TAXUS. El último en llegar.

Una de las primeras cosas que recibí como respuesta al decir que había comprado Taxus fue un bufido. Y yo que pensaba que era una persona con prejuicios…

Por Teresa Domingo.

 

No es la primera vez que empiezo una reseña diciendo que los prejuicios, a lo único que llevan, es a que nos perdamos un montón de cosas que no cumplen los absurdos requisitos que solicita nuestro filtro particular. No soy una persona que siga youtubers, aunque sé quiénes son y hasta sé que se pelean entre ellos a través de videos por ser el centro de atención absoluto. Es inevitable que en cada día por las redes te cruces con alguno de los millones de vídeos que genera al día esa comunidad, pero no sigo a ninguno en concreto.

Como la mayoría de la población, en su día, no pude escapar de ello y fui víctima del fenómeno viral que supuso la batamanta. Y, sin seguirlo, sabía que el que había perpetrado eso, era un youtuber llamado Loulogio que, entre muchas sandeces, reconozco que casi todas con bastante criterio y que no dan vergüenza ajena, andaba dibujando un cómic. Pero la enorme cantidad de lanzamientos mensuales y los bombardeos diarios desde las editoriales con nuevos y suculentos proyectos hizo que pronto olvidase que había visto a un youtuber barbudo pintando con acuarelas algo más que la mona.

Jamás pensé que iba a comprar el cómic de un youtuber pero es que resulta que el cómic es bueno, que tiene carácter propio y que las dos partes que le quedan prometen. Loulogio ha sabido dosificar la acción y el misterio en un mundo fantástico de héroes épicos y terribles monstruos, directamente sacados de la mitología cántabra y para cuyo diseño ha contado la inestimable ayuda de diferentes dibujantes, entre ellos, el genialísimo Albert Monteys.

El cómic va de perdedores sin suerte, como Benito, que aparecen a través de una abertura en un árbol en un mundo sin pies ni cabeza en el que hay que huir de monstruos gigantescos que te acosan sin piedad y ante los que cualquiera moriría, como una rata indefensa, de no ser por Laru, el ermitaño y Anjara, la diosa de la guerra. Junto a ellos tendrá que llegar a una ciudad donde se ha predicho que la llegada de Benito supondría algo especial. Y tanto.

Taxus me ha sorprendido desde la primera página hasta la última. Sobre todo la primera y la última. A lo largo del relato, repleto de acción, ágil y fácil de leer, se suceden varios giros interesantes que mantienen la atención sin dejar que sepas qué es lo que pasa realmente, pero haciendo que disfrutes de cada nuevo peligro a enfrentar. Y puede que parezca una historia de aventuras más pero esconde unas cuantas trampas que nos dejan claro que no es así.

Desde el sabio giro inicial tenemos claro esto no va a ser un cómic al uso; que el autor no sólo tiene estanterías con cómics a sus espaldas cuando graba, sino que se los ha leído y sabe utilizar los recursos narrativos necesarios para ir plantando las semillas que irán floreciendo a lo largo de la trama y que iremos recogiendo según se vayan resolviendo los misterios que encierra la Ciudad Fuente. Algunos giros y referencias más en el guión, muchos de ellos cómicos que hacen sonreír al friki (y hasta al cinéfilo) que llevamos dentro, otros un poco más duros, pero en definitiva, buenas técnicas que desembocan en un final que no voy a desvelar porque contiene el último giro de este primer tomo que te deja con el culo torcido y una gran sensación de satisfacción. Y con muchas ganas de ver cómo sigue, eso también.

Épica, misterio, intriga, monstruos, buenos dibujos para personajes bien planteados y repletos de fondo, un gran mensaje que evidencia unas cuantas miserias de la humanidad y todo el imaginario cántabro a disposición de un cómic que funciona porque se nota que está pensado y creado con una intención, que aún no sabemos cuál es pero que estoy segura que nos sorprenderá. Al menos el terreno está perfectamente preparado para ello. Esperemos que Dolmen no nos haga esperar mucho para ver cómo siguen las andanzas del bueno de Benito.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Teresa Domingo 159 Articles

Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*