RESURRECTION FEST. Bailando bajo la lluvia.

El festival de Hardcore y Punk más divertido volvió a arrasar en las costas de Viveiro el pasado mes de Agosto y allí estuvimos disfrutando. Ahora hemos vuelto para contarlo.
Por Teresa Domingo.


REDFANG
Día 1. Jueves. Desbandada general.

Una vez superado el momento llegada, que se repite, como un ritual, año tras año: buscar la taquilla, conseguir las pulseras (que si yo pillé la entrada por internet, que no se quién va con entrada normal, esperad que la cola de prensa es lenta cual tortuga…) y montar las tiendas… ¡comienza el festival! Y, dado que a HUMMANO no llegábamos ni de coña, nos dedicamos a la tragedia de todo festivalero: cambiar el dinero de verdad por esos cartoncitos de los que depende tu subsistencia dentro del recinto. Y, acto seguido, a la ardua tarea de gastarlos, haciendo tiempo, mientras empezaba RED FANG. Uno de los grupos más reclamados esta edición. Un stoner potente que en directo suena como una apisonadora y que nos hizo dar saltos de alegría al ritmo de temazos como ‘Blood like Cream’ o el poderoso ‘Prehistoric Dog’. Un total de ocho temas que se hicieron cortísimos para un público que goza en un mosh pitt de lo más salvaje para ser un concierto de stoner.

Tras un momento de relax para coger aliento (los momentos en los festivales se cuentan por horas, un momento, una hora, y así) llega la hora del ritmo punk rock de AUTHORITY ZERO que nos devuelve el cuerpo de jolgorio típico de festival, con su punk rock agitado, pero que, por desgracia, se acaba rápido,  y hordas de heavys invaden el césped para ver a MEGADETH. Por lo visto la edad se nota y no dieron el espectáculo que se esperaba, así que sólo puedo sentirlo por los asistentes, ya que este cabeza de cartel no tenía interés para mí. No como IGNITE, que reventaron por segunda vez los altavoces del Resu con su hardcore punk, tocando a unas inmerecidas tres menos cuarto de la madrugada.

Día 2. Viernes. Grupos, grupos y más grupos.

unnamed (1)Casi sin lavarnos la cara nos partimos la ídem en el concierto de ANAL HARD, un grupazo de El Masnou, Barcelona, que transmite el auténtico espíritu de este festival. Hardcore con todas las letras. Letras con mensaje hardcore. Y producto nacional bruto, brutísimo. Los que se acordaron del artífice de todo, el gran Melchor,  de aquí, y relegados a abrir festival  a las dos de la tarde del segundo día. Un poco feo.

Aquí voy a hacer un inciso: Señores organizadores del Resurrection Fest, está muy bien que no se pise casi ningùn concierto con otro, pero para una buena salud, sobre todo mental, de los asistentes, el descanso y el alimento es primordial, y no podemos acostarnos más allá de las cuatro de la mañana y estar a tope a las dos de la tarde hasta las cuatro de la mañana, otra vez, y así los tres días. NO DA TIEMPO.

Así nos pasó, que tuvimos que perdernos varios grupos incluidos ANGELUS APÁTRIDA O LOOKING FOR AN ANSWER, para poder sobrevivir a tanto jaleo, pero que, una vez repuestas las fuerzas, no nos detuvo, y a media tarde comenzamos con GBH, auténtico “english street punk” que pudimos disfrutar con unas cervecitas al solete, una mezcla que hizo que el ambiente festivalero se apoderase  de nuevo de nosotros. Los considerados pioneros del hardcore punk arrasaron con todo al ritmo de ‘Gimme fire’, y vaya si ardió. Ardió y lo dejó todo calentito para la fuerza de BANE. Yo no los conocía mucho, pero lo dieron todo. La pena es que, por muy grande que fuera su actuación, quedó difuminada por DOWN y su líder de masas Phil Anselmo. Apártense que llegan los adultos. Qué potencia de sonido. Qué derroche de experiencia en escenarios. Qué borrachera, que recordaba a los tiempos de PANTERA. Esa voz si que es fuerza y contundencia… no como la de Fat Mike, líder de NOFX, y que tocaron después. No, no era un cuchillo eso que volaba. Vale que NOFX son míticos, que llevamos toda la vida cantando ‘Don´t call me white’ y todo lo que queráis, pero si estuvisteis en el mismo concierto del año pasado, protagonizado por BAD RELIGION no tengo nada más que añadir. NOFX eran, son y serán los eternos segundones.

unnamedY para finalizar, mientras cenábamos, muy tarde, vimos, así de lejos, a WATAIN. Como para no verlos. Con ese afán de desmontar la decoración del patrocinador del escenario, ese despliegue pirotécnico y esos maquillajes… Atención que Radio Cocotero ha regresado de Viveiro con un secreto a voces: eran tan fastuosos, que hasta Phil Anselmo quería salir a cantar con ellos. Bueno no, a cantar no, a colocar un gato disecado en el centro del escenario “que les pegaba mucho con la estética”. Ante la negativa del manager y los de seguridad, Phil se dedicó a patear el backstage y a seguir con su intoxicación etílica por ahí. ¿De dónde sacaría este hombre un gato disecado?

Aquí acabó nuestro segundo día, sin mirar atrás, porque dejábamos por ver a SICK OF IT ALL. En el fondo no pasa nada porque los he visto un par de veces, una también en el Resu, pero da un poco de coraje no corear ‘Step Down’ o ‘Scratch the Surface”. Tampoco vimos a DISPLAY OF POWER, que al fin y al cabo son versiones de temas de Pantera, pero en un festival siempre mola cantar a grito pelado los clásicos, pero queríamos ser personas y no despojos humanos el último día, así que teníamos que retirarnos a nuestros aposentos campestres, que empezaba todo de nuevo a la una y media de la tarde.

Día 3. Sábado. El Diluvio Universal.

El día se presentaba negro, turbonegro. Y ya el primer concierto lo vimos pasados por agua. TRALLERY, una banda mallorquina, en la que todo el peso lo lleva el bajista, y no solo en el “pelaso” que gasta. Es el cantante y el que se marca unos solos de escándalo con un bajo que aporrea y rasga con tres dedos. Unos máquinas, los chavales. Por suerte tocaban en la carpa, porque era el primer grupo del día e inundaciones varias comenzaban a hacer su aparición en el recinto.

El mal tiempo, que no daba tregua ni una hora seguida, nos hizo cambiar a HAMLET por un pulpo gallego. Dicho así parece que somos muy injustos con la banda madrileña, pero somos vecinos, hemos crecido en sus conciertos y fuimos fieles agitadores de esta misma gira en la sala Glam de Madrid, se nos puede perdonar.

Con THE REAL McKENZIES se vivió The Real Fiesta bajo el agua y las penurias varias dieron comienzo. La verdad es que bailar temazos como ‘Drink some More’ y alguna versión clásica irlandesa, bajo la lluvia y con una birra en la mano, mientras ves a una banda de punk vestida con kilts sin gallumbos debajo (ya se encargan ellos de que quede claro que no los llevan) suena divertido. Es muy divertido. Pero no tiene pinta de parar de llover. Y quedan muchas horas por delante. Lloviendo.

Cada vez truena con más fuerza y para cuando empieza lo bueno, les toca a CONVERGE y a DISCHARGE, lluvias torrenciales caen sobre nuestras cabezas. Todos nos apiñamos en el poco espacio cubierto que albergan las carpas que hay por el recinto e intentamos ver los conciertos como podemos, pero poco se puede hacer por disfrutarlos como se debe. Algunos valientes borrachos que saltan y bailan la auténtica danza de la lluvia, desperdigados por la explanada, sin temer a una pulmonía, ni a una baja laboral , parecen pasarlo bien. Anécdotas de charcos de dimensiones desorbitadas, zapatillas atrapadas en el barro, gente desaparecida en arenas movedizas… Bueno, esto último no, pero faltó poco.

Con la lluvia dando treguas de apenas cuarto de hora, no hay manera de disfrutar en condiciones de un festival, pero aún queda TURBONEGRO, que hizo gozar a los fans del glam rock bajo la lluvia, tocando temones como ‘All my friends are dead’ o ‘I got a Knife’ meneando a todo el mundo y clausurando el festival para la mayoría de la gente.

Personalmente no me dió mucha pena perderme a LAGWAGON, porque, aunque son otros de los que llevan toda la vida sonando en mis auriculares, hay que reconocer que, de todos los grupos de hardcore melódico que lo petaban en aquella época, eran los más tristes. Lo que vino después debió ser el desierto de agua, pues creo que todos estábamos agazapados en nuestras tiendas rezando para que no nos tocase levantar el campamento bajo la misma manta de agua. Espero que los que quedasen para ver a GIGATRON se encuentren bien.

Día 4. Domingo. Reflexiones.

Y hago estas reflexiones con conocimiento de causa.

Lo primero siempre felicitar a la organización. Exceptuando que no había donde meterse bajo la lluvia, es un festival con espacio de sobra, y bien organizado. Donde está todo pensado y cuadrado para que puedas disfrutar de todos los grupos, pero personalmente creo que empieza a ser demasiado extenso para tres días y para lo que este festival era en sus inicios.

Tras nueve ediciones asistiendo al Resurrection Fest, puedo decir que es un festival que aparentemente crece positivamente, pero que, personalmente no me parece que mejore. Mantiene las comodidades que siempre ha ofrecido, cada vez más a lo grande, pero está perdiendo su esencia. El encanto del Resu era pasar tres días en la playa, comiendo deliciosamente bien en los bares de la zona antigua y pasando la tarde en conciertazos de Hardcore y Punk, rodeada de camisetas, tatuajes, pantalones caídos y gorras planas. Todos estos años hemos esperado el Resu como un auténtico evento que no sólo se desarrollaba dentro del recinto, y por ese concepto por el que apostó el anterior alcalde de Viveiro, donde todo el pueblo participaba y nos acogía encantado. Eso nera era lo que me ha hecho volver una y otra vez, sin falta. Este año lo he vivido como un festival más, muy chulo y muy bien organizado, pero un festival al fin y al cabo.

Crecer no significa traer grupos y grupos de metaleo que están en todos los festivales. Esto no es el Hell Fest, señores, esto es el Resurrection Fest y se distinguía por ser un festival diferente, exclusivo y referente del panorama Hardcore. Era EL festival de Hardcore español. Repito, y con esto ya concluyo, para Hell Fest, ya tenemos el Hell Fest, no necesitamos otro, aunque de más dinero. El refrán dice que la avaricia rompe el saco, ¿no? Pues eso. Que se lo cuenten al difunto Festimad.

Aun así, estaremos atentos a las noticias de la próxima edición, a ver cómo se presenta el decimo aniversario, ya que este año los grupos se deciden según lo que vote la gente en internet. Vaya… ¿no os suena este “novedoso” sistema?

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 153 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*