Sleepy Hollow, la nueva serie de TV

El director de la saga cinematográfica Underworld lleva a la TV una versión actualizada de la leyenda de Sleepy Hollow. ¿Nos ha gustado el primer episodio?

Por Chema Mansilla

Cuando vi el trailer de esta nueva serie de Fox pensé: “mofetada”. Y el caso es que cuando uno ve el primer capítulo tiene que sí, que la serie es muy, muy mofeta. Pero como pasa con el porno japonés más bizarro, me han dicho, uno no puede dejar de mirar.

No sé cuánto quedará del relato original de Washington Irving, pero imagino que poco. Pero da un poco igual. Con esa base (que sospecho tampoco fue muy respetada por Tim burton en su momento) Len Wiseman se monta otra de sus góticas orgias de acción. Y a pesar de que la saga Underworld puede ser una tarjeta de presentación dudosa, hay que reconocer sus méritos y hallazgos, que los tiene. Y este primer episodio de Sleepy Hollow también.

Ichabod Crane, protagonista de la historia y némesis del famoso jinete sin cabeza, es en esta ocasión un espía de la corona Inglesa que durante la Guerra de Independencia norteamericana decide cambiar de bando y pasarse a las filas del general Washington para defender la libertad, la justicia, la tarta de manzana,  todo lo que es bonito en el mundo y bla, bla, bla… El caso es que durante una batalla se enfrenta cuerpo a cuerpo contra un enorme y temible mercenario inglés que parece salido de un remake de la Matanza de Texas. No es un gran spoiler decir que Ichabod gana el combate, decapitando al gigantón, pero pagando con su propia vida. Todo muy épico y lleno de barro gris, como se lleva ahora.

Así, de buenas a primeras, el bueno de Ichabod despierta en el Sleepy Hollow del Siglo XXI, sorprendido por el funcionamiento del elevalunas eléctrico de un coche, pero no por el coche en sí. El caso es que este tipo, científico, filósofo, espía y buen mozo, no sólo tiene un vozarrón acojonante, también tiene un montón de preguntas. Eso es lógico. Lo que ya chirría un poco es las respuesta las va a encontrar junto a la ayudante del Sheriff de turno, que cosas de la TV, no sólo es un investigador de la historia paranormal de la zona, si no que también fenece a manos de, no lo váis a ver venir, un enorme gigante decapitado con brillante casaca roja del ejército inglés.

Sin entrar en más detalles, para no reventarle las sorpresas a nadie, de por medio se van a cruzar aquelarres, sociedades secretas, los cuatro jinetes del Apocalípsis, el Demonio, traumas infantiles y autoridades policiales poco comprensivas. Todo aliñado con algunos efectos especiales muy buenos, otros no tantos y bastantes tiros.

La verdad es que me ha enganchado, porque, ¿qué va a hacer un frikazo como yo, ver el fútbol? Sleepy Hollow tiene todo lo que me gusta, por tener, tiene incluso el Sympathy For The Devil de los Stones por sintonía. Yo voy a seguir viéndola, así de mofeta soy.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Intelligence: Perdido en la red | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*