SOY UNA MATAGIGANTES. F**k it all!

No es común encontrar una obra que al final te de más de lo que ya esperabas recibir. Este es el caso de Soy Una Matagigantes de Joe Kelly y José María Ken Niimura. Leer para creer.

Por Joe Runner.

Hola, me llamo Joe Runner y tengo una adicción grave con la escritura. Ya escribo lo que sea. Reseñas, artículos, listas de la compra, frases inconexas… He llegado a tal punto, que cuando me aburro comienzo a escribir en cualquier lado si tengo algo que pinte y una superficie en la que hacerlo. Cosa rara, porque de pequeño me encantaba leer, pero odiaba escribir. Me daba una pereza extrema. Achaco este radical cambio de mi persona a que he transformado la escritura en un medio en el que poder desahogarme sin dañar a nadie o a mí mismo (fisicamente, al menos). Si antaño utilizaba otros tipos de acciones como el deporte como método de catarsis, ahora me conformo con poder dar mi opinión por escrito en cualquier lugar. Está claro que siempre habrá gente con la piel finita que no tardarán en decir que opinan ellos al respecto de tu comentario o texto, pero la verdad es que me la trae floja. No hace mucho tuve una situación parecida con algunos que otros indeseables por decir una verdad como un templo y no tardaron en dar alaridos y clamar a su séquito de oligofrénicos y “aliados” para darme cera. He de admitir que tras varias horas de asedio acabé hincando la rodilla entre bambalinas, pero al final termina todo por resbalarme. Porque escribir mi opinión en la única manera que tengo de abstraerme de la realidad. Me zambullo en lecturas de mundos imaginarios para escapar de mi rutina y poder hacer una reseña es la manera perfecta que tengo de cerrar el ciclo, de dar punto y final a un ritual que me complementa y relaja. Porque la vida real da bastante asco, para que enañarnos. Así que no sé qué narices voy a hacer con el paso del tiempo. Quizá termine hartándome de tanto capullo, que con tal de ganar un poco de popularidad podrían cambiar a su madre por una oveja, y termine mandando todo a la mierda y desapareceré de un mundillo que tanto admiro y quiero. Ya se irá viendo.

Lo que está claro es que mientras hayan obras como Soy Una Matagigantes, volveré a escribir por el simple placer de hablar de lo que me gusta. En este cómic se nos presenta a Barbara Thorson, una joven con una inteligencia sobresaliente y una personalidad algo excéntrica. Está convencida de que los seres mitológicos como los gigantes o titanes existen, por eso no pierde ni un segundo de su vida en prepararse para la futura lucha venidera contra ellos. Esta actitud la convierte en una paria, una apartada de la sociedad que piensa que está más chalada que una cabra y que la hace la diana perfecta para toda la crueldad natural de unos adolescentes que no saben qué es la empatía ni se les espera. Constantes charlas con el director, disputas con profesores o adultos y terapias con la psicóloga del centro no le hacen cambiar de opinión, ya que ellos creen que la difícil situación familiar está creando en ella un mundo imaginario que le ayuda a escapar de todas estas cosas. Y es que, aunque parezca mentira, hay cosas en la vida mucho más difíciles de asimilar que enfrentarse cara a cara con un ser que te saca varios metros de masa y músculo de ventaja…

Hay varios aspectos de la historia escrita por Joe Kelly que me parecen sublimes. El primero de ellos y el más visual, es el nombre de nuestra protagonista. Me parece totalmente genial que una joven apellidada Thorson (hija de Thor) esté obsesionada con la lucha contra gigantes y seres de esta índole, haciendo especial hincapié a su martillo imaginario que decide llamar Turisas, la representación del dios de la guerra finés. La temática fantástica que envuelve a toda la obra está muy cuidada, con detalles pequeños que hacen los placeres de aquellos que gustamos de la mitología nórdica. El segundo aspecto es la manera en la que desarrolla la personalidad y vida de Barbara, haciendo que los que hemos tenido una niñez o adolescencia distinta fácilmente nos podamos sentir identificados con ella. Y lo que ya me parece el colmo es la forma de tratar un tema tan serio como el de la enfermedad grave de un pariente en una familia pequeña y en el que la encargada de tirar del carro al final es la hija de mayor edad. Una situación que también es muy difícil de vivir y que sabe plasmar perfectamente. Creo que poco nuevo voy a decir de Kelly si asevero que es un grandísimo escritor, pero es que con Soy Una Matagigantes sabe tocar temas delicados y difíciles de una manera sensacional.

Recuerdo que la primera vez que escuché hablar de José María Ken Niimura fue gracias al podcast de Completely Madafaka. Puede que estemos hablando de hace ocho años, facilmente. No tenía ni idea de quién era este autor hispano-japonés y desde aquel momento intenté seguirle la pista para saber en qué trabajos estaba metido y no tardé en dar con Soy Una Matagigantes. Pero como siempre suele pasar en mi vida, terminó formando parte de la pila de lecturas pendientes. Ahora solo puedo decir que me arrepiento de no haberlo leído antes y no solo por la historia. El dibujo de Ken Niimura es tan sencillo y simple como lleno de vida y energía. Suele suceder que este tipo de dibujos tan abocetados ganen con el blanco y negro y éste no es una excepción. En realidad usa una escala monocromática de grises, pero hace la misma función. De hecho me ha gustado tanto el arte de Ken Niimura que no puedo concebir esta obra sin su dibujo y, además, ha conseguido que ahora esté comprando y siguiendo su proyecto de Umami en Panel Syndicate. Si no quieres caldo, toma dos tazas.

Me parece un cómic esencial para todo el amante del noveno arte y para todo aquel que haya pasado una situación similar a la historia que se cuenta en él. Está todo realizado con tanto cuidado y mimo que se nota la calidad en cada una de sus páginas. Espero que ahora con la llegada de la película a la gran pantalla, la obra gane más visibilidad, pese a que muchos ignorantes pueden catalogarla de copia o plagio de películas como Un Monstruo Viene A Verme. Sea como fuere, podéis haceros con el tomo recopilatorio en Norma Editorial, por lo que tenéis fácil haceros con él y a un precio asequible. No seáis como yo y no pospongáis una lectura que seguro que os va a gustar. Además, en una época tan precaria y decepcionante hay que buscar buenas historias para conseguir apartarnos de todo ese barullo infecto e innecesario. Al fin y al cabo no somos más que simples seres humanos.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Joe Runner 38 Articles
Cuenta la leyenda que un zhéroe entró en una isla llena de cabezas cortadas...

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*