Sacred 3: Golpear, avanzar, machacar. Repetir.

Sacred 3 recupera la diversión de la vieja escuela.

Por Chema Mansilla

La saga Sacred sabe lo que se hace. Casi en un segundo plano, tal vez a la sombra de grandes títulos y lanzamientos, ha conseguido una legión de fans fieles que han encontrado en sus títulos el nivel de diversión que otras sagas, con más artificio, no han sabido conseguir. Con distintos personajes, cada uno con sus peculiaridades, Sacred 3 exprime la jugabilidad al máximo. Simplemente avanza y aprieta botones a lo loco, explora enormes escenarios, no dejes títere con cabeza y haz morder el polvo a enormes enemigos finales. Sólo o con amigos. La gente de Deep silver sabe que a veces menos en más, y que en ocasiones hay gente que sólo quiere ver el mundo arder apretar botones como si no hubiera un mañana. Y es que la mecánica del juego consiste en eso: avanzar, machacar y sobrevivir para llegar al siguiente nivel. ¿Repetitivo? Sí. Pero también muy divertido. Por algo el género ha sobrevivido durante casi treinta años sin apenas modificaciones. en este caso las novedades, aunque pocas, son interesantes. Técnicamente el juego no es deslumbrante, pero permite tener la pantalla llena de enemigos y efectos. O que podamos jugar con los amigos sin tenerlos sentados al lado en el sofá. y además, el siempre encantador momento de elegir entre bárbaro, mago, acróbata o caballero. Ya sabéis a qué me refiero, y si no, es que eres muy joven (y yo muy viejo).

Todo tiene un momento y un lugar. A veces te apetece perderte explorando grandes mundos, recogiendo florecillas y dedicando una tarde tu vida (virtual y de la otra) a subir un nivel. En otro momento a lo mejor lo que te pide el cuerpo es ponerte delante de la consola gritando como un macaco en celo con un uñero y ver como en una tarde exploras mazmorras, vences a una banda de piratas, recuperar un artefacto de perdido de un clan de goblins y de paso, subes los niveles suficientes como para poder tener una armadura bien chula llena de pincho dorados, una espada de fuego y una magia de esas que limpia la pantalla de enemigos con sólo pulsar un botón. Sacred 3 es eso. diversión para un jugador casual, que no piensa dedicarle muchas horas de su vida a un sólo título. Pero también es un juego para un público más hardcore que con los niveles de dificultad más altos que ofrece el juego pueda recuperar aquellos recuerdos gastando monedas de cinco duros en las recreativas.

Sigue a @ChemaMansilla en Twitter: @ChemaMansilla

 

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*