinónimos al que hacíamos alusión antes. Cualquier posición escupida con vehemencia pero sin base lógica o argumental se convierte en una soflama estúpida en la que la creación literaria queda supeditada y constreñida por el género, la religión o la orientación política, en una nueva clase de fascismo de la corrección que está acabando con la libertad de expresión y con la inteligencia. El pensamiento único es un camino asegurado hacia la más profunda estupidez.

Más allá de esta reflexión muy propia de mi siempre difusa mente, el Red & Blue de Sara Soler recuerda poderosamente a los cómics de Noelle Stevenson (y su inolvidable Nimona), emulando el universo de fantasía heroica mezclado pero no agitado con nuestro día a día del siglo XXI. Soler consigue entrar en un mundo plástico característico y reconocible que se ha ido labrando con series como Leñadoras o Giant Days, y con los que casi se puede fabricar una de esas odiosas etiquetas identificativas que relacionan a creadores y estilos: gente joven, historias frescas y personajes iconoclastas que buscan nuevas referencias y establecer otro tipo de modelos. Todo ello acompañado de un dibujo y un color solventes y pulcros, fruto de una nueva generación de artistas que han encontrado su voz desde los aprendido en las aulas especializadas. Entretenimiento sin complejos que bebe de múltiples influencias mamadas en la adolescencia a las que se dan nuevas formas para lograr un producto que huele a nuevo por los cuatro costados. Sangre vivaz, energética y necesaria de la que lo esperamos todo.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Javier Marquina 244 Articles
Nací, crecí, vomité ácido blanco y lechoso sobre un donut y me lo comí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.