SOS 4.8 2014: ¡Comienza la temporada festivalera!

Los pasados 2 y 3 de mayo, la Isla hizo un viaje de placer a tierras murcianas para disfrutar del festival SOS 4.8. Calorcito, buen rollo y grupazos. Os contamos todo lo que pasó allí.

Por Javi Jiménez

Comenzamos la época de los festivales de verano, ¡en mayo! Por primera vez nos desplazamos a Murcia a disfrutar de el SOS 4.8 que desde el 2008 llena la ciudad con el mejor indie, rock, pop, electrónica y nuevas tendencias. Frente a nosotros 2 intensos días cargados de música y el cuerpo listo para disfrutar a tope con todo lo que nos echaran. A pesar del madrugón y el viaje a las cuatro de la tarde ya estábamos asentados con la pulsera puesta y listos para todo.

cartel-sos-48-2014

El viernes cruzamos las puertas del SOS 4.8 y nos enfrentamos por primera vez a la vista de sus escenarios. Nada más entrar los puestecillos de rigor, ambientados ya con los DJs del escenario SOS Club con los primeros asistentes quemando suela desde el primer momento. Para nosotros el SOS comenzaba con los locales Varry Brava en el escenario Jägermeister, a esta formación  de pop sintético ya la habíamos visto en directo durante el DCODE 2013, y no acudiamos demasiado entusiasmados… Craso error. La formación se marcaron un auténtico conciertazo, el sonido era perfecto, se notaba como el público ya tenía bien aprendidos todos sus hits y echando toda la carne en el asador, Varry Brava logró convencer con creces al público, incluso a un pagano como yo. A parte de No Gires y el resto de la tropa, presentaron nuevas canciones de su próximo disco. Una de las cuáles me dejó prendando, un tema de Synth pop, con mucha madera pistera y un efecto de break cercano a la música electrónica muy conseguido.

Con muy buen sabor de boca pero dejando a medias el concierto anterior, nos dirigimos a coger un buen sitio para Izal. Otros que ya vimos en el DCODE 2013, que dejaron muy buen sabor de boca y en lo personal una banda que tenía bastante escuchada gracias a las influencias de Carmina, compañera de viaje. Aún así no podíamos estar preparados para lo que se marcaron en el escenario Estrella Levante. Temazo, tras temazo, sonando inmensos. No se que han estado haciendo los últimos 6 meses, pero les ha sentado genial. Para ser el segundo grupo del escenario principal, lo cierto es que había llenazo de un público que respondió a todos sus temas, meticulosamente elegidos para tocar solo lo mejor de lo mejor. Quizás un comienzo arrollador les dejara un final un poco más flojo, pero que para nada desmereció el concierto. Sonaron brutales, llenaron el escenario tan bien o mejor que las bandas más grandes. De lo mejor del festival.

Así nos vieron Izal

Aprovechamos ese momento para cenar, y una vez con la barriga llena y la noche ya entrada, vimos tranquilamente a los muchachos de The Strypes, estos jovencísimos irlandeses rondando los 20 años, nos ofrecieron su rock and roll de influencia clásica con armónica incluida. No me cuento entre los fans dela banda, pero lo cierto es que lo dieron todo sobre el escenario, con un directo muy bueno, cargado de energía donde vimos que las tablas no les amedrentan. Con mucha actitud, sobre todo la del frontman Ross Farrelly, dieron un concierto muy bueno que seguro que a los fans dejó satisfechos.  Después de ellos llegaron The Kooks, que a juzgar por el nivel de histeria que causaron entre el público debían de haber sido los cabezas de cartel, a mi ciertamente que la banda de indie pop rock me dejó indiferente, con un directo para nada malo, pero tampoco excelso, y a pesar de que tocaran sus temas de dominio popular como Naive y Ooh La, no me consiguieron arrastrar a la espiral de locura que más de una fan estaba sufriendo.

Tras llevar un buen rato en el festival, tocaba ya algo de ruido, cosa a la que yo estaba más que dispuesto. The Prodigy era una de mis bandas favoritas del cartel y a pesar de haber oído unas críticas bastante duras a su directo, yo confiaba en ver algo como lo que había visto en el video que circula de su actuación en el Rock AM Ring de 2009. Salieron al escenario donde un inmenso caza ocupaba todo el fondo, empezó a sonar la música y yo estaba ansioso por disfrutar de este directo. Empezó a sonar Voodoo People, tras una introducción larguísima poniéndonos los dientes largos , se ventilaron el tema tranquilamente en un par de minutos con un sonido que a mi me pareció terrible, así comenzó el principio del fin. Rápidamente gastaron sus mejores cartuchos, en lo que parecía un concierto en piloto automático para los británicos. Keith Flint y Maxim parecían bastante bajos de forma, no solo por unas vocales que brillaron por su ausencia, bien por estar demasiado bajas bien porque a los pobres no les quedaban energías para cantar. Aquello no lo arreglaba ni las patadas voladoras de Maxim ni que Keith desapareciera del escenario de vez en cuando. Se me cayó un mito ese día.

Viendo que en The Prodigy no había nada que rascar intentamos remontar acercándonos al escenario Jägermeister donde un rato después tocaría Is Tropical. Con ánimo de ir cogiendo sitio, nos acercamos a escuchar a Za!, pero aquí llegó el segundo chasco de la noche. Al parecer los pobres tenían problemas técnicos que retrasaron un buen trozo del concierto. Una vez todo arreglado estos músicos experimentales comenzaron su concierto. A mi parecer un poco dubitativos y nerviosos por los fallos pues los primeros temas no acababan de casar bien. La respuesta del público fue bastante fría. Al parecer muchos habían llegado al escenario para Is Tropical o porque no había otra cosa de su agrado y no conocían el tipo de música que hacen Za! , conjunto formado por loos multinstrumentistas Papa DuPau y Spazzfrica, que juntando muchos cacharros, distorsiones gruesas y un poco de humor, hacen una cosa bien raruna, pero disfrutable. Lamentablemente no apta para todos los oídos y menos los que no iban avisados de lo que se iban a encontrar. El público se despidió de ellos, de forma más bien tímida, aunque su Súbeme el Monitor fue coreado, una serie de infortunadas coincidencias que esperemos no amedrenten a los intrépidos Za! y sigan lanzando sus jams de cacharros por mucho tiempo.

Ahora es cuando os cuento el concierto de Is Tropical, uno de los grupos que más ganas tenía de escuchar este festival, pero que se solapaba con The Bloody Beetroots otro de mis favoritos, solamente podría verlos unos escasos 45 minutos, más que suficientes para engatusar al oído. Lamentablemente, las incidencias técnicas del concierto anterior se zamparon esos minutos. Una auténtica pena.

Llegando ya al concierto del señor Sir Bob Cornelius Rifo y su Death Crew 77 se veía poco público en el escenario principal. Así que nos colamos entre el medio para poder verlo todo. Entre juegos de luces salieron a escena empezando por su SPANK como ya viene siendo costumbre, no se si el volumen estaba demasiado bajo, el tema lo tengo más trillado que la intro de los Simpsons o que me estoy haciendo viejo pero no me pegó la hostia sonora que debería. Mal empezamos. A ella la siguió si mal no recuerdo Warp 1.9, siguiendo con un sonido mediocre, me pareció que el tema funciona bastante mal en su versión live, otro al cajón de los MEH. Las cosas se arreglaron con Rocksteady y los temas de Hide, que poco a poco subieron el nivel de la actuación con un sonido mejor.  Un poco de rock bien duro cuando Rifo pilló una guitarra bien distorsionada, y un poco del espectáculo que viene ofreciendo Bloody Beetroots en su Live Set, máscaras de Venom luminosas incluidas, para dar la salida con Volevo Un Gatto Nero, tema que gocé con mis últimas energías del día. Todo terminó como empezó, con SPANK en un live que acabó no cumpliendo mis expectativas pero que pasó del aprobado.

Día 2

Asombrosamente más descansados que el día anterior volvimos al recinto camisetas hawaiianas en ristre. Nuestra primera parada, Pony Bravo. Estos sevillanos ya han pasado por la Isla en varias ocasiones, pero no por la mano de un servidor, y había que atender a las recomendaciones. Con un sonido que bebe del rock, el blues, el reggae , el flamenco y cosas de sabor sureño y sus letras corrosivas, nos invitaron a La Rave de Dios, bailamos, cantamos, reímos en definitiva nos lo pasamos de puta madre con estos chicos. Daba pena marcharse, pero lo que nos esperaba era nada menos que Damon Albarn.

Damon Albarn, a.k.a el puto amo. Lo conoceréis de pequeños proyectos como Blur o Gorillaz, y su proyecto en solitario del cual estrenaba disco titulado Every Day Robots. Llega al escenario en un traje inmaculado, sonriente, la banda parece igual de contenta de empezar a tocar un concierto que cada miembro estoy seguro que gozó tanto como el público( o eso me quisieron hacer creer). Melódica en mano comenzó a quitarnos el aliento poco a poco, comenzó con Tomorrow Comes Today de Gorillaz, para comenzar a hipnotizarnos poco a poco. Para cuando terminó su siguiente tema, Hollow Ponds de su último disco, a mi ya me tenía en sus manos. Se sucedieron temas tanto suyos como de Gorillaz, de los cuales pudimos corear Kids With Guns y El Mañana como de Blur, haciéndome a mi desear muy fuerte un concierto de Gorillaz en España ahora que parece que sacan nuevo disco.  En una hora de concierto en la que se metió el público en el bolsillo con canciones en su mayoría melódicas aunque en algún punto se puso algo rockero. Una proeza algo complicada en un festival donde es difícil crear esa ambiente intimista y atrapar como lo hizo. Chapó por el inglés y todos los músicos que le acompañan. El cierre con una versión de Tender de Blur con coro incluido le hizo bien merecedor del broche a mejor actuación del festival.

Escuchar y repetir. Siempre repetir.

Después del relajado concierto de Damon nos dio tiempo a escuchar un par de temas de León Benavente, la banda estaba dándolo todo con un publico entregado y llegamos justo para el cierre con Ser Brigada y señores, ¡qué temazo! No se preocupen que nos veremos las caras más extensamente otro día. Mientras nos contentamos con la versión de estudio.

El día empezaba con muy buen sabor de boca, y ahora tocaba Phoenix en el escenario principal. Llenazo absoluto para el grupo francés que llenó el escenario de iluminación psicodélica a base de tubos fluorescentes (virtuales) e imágenes peligrosas para las personas fotosensibles. Lamentablemente parece que Phoenix no acaba de entrarme por las orejas, ni sus discos ni su directo, son un grupo que pasa como un enorme MEH, a pesar de ser muy buenos en lo que hacen. El concierto de veras fue bueno, más de uno lo pondrá por las nubes, no sin falta de razón, pero como un no fan, no llegué a disfrutarlos todo lo que debiese.

Llegábamos al final, y tras no convencernos demasiado los emplumados Pet Shop Boys que llevaban un espectáculo audiovisual que ríete tu de las pirámides de Daft Punk, pero que comenzaron sonando terriblemente ochenteros, más de lo que podía asimilar, yo pobre escuchador de Electric. Al menos se conservan mejor que The Prodigy y el momentazo minotauros bailongos fue bestial. Dejaron para el final Vocal, mi tema favorito de ellos. Que escuché mientras volvíamos al recinto después de un poco de chilling. Tuvimos nuestro momento freak cantando Fangoria pero el asunto se nos escapó de las manos cuando llegaron al escenario las Nancys Rubias encabezadas por el estrambótico Mario Vaquerizo. Tenía que pasar, ya que tocaban en el escenario VIP. El público respondió bien, aunque pensar que en ese mismo escenario había estado Damon tan solo unas horas más temprano da escalofríos.

Gorras con plumas no se ajuntan.

Después del playback de Vaquerizo tocaba picar de los múltiples DJs que empezaban a dar el cierre al SOS 4.8 2014. Acabamos viendo a Branko y la MC Yadi, un portugués con gusto por los ritmos africanos y la cultura sound system que nos llevó de vuelta al Rototom.  El breve rato que tuvimos el placer de verle quemamos suela como mandan los cánones. De camino a la salida hicimos parada en el escenario Ron Brugal y maldecimos a la organización por la localización del escenario, encima de una fuente, que a pesar de quedar muy chula quedaba completamente insuficiente para la gente que allí había. Bailamos alguno de los hits que la Movida Madrilona tuvo el placer de ponernos y emprendimos el camino de vuelta al camping. Había que recoger y volver a la vida cotidiana.

Con un sabor agridulce salimos de Murcia, pero no nos preocupa este es el comienzo de la temporada festivalera y esta fue una buena manera de empezarla. Podrás ver a las Cabezas en: Festival Arenal Sound, Festival Internacional de Benicàssim, Bilbao BBK y Resurrection Fest. Y seguro que en alguno más nos colamos también. La pregunta es ¿estarás tu?

Sigue a Javi Jiménez en Twitter en:  @Teren25

Acerca de Javier Jimenez 183 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*