ROCKETO. El Ulises de Espinosa.

Rocketo es uno de esos cómics que pertenece al selecto grupo de las obras más raras y personales del medio. Todo un universo de aventuras salido de la mente de Frank Espinosa, un maestro de la animación que ha pasado demasiado desapercibido para el gran público.

Por Joe Runner.

¿A quién no le gustan las aventuras? No es una pregunta retórica. Estoy seguro de que existe algún tipo de ser humano al que le encante quedarse tranquilito en su zona de confort, que no sueña con mundos alternativos en los que pasan cosas apasionantes y peligrosas continuamente y que vive encantado con su situación, sea cual sea esta. En cierta manera todos tenemos un punto de conservadores temerosos de alguna deidad onanista que sigue masturbándose pensando en la puta maravilla que ha creado y nos contentamos con la mierda que nos rodea. Pero siempre llega un momento en el que necesitamos volar, imaginar, crear, creer, intentar, ver o hacer algo totalmente fuera de nuestros esquemas habituales. Aunque seas un parado de la vida. La típica persona que se queda quieta cuando escucha música o le es totalmente indiferente cualquier tipo de arte. Hasta esos infraseres tienen algún momento de desahogo en el que dejarse llevar por la situación y olvidarse de todo lo presuntamente establecido. Como si fuéramos malditas máquinas programadas para una sola función y decidiéramos que ya no más o, al menos, no durante un corto período de tiempo. Si existe alguien incapaz de revelarse, entonces jamás le recomendaría Rocketo. Lo siento, no es para ti. Sigue rascando…

Porque este cómic es un viaje a otro universo lleno de todo lo que necesitamos o ansiamos en el fondo de nuestros corazones. Ese toque de luz y color que anhela nuestra alma cuando nos despertamos más poéticos y románticos que Bécquer. Y es que los periplos de Rocketo Garrison nos transportan a un sinfín de aventuras con seres extraños, culturas totalmente desconocidas por el hombre y acción a raudales con seres que quitarían el hipo al mismísimo Aquiles. Nos hallamos ante un mundo inexplorado, que ha sufrido un sinfín de cambios tanto en su geografía como en su naturaleza y la única forma de conocerlo es adentrarse en sus mares o cielos y aventurarse a explorar aquellos lugares de los que nadie ha regresado jamás. Pronto nos explican que, tras el gran cataclismo, muchos seres vivos fueron creados especialmente para sanar un enfermo y fragmentado planeta y que los encargados de abrir los ojos al resto sobre el conocimiento de las nuevas tierras son los cartógrafos, como es el caso de nuestro protagonista.

Pero su vida no será un camino de rosas. Durante el principio de la obra nos damos cuenta de que todo se trata de una retrospectiva sobre el hombre que cambiaría la forma de explorar a través de su mundo, heredero de una larga estirpe de famosos cartógrafos e hijo de una famosa princesa. De hecho, Frank Espinosa y Marie Taylor se centran en unos aparatos que cuentan las historias de cada lugar de un mapa virtual en forma de holograma, haciendo constancia de una infancia y juventud digna de un auténtico héroe y aventurero. Las similitudes con la obra de Homero realmente son mínimas, pero la cantidad de aventuras locas e imaginativas, que no dejan un solo segundo para el respiro, son más que suficientes para encumbrar al personaje de Rocketo entre los grandes clásicos. Además el guionista se apoya en un corto elenco de secundarios geniales, tan distintos como necesarios, que consiguen lograr hacer el equipo perfecto para enfrentarse a cualquier tipo de adversidad, ya sea a las bravas o la épica. Se nota que Espinosa viene de vuelta en esto de crear historias y en este primero tomo nos enseña la primera parte del viaje al Mar Oculto, dejando claro que podría tirarse durante años contándonos una cantidad ingente de aventuras de nuestro protagonista, dado la vastedad del mapa que nos presenta en un principio.

Lo más destacable de sus personajes es que son una gama muy amplia de grises, dándoles de esta forma mayor credibilidad a la personalidad de cada uno de ellos, en especial la de Spiro, el eterno compinche de nuestro protagonista que tiene más de pirata y sabandija que otra cosa, pese a poseer un buen corazón en el fondo. Pero todo esto gana todavía más fuerza cuando nos encontramos ante el arte de un Espinosa desatado, con un estilo abocetado lleno de muchos juegos de luz, muy al estilo de Oeming o Tartakovsky, pero con un encanto diferente al colorearse él mismo. La verdad es que hace unos años pude ojear uno de los cómics americanos y me quedé con las ganas de poder leerlo del todo, atraído principalmente por su dibujo. Es más, si bien se encarga de crear una personalidad totalmente diferenciada de cada uno de sus personajes, lo mismo pasa con el físico de cada uno de ellos. Pero no solo eso, cada monstruo, barco, robot gigante, isla animada o cachivache tiene su propia identidad y encanto que los hacen únicos e inconfundibles con el resto. Espinosa y Taylor han sabido crear un universo totalmente nuevo y lleno de peligros que ahora pertenecen a un gran colectivo y todo gracias a la magia del noveno arte. Yo no lo sabía, pero Rocketo Garrison es uno de mis aventureros favoritos de toda la historia. Así, a lo tonto.

En cuanto a la versión española de la obra, hay noticias agridulces. Más que nada porque sólo gozamos del primer tomo recopilatorio, dejándonos a mitad de una aventura que necesita ser terminada de una manera u otra. Comprendo que Aleta Ediciones sólo trajese el primer tomo, como prueba a la reacción que tendría con el público español y según las ventas que tuviese, pues ya editarían la segunda y última parte de la historia. Quizá haya sido falta de visibilidad o publicidad, pero lo cierto es que pertenece a ese selecto grupo de cómics especiales que todo amante del noveno arte debería tener en su casa y echarle un ojo de vez en cuando, para refrescarse el recuerdo de esta aventura tan bonita y entretenida que no entiende de edades ni gustos. Pero que, definitivamente, nos gustará a aquellos que no les gusta soñar con mundos alternativos, en el que cualquier cosa puede ser real. Pobrecillos…

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Joe Runner 26 Articles
Cuenta la leyenda que un zhéroe entró en una isla llena de cabezas cortadas...

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*