Reseña: Embassytown, de China Miéville

Qué difícil es escribir ciencia ficción dura, que sea entretenida, que enganche y que sea literariamente sólida. China Miéville lo consigue.

Por Chema Mansilla

d34ee4d8-33f3-4605-8a25-afab135cde64No soy un gran fan de China Miéville. Ni siquiera soy un gran fan de la ciencia ficción “hard”. a veces los autores ponen tanto empeño en dar una base científica sólida a su creación que lastran sus propias ideas, la mayoría, muy buenas. Así que yo suele preferir esas aventurillas con grandes batallas en rincones imposibles de la galaxia.

Cuando empecé a oír hablar de Embassytown pensé que era el típico hype. Propaganda y promoción. A pesar de lo mal que suena, tengo que reconocer que el hype me ha hecho descubrir también grandes libros y autores. Y eso que Miéville lo tenía fichado, y tampoco es que me volviera loco. Pero quiso el destino que llegara a mis manos la edición española de Fantascy, así que desaté mi curiosidad y la dejé campar a sus anchas por este libro.

Embassytown es una de las lecturas más agradables y uno de los mejores libros del género que he leído en meses. Miéville casi me parece otro autor. Será cosa de la traducción, será que el escritor ha madurado, será que yo he cambiado. Pero creo la sobriedad y naturalidad con la que Miéville presenta su mundo extraterrestre es ejemplar. Y no es nada fácil porque Embassytown nos mete de lleno en una sociedad alienígena donde la comunicación oral y el lenguaje son definitorias de la realidad. Toda una sociedad alienígena forjada alrededor del discurso hablado. Por si fuera poco, una comunicación manifiéstamente alienígena. ¿Cómo podríamos los humanos comunicarnos?, ¿Qué creemos estar haciendo?

De los malentendidos y de los sobreentendidos, del desconocimiento y de la exploración de lo fantástico (pero probable) tenemos una historia protagonizada por la crisis diplomática más inteligente de este verano (sin peñones ni bloques de cemento). Esta premisa nos lleva a explorar los límites del lenguaje como herramienta no sólo comunicativa, también como herramienta creativa. De fabulación, de poesía. De mentira.

Ahí el ingrediente “duro” de está ciencia ficción “hard”. Pero el libro toca muchos palos: la sociedad de la comunicación en la que estamos inmersos hoy en día, el intervencionismos político y económico de unos países sobre otros, el consumo y la guerra. Una historia que tiene toques de novela de espías, y por momentos es una de las mejores y más inteligentes novelas de “zombies” escritas en los últimos años. Y sin que salgan zombies. El más difícil todavía.

Embassytown me ha tenido enganchado 15 días a sus páginas, que devoraba con frenesí. Una novela en la que la premisa se desarrolla tan magníficamente que envuelve a los protagonistas de la trama y reclama su propia importancia. Simplemente sensacional.

A pesar de mis reparos iniciales, Embassytown ha resultado una lectura sorprendente, adictiva como un “Droga-Dios”, inteligente y gratificante.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. DIAL H: delicias delirantes. | La Isla de las Cabezas Cortadas
  2. Crítica, La Llegada. - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*