SOCIEDAD DE TIERRA 2. Lo de siempre, pero diferente.

Después de cinco años de idas y venidas, reboots y reinicios de todos los colores y sabores, aciertos y, sobretodo, errores sólo se puede sacar una constante en la editorial de DC Comics: Tierra 2. Un lugar en el que todo es ligeramente distinto, pero manteniendo una fórmula clásica.

Por Joe Runner.

Si no tuviésemos la manía de dividir los gustos personales en dos grupos como bien y mal, blanco y negro, Metallica y Megadeth o, en este caso, Marvel y DC, podríamos decir sin miedo de que nos tachen del bando contrario que la editorial afincada en Burbank ha parecido un pollo sin cabeza tras el evento de Flashpoint, allá por el 2011. Aquel mentado evento se basaba en una historia transcurrida en un universo alterno, en el que el Flash canónico intentaba arreglar un mundo que no era el suyo y que ni siquiera comprendía y todo esto cortesía de su némesis Eobard Thawne, el segundo Flash Reverso. Esto demostró que las realidades alternativas funcionan por el simple hecho de que no entran dentro de la trayectoria histórica de los personajes de la editorial, quedándose como versiones o “what if…” aceptados por los fans de todas las edades. El problema real llega cuando tiras por tierra todo lo realizado durante más de setenta años y pretendes fusionar varios sellos en uno, intentado de manera chustera que todo tenga algún tipo de cohesión. Pero eso ya es otra historia…

La idea de usar un evento en el que entrecruzar todos estos distintos universos volvió cuatro años después de lo anteriormente mencionado. En una acción desesperada de subsanar todos los errores cometidos en casi un lustro, Dan Didio y compañía anunciaron Convergence, un acontecimiento que mezclaría todos los teóricos aciertos y haría de criba editorial. Esta situación afectaría a todos los títulos de manera directa de una u otra forma, pero con Tierra 2 fue algo totalmente diferente. El primer número de la serie apareció en el famoso reinicio de los Nuevos 52 y, pese a ser el foco de infección de eventos como World’s End o la mentada Convergencia, sobrevivió a todos los grandes nombres de la parrilla deceíta de manera inclusive digna. Todo lo que comenzó en aquel ya lejano 2011 ha tenido repercusión y la serie ha ido evolucionando con todo lo sucedido, asimilando todos los vaivenes editoriales con el paso del tiempo y luciendo las cicatrices orgullosa, como si de trofeos de guerra se tratara.

De esta manera llegamos a Sociedad de Tierra 2, la evolución lógica y necesaria de un título que estaba condenado al fracaso desde el minuto uno de partido. Después de la guerra contra Apokolips, varias naves creadas por Terry Sloan saldrán al espacio en busca de otro planeta que reúna las condiciones para acoger vida humana. Pero cuando por fin encuentran un trozo de barro con las características necesarias, todas las naves se precipitan contra la superficie del globo, separando las diferentes embarcaciones por distintos puntos del planeta y causando miles de muertos. Casualmente, en cada una de estas arcas se tenemos a algún tipo de ser superpoderoso que sobrevivió a las acometidas de la cohorte de Darkseid, por lo que ya tenemos los cimientos básicos para crear ciudades como Nueva Gotham, Neópolis o Erebus. Es por ello que nos encontramos en un mundo nuevo, con ciudades que se expanden y crecen a la velocidad del sonido gracias a la avanzada tecnología y que están pobladas por unos temerosos seres humanos que han vivido un auténtico infierno.

Los que hayan leído algo anterior de Tierra 2 ya se puede hacer una idea de quiénes serán los protagonistas. Sin entrar en spoilers de las respectivas identidades secretas de cada uno, nos encontraremos con personajes como: Batman, Superman, Tornado Rojo, Míster Terrific o Johnny Sorrow, entre muchos otros. No ocultaré que siempre me han gustado los elseworlds, por lo que toda esta retahíla de héroes y villanos con un aspecto totalmente renovado (en la mayoría de los casos) y los nuevos alter ego me encantan. Y eso que el guión de Daniel H. Wilson es de manual, escribiendo una historia clásica de superhéroes al uso, dejando de lado cualquier tipo de experimento y centrándose en reforzar el estilo tradicional de trama pijamera. De hecho, he continuado leyendo este título durante todos estos años precisamente porque lo único que buscaba era poder leer a mis personajes favoritos de siempre, pero con un toque diferente, y todavía no me ha decepcionado. Y es que en ocasiones, menos es más.

El apartado artístico es una pasada, simple y llanamente. A los lápices nos encontramos con el espléndido Jorge Jiménez, uno de los mejores dibujantes de la editorial americana. Poco se habla de este joven granadino, que con su trazo fino y estilizado dota de vida y energía cada una de sus viñetas. Me encanta el tipo de composición que hace con éstas y su buen hacer con la narración visual, que aunado a su característico estilo consigue embelesarnos. En el color tenemos las magníficas paletas de Alejandro Sánchez, también de Granada, que consiguen meternos en las distintas situaciones, creando una atmósfera de penumbra en los momentos más oscuros de la historia o, justo al contrario, dando luz y armonía visual en los escenarios que evocan felicidad. La pareja española de artistas son un valor seguro y una apuesta de futuro en el noveno arte, en el que ya son unos cuantos los que están tirando la puerta abajo a patadas para hacerse un hueco en este mundillo.

La única forma de disfrutar el cómic es no pedirle más de lo que ofrece. Si lo que buscáis es una buena historia pijamera con un apartado artístico de lujo, éste es tu título. Además, está editado en España por ECC Ediciones, por lo que no tendréis que ir a morir a la versión original de la obra. Sociedad de Tierra 2 tiene ese toque de universo alternativo con un guión clásico que tanto me gusta. Y por si no había quedado claro, sí, soy más de DC.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Joe Runner 16 Articles
Cuenta la leyenda que un zhéroe entró en una isla llena de cabezas cortadas...

3 comentarios en SOCIEDAD DE TIERRA 2. Lo de siempre, pero diferente.

  1. Gracias por la reseña.
    He encontrado un error ortográfico: “de echo” debe ir con H.
    “De hecho he continuado…” debería poner.
    Un saludo

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿MOLA O NO MOLA? Vol. XLVI - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*