Remember Me: un juego inolvidable

Vivimos una era dorada para el videojuegos. Nunca antes habían coincidido tantos juegos buenos (pero buenos de verdad) en el mercado. Remember Me es uno de los que más me han gustado últimamente.

Por Chema Mansilla

Remember-Me-Game (4)

La gente de Capcom lleva una temporada dándonos sorpresas. Algunas son malas, como eso de comprarte un juego y descubrir que la mitad del contenido son DLCs. Otras son excepcionales: Dragons Dogma, un nuevo planeteamiento interesante para los RPG de exploración; Asura’s Wrath, épica nipona de dimensiones divinas… Y ahora, Remember Me. Desde que vi el primer avance me quedé enganchadito. Es cierto que no parecía uno de esos juegos con los que el fandom se vuelve loco. Pero sólo por ver una nueva IP, ya me merecía la pena. Y desde que lo metí en mi consola, sólo he tenido buenos momentos.

Remeber Me es un juego de acción futurista. Nos lleva al año 2084, un momento en el que una gran corporación ostenta el monopolio del mercado de recuerdos . La historia nos mete dentro de los ceñidos pantalones de Nilil, una cazadora de recuerdos a la que le han robado la memoria y que en su aventura por recuperarla se ve convertida en una “errorista”, un luchadora contra el sistema de manipulación de recuerdos y su comercio. Pero aun cuando la lucha es justa, los métodos pueden ser cuestionables. Y más en un mundo en el que nada es lo que parece, y no sólo por las sombras propias de la “conspiranoia” de las corporaciones, si no porque lo que recuerdas puede no ser real.

Remember Me es un juego que me ha encantado. Me ha parecido fabuloso. Y os doy tres claves por las que creo que es imprescindible ahora mismo:

-El Planteamiento: pilla los conceptos que más molan de Matrix y Ghost in the Shell y mételos es un videojuego. Estamos hablando de un futuro en el que se piratean recuerdos, se altera nuestra memoria para distorsionar nuestra personalidad y nuestra perspectiva de las cosas. Por favor, este juego es más DESAFÍO TOTAL que Desafío Total. Incluso su remake. Philip K. Dick estaría orgulloso. Tenemos una gran corporación que mediante el monopolio del dispositivo Sensen, permite a los usuarios alterar sus recuerdos, borrarlos o compartirlos con otros usuarios. Pero “hecha la ley, hecha la trampa”:  a los criminales se le encierra en la Bastilla, pero la prisión no sólo son los muros, si no también su propio cuerpo, ya que al ser encarcelados se les priva de sus recuerdos. ¿Y que hay de todos esos ciudadanos que se vuelven adictos a los recuerdos placenteros de otros? ¿Y de los que sufren desperfectos permanentes por malfunciones del sistema? Todo esto no es más que más leña en el fuego que avivar la revolución de un sector de la población ninguneado y abandonado a su suerte por un estrato social privilegiado que disfruta de un elevado bien estar cimentado sobre una injusto sistema de clases.

Remember-Me-Game (1)

-El diseño: para empezar, la historia se sitúa en Neo-París. Ni Nueva York, ni Londres, ni Los Ángeles, ni Hong-Kong, ni Tokio, ni ninguna de las ciudades típica. Vale que París no es el colmo del exotismo, pero no es una ciudad en la que se suelan desarrollar muchos juegos. Recuerdo con mucho cariño Onimusha… y alguno de carreras de coche… algún episodio casi anecdótico en algún shooter… pero no es una de esas ciudades DE VIDEOJUEGO. La mezcla entre el viejo París y el del año 2084 es impresionante. El primer referente visual es, sin ninguna duda, Blade Runner. Hay momentos en los que casi parece que vas a encontrarte con Roy Batty en cualquier callejón. Hay un escenario, en el que se mezcla la arquitectura clásica con tecnología futurista desechada en un edificio abandonado por el que se cuela la lluvia, que es simplemente espectacular. O un mercadillo que nada tiene que envidiar al mercadillo animoide de la película de Ridley Scott. También el diseño de personajes es fantástico, aunque tal vez, el de Nilil sea el más convencional y ramploncillo.


Técnicamente es un juego sobresaliente, y que puede estar al nivel gráfico, sin duda, de un Mass Effect. Con estupendo modelados, llamativas texturas y efectos de lo más chulos. Sólo parece que el sonido ambiente, en ocasiones, es confuso o no termina de estar bien ubicado espacialmente. Hay efectos, como el de la lluvia, que en algunos puntos, simplemente es inexistente, a pesar de que te esté cayendo encima un fuerte aguacero. No descarto que este fallo (que lo es) no tenga que ver con que el juego venga doblado. Que sí, que mucha gente piensa que es algo imprescindible, pero este es uno de los casos en el que, a pesar de que el doblaje es correcto y las interpretaciones buenas, la sincronización labial con los personajes es desastrosa. Son detalles que evitan que este juego sea un 10, y se quede en un 9. El diablo está en los detalles…

A pesar de ellos, el diseño de la ciudad, las calles, las fábricas, las cloacas… Todo tiene un nivel de detalle y una personalidad que ya lo quisieran algunas entregas de ciertas sagas consagradas que de esas que viven de las rentas. Yo he disfrutado como un enano borracho de jarabe para la tos explorando los escenarios de este juego. Los más bonitos que he visto en mucho tiempo (e incluyo titulazos como Metal Gear Rising o Bioshock Infinite).

-La jugabilidad: Remember Me tiene tres enfoques de juegos. En general el juego consiste en avanzar corriendo y saltado de un lado a otro, de un amanera en la que nos recuerda mucho a Mirror’s Edge (el parecido de la protagonista tampoco ayuda). Básicamente es correr, saltar y agarrarse a sitios para trepar, nada destacable excepto, y no es algo bueno, que  en ocasiones el control del personaje resulta tosco. La respuesta es lenta e imprecisa, y claro, eso hará que en algún momento tus saltos de fe resulten saltos al vacío. Y una hostia inmensa contra el asfalto 70 pisos más abajo. No llega a ser, ni mucho menos, frustrante, ya que es algo puntual. Pero ahí está.

Nuestras carreras por Neo-París se ven salpicadas por algunos puzzles relativamente sencillos, en los que tendremos que abrir puertas o encontrar rutas alternativas, y con combates. Y son los combates uno de los detalles que más me han gustado de Remember Me. Su base es una heredera directa de ese sistema de melee que perfeccionaron en los juegos de la saga Arkham de Batman. El añadido, original y brillante, es que puedes customizar tus combos. La secuencia de botones viene predefinida, por ejemplo, triángulo, cuadrado, triángulo, cuadrado, triángulo, cuadrado. Pero es el jugador quien decide el  efecto de cada uno de esos botones. Una botón puede hacerte recuperar energía, otro rellenar la barra que te permite realizar movimientos especiales, aumentar tu fuerza de ataque o simplemente, multiplicar el efecto de los botones anteriores. Además ese secuencias pueden editarse en cualquier comento, permitiéndote si vas justo de vida, recuperarla enseguida a base de dar cera. En resumen, Nilin adapta su estilo de combate a las necesidades dinámicas del jugador. En la práctica, unas hostias como las de la policía turca.

El tercer punto de interés, y uno de los detalles que más me ha gustado del juego, es que puntualmente podremos acceder a los recuerdos de ciertos personajes, alterarlos y provocar así un cambio de comportamiento. Si por ejemplo, necesitamos eliminar a un objetivo, podemos implantar el falso recuerdo de haber asesinado a su mujer y que eso le obligue a suicidarse. El sistema funciona como una especie de editor de video, en el que podremos avanzar y retroceder pro una secuencia que es el recuerdo del objetivo, y jugar a variar diferentes elementos del entorno para obtener resultados diferentes a lo que ocurrió realmente. Todo un puntazo cyberpunk que ha hecho saltar de alegría al lector de ciencia-ficción que soy.

Remember Me es un juego extraordinario, que me ha encantado. Es original y valiente. Tiene un planteamiento fresco, nuevas ideas, y se trata de un título que no depende de una franquicia. Seguramente nadie ha retratado mejor en videojuegos una sociedad futurista y con tono cyberpunk desde Deus Ex: Human Revolution. Es una lástima que ciertos detalles técnicos le impidan sacar una Matrícula de Honor. Pero en cualquier caso, un juego de sobresaliente.

A mí me ha encantado. O eso creo recordar….

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

2 comentarios en Remember Me: un juego inolvidable

  1. Pues esta recibiendo criticas a tutiplen. Yo creo que en la actualidad como bien dices en alguna parte de la critica, que un juego tenga una gran ambientacion y una buena historia ya no cuenta tanto en los juegos como antes.

    Es como con Metro Last Light, que una critica lo ponia como un shooter del monton, cuando es un shooter de los mas originales y con una historia que mas querrian los COD del monton, pero a estos les pone una calificacion enorme por ser precisamente ser un COD. En fin, parece ser que tiener una historia original y buena ambintacion ya es solo un añadido, una pena. Yo seguire disfrutando de estos juegos y no soy el unico.

    • Creo que desde la crítica profesional del videojuego se ha perdido un poco las perspectiva. Se han polarizado las opiniones: por un lado, hemso aprendido a valorar, como bien dices, los juegos más allá de lo apabullantes que puedan resultar técnicamente. Un juego como Journey, que no compite al mismo nivel que un Call of Duty puede disfrutar de gran éxito entre crítica y usuarios. Y eso es genial, poder tener la mente (y el mercado) abierto a ese tipo de experimentos.
      Por otro lado, tanto crítica como público sigue tolerando ejercicios como Assassin’s Creed 3, que técnicamente son impresionantes, pero reconozcamos que es una y otra vez el mismo juego durante toda la saga.
      Yo he valorado este juego por lo que me ha dado. ¿Es el juego más original del mundo? No. ¿es el mejor técnicamente? No. Pero me ha sorprendido en muchas cosas, que ya es difícil a estas alturas y con lo poco (¡poquísimo!) que lso desarrolladores arriesgan a l ahora de probar cosas nuevas. Y además, me ha parecido bonito. Pero no lo recomendaría como lo hago si además no me hubieras divertido.
      este juego he querido termianrlo desde que lo metí en la consola por primera vez, exprimirlo. Cosa qu no me apsó, por volver a usar el ejemplo, con Assassin’s Creed 3, un juego con críticas muy positivas pero que… ¿en serio tengo que correr OTRA vez pro los tejados y perseguir a un objetivo sin que me descubra? Soy mucho más exigente con un juego con tal presupuesto y tales pretensiones, que con un título modesto que ha querido probar cosas nuevas.
      ¿Es Remember Me el mejor juego del año? No, desde luego que no.
      ¿Me ha dado Remember Me cosas que no me han dado otros título? Sí, desde luego.
      A partir de ahí, juzgo como crítico y como usuario.
      Y claro, jejeje, luego cada opinión, como con todo, es siempre algo personal.
      ¡Un saludo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*