Entrevista George R. R. Martin: Se acerca el invierno, pero despacito

El día que conocí a George R. R. Martin llevaba unos tirantes con unos dibujos de llamas, y todos los elementos que le caracterizan: ropa oscura, la gorra marinera, gafas y una sonrisa tímida y simpática. Pero lo primero que pensé al estrecharle la mano antes de hacerle la entrevista fue: «tiene los bracitos muy cortos». Imagino que no es lo que la gente suele pensar cuando conoce a uno de los grandes genios literarios de su época.
Por Chema Mansilla.

Como lector de «Canción de Hielo y Fuego” desde 2002, uno lo primero que hace al estrechar la mano de Martin es escrutar si evidencia algún signo de enfermedad. De desfallecimiento.  Pero más allá del cansancio acumulado por el viaje desde Estados Unidos (y su asistencia a la Comic Con), el viaje hasta Avilés (para asistir al Celsius 232) y los estragos producidos por el buen comer de la zona, Martin se encuentra perfectamente. El próximo libro no peligra, terminará de escribir la saga. Estará muy contento de hacerlo, pero ocurrirá cuando ocurra. Se tomará todo el tiempo que necesite. Y ese es un principio que parece seguir a rajatabla.

Hay tres cosas que llaman poderosamente la atención cuando hablas con George R. R. Martin. La primera es que es un hombre que se toma las cosas con calma. Con una calma reflexiva con la que parece tomarse todo. Porque cuando a Martin le hacen una pregunta (que no sea “¿quién es tu personaje preferido de «Canción de Hielo y Fuego», que ya responde de forma automática y casi de carrerilla) se toma su tiempo. Unos instantes antes de contestar, después, contestando. Porque Martin no te da una respuesta, te la razona. Y eso es más interesante que la respuesta en sí.

Lo segundo,  es que es un veterano que, si no se las sabe ya todas, se las sabe casi todas. Este escritor y guionista también ha sido profesor (aunque brevemente) de periodismo, así que tiene tablas.

La tercera, que es un tipo terriblemente normal. En una entrevista es difícil sacarle una gran frase llamativa para un titular. Lo que dice es siempre de lo más razonable.

En todas partes se te compara con Tolkien, de quien has dicho que lo consideras un referente para tu obra, ¿qué sientes cuando tu obra se compara con un hito histórico de la literatura como es El Señor de los Anillos?
Tolkien es una referencia histórica y fundamental, no sólo de la literatura de género, si no de la literatura en general. Creo que lo leí por primera vez con trece años, y desde entonces siempre ha sido una gran influencia. Todavía leo El Señor de los Anillos todos los años. Es un gran honor, evidentemente, salvando las distancias.
“Canción de Hielo y Fuego” es todo un referente moderno para la cultura pop. En los últimos años se le hacen constantes referencias en series de TV, películas… Incluso una entradilla de Los Simpson y en Bing Bang Theory se peude ver la espada de Jon Nieve colgando en una de las paredes del apartamento. ¿Imaginas que dentro de cincuenta años tus libros serán un referente cultural como la obra de Tolkien?
Me encantaría. Cuando alguien escribe algo así lo hace pensando en que perdure. Imagino que cualquier creador hace su obra con esa idea en mente.
¿Te gustaría que otros autores escribieran sobre Westeros y su historia, como ocurre con Star Wars, tantos años después de su creación original? Ya hay historias deribadas de los libros que sirven de eje para videojuegos.
Bueno, actualmente hay muchas adaptaciones de la saga, pero realmente no estoy íntimamente relacionado con ellas. Mi trabajo son los libros, y me encanta poder colaborar con la serie. He escrito algunas historias y guiones que forman parte de la historia de Poniente, pero realmente no forman parte de mi obra. Pero es divertido que la gente, en juegos de mesa o en sus propias historias participe con su imaginación.
¿Cómo ha afectado el éxito de Canción de Hielo y Fuego al resto de tus libros anteriores?
Realmente ha ayudado ha que las editoriales reediten mis libros anteriores, no sé qué cifras de ventas tendrán. Esa pregunta debería respondértela el editor de cada país, Alejo en este caso. Bueno, imagino que no se venden tan bien como Hielo y Fuego, que son un gran éxito, pero imagino que sí.
A parte de los camiones llenos de dinero aparcados delante de tu puerta que has mencionado en otras entrevistas, ¿Qué es lo que más te gusta de la notoriedad que has adquirido?
Poder viajar, conocer sitios y gente. Es muy cansado, y algunas veces las giras son agotadoras, pero realmente es fantástico conocer a fans de todo el mundo, que son gente realmente estupenda y agradable. Pero viajar es la mejor parte, conocer los paisajes y la historia de otros lugares. También me sirve para documentarme.
¿Te gusta que los fans te reconozcan por la calle o preferías el anonimato?
La mayoría de mis fans son gente muy agradable y entusiasta. Pero a veces se hace algo desagradable. En mi vuelo hacia Madrid (desde la Cómic Con) dos viajeros me han reconocido y me han pedido que les firmara sus libros. Yo simplemente estaba esperando que me apareciera mi maleta en la cinta de equipajes, pero bueno… Es la parte más incómoda. Yo vivo en Nuevo Méjico, y en la misma ciudad vive Cormac McCarthy (No es país para viejos, La carretera) que es un escritor realmente extraordinario, y no sé cómo es, no le he visto nunca y eso que es un escritor muy famoso. Pero yo no puedo ir a la farmacia, digamos a seis manzanas de mi casa, por ejemplo, a comprar unas aspirinas, sin que me paren dos o tres veces…
En 2008 prometiste volver a Asturias, y tienes por delante un par de días difíciles visitando otras ciudades como Madrid y Barcelona. ¿Qué es lo que más te ha gustado de España? España no suele recibir a muchos escritores de fantasía y tú ya has venido cuatro veces. ¿Qué hay entre tú y España?
Muchas cosas, la gente, la comida… Pero en especial, que las cosas aquí son muy diferentes. Voy a muchas convenciones, a sesiones de firmas, a lecturas de mis libros y a encuentros con lectores, pero no he estado nunca en un sitio como la Semana Negra de Gijón. Es algo único en el mundo. Yo podía estar en mi stand firmando, y al terminar, reunirme con un grupo de escritores de ciencia ficción del antíguo bloque soviético, que hablaban sobre larelación de Lem con las situaciones económicas actuales. Y luego estar tranquilamente en un bar tomando algo con otros autores de todo el mundo. Eso es algo único.
Cuando empezaste a escribir tus libros, ¿tenías algún casting en tu mente para los personajes?. ¿Pensaste, “éste será como Robert DeNiro, o aquel sería como John Wayne”?
Empencé a escribir la saga hace muchos años, y no tenía nada en mente porque realmente lo que estaba haciendo era huir de Hollywood y sus constricciones. Cuando las productoras empezaron a tantearme para adaptar la saga se comentaron algunos nombres, pero supongo que ahora todos son demasiado mayores para los papeles que se había pensado para ellos. Realmente no era algo que me preocupara.
¿De qué novela, de todas las que has leído, te gustaría ser un personaje?
¿Y de las que has escrito?
Es una pregunta interesante. Soy un gran admirador de William Faulkner, así que imagino que alguno de sus personajes que acaban muertos… Jejeje. Me encantaría ser un personaje de Fawkner.
¿Qué episodio escribirás en la próxima temporada de Juego de Tronos?
No sé si será el octavo o el décimo. No lo recuerdo, será “tormentas de Otoño”. no puedo decir nada, pero… Bueno, será en otoño, y habrá tormentas.
Para terminar, ¿Serías capaz de resumir Canción de Hielo y fuego en una frase?,
¿De qué va Canción de Hielo y Fuego?, ¿De poder?, ¿De venganza?, ¿De cuervos que vuelan de un lado a otro llevando mensajes?
Supongo que un poco de todo. Tiene poder, y venganza. Tiene un poco de todo. Creo que es sobre las personas. Sobre lo que nos hace humanos.
¿Serías capaz de resumir Canción de Hielo y Fuego en una palabra?
Laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga.

Llega un punto en el que parece que todo lo que se puede preguntar sobre su mayor y más reciente éxito, Canción de Hielo y Fuego, ha sido respondido. Así que lo mejor que puede hacer uno es atacar a Martin “off the record”. Enterarse de pequeños detalles. Estaría feo llamarlo «marujeo», de modo que lo definiremos como «sana curiosidad». y también sería una descortesía profesional entrar en detalles, pero charlando con él (y su señora esposa, una persona hecha completamente de ternura) te enteras de que está a dieta, y que lo lleva con estoicismo; o de que realmente no ha probado la empanada de lamprea y que hacerlo le parece una idea repulsiva. Lo que se dice, un tipo normal.

¿Un tipo normal a pesar de la cantidad de dinero que está ganado, gracias al éxito internacional del libro y de la serie de la HBO? Pues sí, un tipo normal. Un señor que vive de escribir y que recuerda sin rubor sus inicios profesionales, cuando no tenía dinero ni para comprar cinta para la máquina de escribir. Seguramente por eso sigue siendo un tipo normal, a pesar de «los camiones de dineros aparcados delante de la puerta de su casa». O de que no pueda bajar a la farmacia a un par de calles de su domicilio sin que le pare ningún fan. Y Martin siempre es amable con los fans.

Sabe que si ahora no tiene que preocuparse por el dinero es gracias a ellos. Y les está agradecido, aunque reconoce que a veces es tedioso, y que algunos lectores se muestran especialmente entusiastas. O incluso agresivos. Ilustra este momento contando la anécdota de un lector que durante un evento le reprochó, de manera muy explícita y de malas maneras, que estuviera asistiendo a aquel evento en lugar de estar en su casa escribiendo. Pero tranquilos, lectores de «Canción de Hielo y Fuego», George escribe de manera constante, ya tiene tres mil páginas de manuscrito del próximo libro y cuida de su salud. Dejad que el hombre haga su vida.

George R. R. Martin atendiendo a los fans durante la espicha de la pasada Asturcon de Avilés

Según pasa el tiempo y Martin habla de una cosa y otra, descubres que es un lector voraz. Es un adicto a la narrativa histórica, que es una gran fuente de ideas para sus historias. Toma de aquí y de allí para luego desarrollar sus tramas. Pero la gran revelación está por llegar: es un gran admirador de Faulkner. Y es el momento en el que al lector de «Canción de Hielo y Fuego» se le enciende la bombilla de dibujos animados sobre la cabeza. O al menos, «Canción de Hielo y Fuego» que ha leído a Faulkner, porque toda la rudeza de los personajes, los monólogos y los diferentes narradores están ya ahí. Así que como entrevistador uno acaba de reconocer a un George R. R. Martin que no conocía y que no aparece en su entrada de la Wikipedia.

De propina, el lector de Martin se lleva un regalo. Este señor lleva escribiendo desde desde los años setenta del pasado siglo: ¿Cuántos libros suyos NO he leído?

Mientras termina de llegar el invierno, podría ir leyendo alguno, ¿no?

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

2 comentarios en Entrevista George R. R. Martin: Se acerca el invierno, pero despacito

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. WILD CARDS de George R.R. Martin en Español para marzo | La Isla de las Cabezas Cortadas
  2. Amor al Celsius 232 | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*