SERIES INFANTILES DE CALIDAD

The Leftovers, The Handmaid’s Tale, Taboo, Juego de tronos… El entretenimiento parece haber abandonado las series. Ya no vemos los nuevos capítulos con ilusión, si no con morbo y miedo a lo que les pueda pasar a nuestros personajes favoritos. Esta no es manera de vivir. Para solucionarlo, echamos un vistazo a 5 series infantiles que, siendo muy entretenidas, también tratan temas adultos, maduros y complicados.

Andrés R. Paredes

David Foster Wallace (autor de “Consider The Lobster” y “La broma infinita”) opinaba que los chistes eran un vehículo casi perfecto para reflexionar sobre las grandes cuestiones de la vida. Planteaban preguntas importantes con respuestas ingeniosas que obligaban a los que escuchaban estas preguntas a devanarse los sesos, para al final respirar aliviados con las respuestas simples y casi absurdas. Por supuesto, la semilla de una pregunta compleja queda ahí, anclada para siempre en el subconsciente, y tarde o temprano volvían. Creo firmemente, que lo mismo ocurre con las series infantiles. Al menos desde la aparición (hace ya casi diez años) de Adventure Time.

Ah, la mágica tierra de Oooo. Cuando la serie comenzó a emitirse en Boing una especie de bomba estalló en la mente de todos los post-adolescentes-Millenials-cínicos-que-no-querían-serlo. La creación de Pendleton Ward tenía casi casi de todo. Humor absurdo, amistad, canciones, un perro que se deformaba a voluntad, villanos y un héroe. Por supuesto, la historia continuó creciendo y ahora, casi 9 temporadas después la bola ha crecido y se ha convertido e un universo complejo, con sus dioses, seres interdimensionales, problemas paterno-filiales y tramas amorosas.

Y quizá sea esto lo que haya que agradecerle a Adventure Time por encima de todo. La serie protagonizada por Finn y Jake abrió la puerta para un nuevo tipo de ficción infantil, una abierta también a los adultos. El Lych, la compleja relación de Finn con su pasado, las ideas sobre el cosmos basto e infinito… todo ello ha permitido a cadenas como Disney XD y Cartoon Network a crear series que van a caballo entre lo infantil y lo maduro, lo complejo y lo simple. Que plantean preguntas complejas y dan respuestas simples. A continuación, una lista de las 5 mejores.

GRAVITY FALLS

Dipper y Mabel Pines pasan el verano en compañía de su tío abuelo Stan en el fantástico parque natural de Gravity Falls, Ohio. Y aquí acaba todo lo normal. Gravity Falls trata sobre misterios paranormales, gnomos, poderes mágicos y extraños diarios. La serie creada por Alex Hirsch tan sólo duró dos temporadas y abarca un único verano en la reserva natural. Pero menudo verano. La serie no sólo cuenta con algunas de las historias más entretenidas que nos podemos echar a la cara, si no también con una trama de fondo compleja y maravillosa, que se va desarrollando desde el minuto uno. Y esto va completamente en serio.

Para documentarme sobre las series de las que estoy escribiendo ahora me he visto repasando algunos capítulos sueltos de cada una de ellas. Y Gravity Falls puede que sea la serie que más gana con cada revisionado. Porque hay algo que la serie hace con mano maestra: Foreshadowing. A lo largo de toda la primera temporada se construye una mitología, un mundo único y maravilloso que no sólo está ahí para ser bonito, si no que funciona como piezas de un puzzle mucho más grande. Repasar cualquier capítulo de Gravity Falls una vez acabada la serie es como descubrir cómo resolver una fase de Portal, no paras de pensar “¡Que imbécil soy, como no lo he visto antes!”.

Y que conste que en muchas ocasiones no es tan sencillo verlo todo. La serie incluyó en su segunda temporada una serie de códigos, mensajes ocultos y trampas que predecían las catástrofes que estaban a punto de tener lugar en la pequeña población. Y todos estos males vienen de la mano de uno de los villanos más carismáticos y terribles que nos han dado la ficción infantil (y la ficción en general) en toda la historia: Bill Cypher. Pero me imagino que querréis verla, así que mejor os dejo con la intriga para que le deis una oportunidad y pasamos a otra serie un poco más compleja en trama (que no en estructura).

STEVEN UNIVERSE

No hay otra serie como Steven Universe. Esta es una de esas frases que los que escribimos tenemos prohibido utilizar. No dice nada, no aporta nada nuevo. Pero es que en este caso es totalmente cierto. Rebeca Sugar creó una serie para Cartoon Network que se atreve a ir más allá de todo lo conocido hasta el momento y tratar temas que hace 10 años ni se les habría pasado por la cabeza tratar a cualquier guionistas.

Nos encontramos en el pequeño pueblo de Beach City, en el que habita el joven Steven Universe. Pero Steven no es un niño normal. Es entrenado a diario por las Gemas, un grupo de alienígenas que protegen la tierra. Steven es una especie de híbrido humano/gema, su madre murió para darle vida. Si todo esto se os hace un poco confuso, esperad que hay más. Steven Universe es una de las series más abiertas en cuanto a sexualidad, las consecuencias de la guerra y el amor que hay ahora mismo en emisión. Está completamente llena de personajes que rebosan vida y amor de todo tipo, y en ningún caso con morbo o deseo de ser extravagantes.

Lo realmente sorprendente de Steven Universe es como crece su escala sin perder el foco en lo realmente importante. He aquí un ejemplo: En el primer capítulo de la serie el protagonista cree que sus poderes aparecen cuando come una especie de sandwiches con forma de gato. En el finale de la tercera temporada, Steven tiene que tomar la terrorífica decisión de si cree necesario matar a las Gemas enemigas en la guerra abierta o simplemente dejarlas durmientes, esperando encontrar alguna manera de hacerlas entrar en razón. Pasamos de una comedia infantil (con una Banda sonora espectacular) a una narración épica sobre los peligros de la guerra y el miedo.

EL ASOMBROSO MUNDO DE GUMBALL

Este artículo estaba programado para salir la semana pasada. Pero en un caso clásico de incompetencia por mi parte, borré las 2000 palabras que tenía escritas. Si me encontrara en un capítulo de el asombroso mundo de Gumball, la secuencia de acontecimientos sería: Llorar. Poner voces. Una cara graciosa. Plantearme afrontar las cosas de una manera madura. Negarme a crecer y simplemente pasar a hacer lo más loco que se me podría ocurrir; véase clavarme un Usb en el ombligo y conectarme al ordenador, donde viviría una aventura a toda velocidad mientras el antivirus trata de matarme y encuentro el archivo perdido. Por desgracia, no vivo en el asombroso mundo de Gumball.

Estamos hablando de una serie que no sólo es la más loca que nos encontraremos en esta lista, también es una auténtica locura de la animación. Gumball (un gato) y su hermano Darwin (un pez naranja) son dos de los habitantes de la ecléctica, loca y básicamente absurda ciudad de Elmore. Entre sus habitantes están un plátano diseñado con animación stop motion, un dinosaurio en 3D, un chimpancé con muy malas pulgas, un fantasma, y un mentón. Si. Un mentón. La genialidad del diseño de personajes de la serie, sumado a lo loco de sus tramas sólo es  superado por la soberbia animación con la que está desarrollada la serie. Cualquier capítulo es un ejemplo fantástico de movimiento, color y básicamente magia.

Gumball está basicamente loca. Esa es su mayor virtud y quizá su mayor defecto. O al menos sería un defecto si quisiéramos ver como un defecto que una serie con todo este potencial de animación e historias no se atreviera a ser algo más. Pero, personalmente, creo que Gumball está bastante bien donde está. Se conforma con ser una de esas series taradas llenas de colores y chistes constantes y geniales (y a veces muy infantiles) que de vez en cuando necesitamos para reírnos y desconectar.

STAR VERSUS THE FORCES OF EVIL

La última serie en apuntarse al carro de los temas maduros es algo así como el Summum de todo lo explicado hasta ahora. La nueva serie de Disney XD es una maravilla de la animación, y cada uno de sus capítulos es divertido, emocionante, enternecedor y tiene cachorros que lanzan rayos láser por los ojos.

Sin alcanzar los grados de complejidad de ninguna de las series antes comentadas, Star trata sobre Star Butterfly, una princesa del mundo mágico de Mewni que tiene que viajar a la tierra para aprender a controlar sus nuevos poderes adquiridos gracias a una varita mágica familiar. Pero Star no es una princesa normal. Es una princesa guerrera, dispuesta a liarse a toñas con cualquiera que amenace la tierra, su ciudad, o a su mejor amigo, Marco Díaz. Star no es una protagonista normal, como podéis apreciar. Es una chica que con sus defectos y virtudes se eleva por encima de su deber. Cumple mucho más allá de sus expectativas y vive llena de energía y alegría.

Y por otro lado está la trama general. Sin alcanzar las problemáticas emocionales y las complejidades de Steven Universe o Gravity Falls, Star VS the forces of Evil se apoya en sus personajes para evolucionar la trama de una forma fantástica. Ludo, antagonista de la primera temporada, pasa de ser un simple villano sin motivación a ser un auténtico monstruo en la segunda temporada tras tan sólo 20 minutos de capítulo. Star y Marco avanzan al mismo ritmo estableciendo un vínculo entre el uno y el otro bellísimo y complejo. El final de la segunda temporada plantea un futuro prometedor para la segunda mejor serie de animación que se ha hecho en los últimos años.

OVER THE GARDEN WALL

Porque lo mejor que se ha hecho en animación en años puede que sea esta breve serie de apenas diez capítulos para Cartoon Network. Por encima de Samurai Jack, si. La brevísima ficción creada por Patrick MacHale es uno de esos milagros a los que no estamos acostumbrados y de los que, cuanto menos sepamos antes de empezar a verla, mejor. Siendo rápido y breve, la serie trata sobre dos niños perdidos que intentan llegar a casa. Y es una adaptación sublime de un relato clásico (mejor no diré cual). Y es divertida, y es graciosa y es triste y da miedo.

Da miedo no sólo porque realmente hayan secuencias que darían pesadillas a cualquiera, también da miedo porque es tan endiabladamente buena, está tan bien planificada, es tan corta y tan satisfactoria, que lo peor que nos puede ocurrir al verla es que la acabemos. Por si esta cantidad de adjetivos no es suficiente para vosotros: incluye voces de John Cleese, Elijah Wood (Dios entre los dobladores de animación) y Christopher Lloyd, algunas de las canciones más pegadizas que escucharéis en vuestra vida y algunos detalles de humor absurdo que se quedarán para siempre anclados en la memoria.

MENCIONES ESPECIALES

Estas cinco series son sólo una pequeña muestra del gran trabajo que muchos profesionales están llevando a cabo en el campo de la animación infantil, pero podemos encontrar unos cuantos ejemplos más en series como: Regular Show, We Bare Bears, Clarence o Tito Yayo (Consejo: No veáis Tito Yayo solos. Tito Yayo os fundirá el cerebro).

1 comentario en SERIES INFANTILES DE CALIDAD

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*