SI TE GUSTÓ/TE GUSTARÁN-CINE CONTEMPORÁNEO Y CLÁSICOS QUE RESUENAN

Qué difícil es ver cine clásico. Y lo es por varios motivos: En primer lugar, da un poco de reparo. Todas esas películas con un tempo antiguo, en las que parece que no ocurre nada a lo largo de tres horas. También hay demasiado, la lista de películas imprescindibles para la vida se agranda cada año y separar la paja del grano es cada vez un poco más difícil. Por otro lado, al ver cine clásico es fácil perderse. ¿Cuáles son películas atemporales y cuáles hay que entender en su contexto? ¿Qué hay que aprender de cuáles? Hoy, en vuestra página favorita vamos a pegar un repaso muy rápido a 3 géneros que conocemos bien a través de 3 películas actuales y tres clásicos en los que se inspiran, de los que tomar referencias y que son sencillos de ver.

Por Andrés R. Paredes

THRILLER

SI TE GUSTÓ…

SE7EN

La segunda película de David Fincher, la exploración de la mente del asesino a través de la investigación de Morgan Freeman y Brad Pitt ya se considera uno de los mejores Thrillers no sólo de la época, también de la historia del cine. La historia guionizada por Andrew Kevin Walker disecciona la mente de un asesino como no se había hecho antes, explorando su locura obsesiva con el pecado y el castigo. Un montaje excepcional y unas actuaciones impecables encarrilaron el thriller policíaco de nuevo en los 90. Sin embargo, ésta no era la primera película en poner al espectador en la mente del asesino. Fincher tomó muchas ideas prestadas de El silencio de los corderos, pero sobre todo de dos clásicos de los 80 y uno de los 60.

TE GUSTARÁN…

HENRY, RETRATO DE UN ASESINO

Estrenada apenas diez años antes, John McNaughton realizó con muy pocos medios y actores semi desconocidos (era tan sólo el primer papel de Michael Rooker) uno de los análisis más pormenorizados, explícitos y dolorosos de la psique de un asesino. Sobra decir que la película no es amable. El propio protagonista es un asesino y violador que ayudado de su mejor amigo elige víctimas, las tortura y a veces las graba en vídeo. Se puede ver exactamente lo que Fincher tomó para su película: Tratar de establecer una lógica a una mente perturbada, explorar su día a día, sus contradicciones, adicciones y costumbres. Volver loco al espectador al convertir al asesino al mismo tiempo en bestia y hombre. Aunque no fue la única película de su año que puso el objetivo en los asesinos en serie.

MANHUNTER

Antes de Hannibal Lecter, antes de Jodie Foster, antes de El Silencio de los corderos, existió Manhunter. Y no es mejor ni peor que la película de Jonathan Demme, tan sólo diferente. De nuevo se pueden ver todos los detalles que Fincher decidió robar de la película de Demme. Un aspecto al mismo tiempo realista e hipnótico de la historia, combinando una investigación minuciosa con una imaginación desbordante, música icónica y un William Petersen (si, William Petersen, fue joven, hizo cosas antes de CSI) que controla muy bien a un personaje tan complejo como Will Graham. Estrenada el mismo año que Henry, Manhunter explora la mente del asesino desde una estructura que trata al mismo tiempo la psicología, la “imaginación” y el proceso investigador más minucioso como suele hacer Michael Mann. Brian Cox como el doctor Hannibal Lector (su nombre antes de ser adaptado por Jonathan Demme) está también sublime, y a pesar de su duración (o quizá a consecuencia de ella) incluye algunas de las imágenes más poderosas de los 80.

PEEPING TOM

Pero si tenemos que hablar de asesinos en serie en el centro de la acción, el clásico entre los clásicos es Peeping Tom. En un principio arruinó la carrera de su director, Michael Powell, que venía de crear obras maravillosas como Las zapatillas rojas (también recomendadísima película). Peeping Tom se aleja de la perspectiva policial para centrarse en el propio asesino y retratarlo como lo que realmente es, un ser humano con graves (gravísimos) problemas desarrollados en una infancia traumática. No sólo eso, la película aprovecha la luz, los colores y en general todas las herramientas de las artes cinematográficas para construir un thriller tenso que no sólo habla de las pasiones irrefrenables del asesino, también de el propio cine como herramienta de repetición, de revivir los traumas y salir de ellos. Peeping Tom se asoma al abismo de la locura y lo que devuelve la mirada es una cámara. Una obsesión.

ACCIÓN

SI TE GUSTÓ…

JOHN WICK

¿La mejor película de acción de lo que llevamos de Siglo? Muchos están de acuerdo (el abajo firmante no, al fin y al cabo ahí está Pacific Rim 1) gracias a sus fantásticas coreografías, un Keanu Reeves espléndido y la construcción de un universo que si bien no es único ni original estaba asombrosamente bien definido con cuatro pinceladas vagas (si me preguntan, la segunda parte destruye por completo la originalidad de la primera, explorando y explotando todo lo que hacía a la original única, no me destripes lo que no quiero saber… pero divago). John Wick sin duda pasará a la historia como una gran película de acción, pero no es la primera en ser referente para los años venideros. De hecho, vive y respira, gracias a las formas y técnicas de muchas otras películas previas.

TE GUSTARÁ…

HARD BOILED

Aunque si alguien le perteneció el cine de acción los 90 fue a Jon Woo. El creado de Cara a Cara (una de las mejores interpretaciones de Nicholas Cage/John Travolta) tenía ya una buena base de películas de acción Hongkonesas que el público americano (y europeo) descubriría a lo largo de la primera mitad de la década. La que más gustó fue, sin duda, Hard Boiled. La historia de un polícia y un agente infiltrado que se enfrentan a un implacable capo de la mafia a base de escopetazos, pistolas a dos manos y cámaras lentas es tan eléctrica como atemporal. A día de hoy quizá haya envejecido un poco (la acción es uno de los géneros al que peor le sientan los años), pero los tiroteos pasados de vueltas, el montaje fluido y entretenido y Chow Yun-fat mascando un palillo mientras dispara pistolas a dos manos continúa funcionando casi demasiado bien en pantalla. Wick heredó no sólo el estilo, lo macarra y carismático del protagonista, también esa intención de entretenimiento puro, de tiroteos excesivos y divertidos, de pasar un buen rato.

LA FEMME NIKITA

Tras el fiasco de Valerian y la ciudad de los Mil planetas, de la demanda por The Lockout y el éxito ¿cuestionable? de Lucy, Luc Besson no está en su momento álgido. Su productora, Europa Corp está a punto de ser comprada por Netflix y el autor francés está al borde de la bancarrota. Quién se lo iba a decir, hace casi 20 años, cuando estrenaba clásicos como El 5º elemento, Leon el Profesional, o la película que nos ocupa, Nikita. Por supuesto, sería demasiado sencillo relacionar a John Wick con el personaje de Jean Reno, pero sin duda la historia de organizaciones criminales que desarrolló en 1990 tiene más en común con el bueno de Wick. La historia de La Femme Nikita nos sitúa en un submundo de asesinos profesionales entrenados por el gobierno que deben acatar las órdenes pase lo que pase. Traiciones, dobles identidades y armas escondidas en lavabos, La femme Nikita no sólo supuso un empuje increíble en la carrera de Besson, también trajo un aire nuevo al cine de asesinos profesionales.

LE SAMOURAI

Si algo nos deja claro Keanu Reeves en John Wick es que lo importante a la hora de matar es hacerlo con Estilo. Un buen traje, un par de bellas pistolas, y un chaleco antibalas que no destroce la línea de el tres piezas elegantísimo que acabamos de sacar de la tintorería. Pero ¿de dónde sale ésta idea de que los asesinos deben exudar elegancia para que sus actos no resulten tan traumáticos?. Lo ejemplos sobran: Max Von Sydow en Los tres días del Cóndor; El americano, con un George Clooney impecablemente vestido; pero el ejemplo máximo de elegancia, talento y el saber vestir a la hora de matar es, sin duda, Alain Delon en Le Samourai (en España hicieron la de cambiarle el título por El silencio de un hombre y oye, ni tan mal). Fuertemente influenciado por el cine Noir americano, Jean Pierre-Melville firma una película en la que no importan tanto los tiroteos ni las secuencias de acción como los momentos previos a éstos. La tensión que se construye paso a paso, las estrategias del asesino para huir desesperadamente – y de la policía para perseguirle. Pocas películas se han dirigido con tanto estilo, con una construcción de la tensión tan majestuosa. Jeff Costello (al igual que Wick) tiene un código y su palabra es su arma más poderosa. Y ambos tienen un fondo de armario envidiable.

COMEDIA

SI TE GUSTÓ…

WHAT WE DO IN THE SHADOWS

Thor Ragnarok le ha infundido nueva vida no sólo al personaje de Thor, también a Marvel en general. Cuando creíamos que el humor ya se había fijado en un patrón gracias a los Guardianes de la Galaxia (unos cuantos chistes verdes, juegos de palabras, y gracias recurrentes) Taika Waititi trajo un nuevo tipo de humor. Más absurdo, más de verguenza ajena, más cercano a Seinfeld y Larry David que al simple Slapstick. Pero así ha sido siempre su carrera, y en pocas películas suya se nota eso tanto como en What We do In the Shadows. Las estúpidas aventuras de unos vampiros neozelandeses y sus idiosincrasias, cómo se adaptan al mundo actual y escapan de hombres lobo, cazadores de vampiros y de LA BESTIA impulsó la carrera del director y le dió alas para entrar por la puerta grande de Hollywood (a día de hoy esto se traduce en Disney). Pero el estilo realista/documental de la película de Waititi no sólo partía de influencias como The office o Parks & Recreation.

IN THE LOOP

Mezclar temas complejos como la política exterior, las filtraciones a la prensa, la posibilidad de la guerra con algunas de las personas mas tontas de la tierra con el título de políticos sólo podría salir bien. In the loop es una de las comedias más exigentes e inteligentes que nos podemos tirar a la cara, con un porcentaje de palabrotas por minuto de Peter Capaldi casi imposible. De verdad, 3 de cada cuatro palabras de su épico personaje son las palabrotas más divertidas que jamás se han escrito. Y resulta extraño que una comedia sobre política exterior entre Reino Unido y Estados Unidos sea al mismo tiempo una crítica al imperialismo de ambos gobiernos, a sus dirigentes, a los medios, a la realidad en la que vivimos en general y al mismo tiempo reunir a uno de los mejores planteles de actores y actrices americanos e ingleses y hacerles soltar tacos… ¿Qué más necesitamos?. En resumen, In the Loop es como imaginarse a cualquier líder político aguantándose un pedo en la zarzuela. Muy humano. Muy gracioso. Un poco guarro. Por cierto, si os quedáis con ganas, la película es una especie de Spin-off de la serie the thick of it, igual de buena, igual de crítica, igual de tonta.

PRIMERA PLANA

Resultaría imperdonable tratar de hablar de comedias clásicas y no acercarse, rozar, o siquiera mencionar a Billy Wilder. La película que nos ocupa quizá sea una de sus producciones “menores”, a la sombra de La tentación vive arriba, Irma la Dulce, o es joya atemporal que es El apartamento, pero sin duda una de sus piezas más accesibles. Primera plana puede parecer a primera vista una de esas películas cómicas rellena-tardes de Walter Matthau y Jack Lemmon, pero en realidad esconde algunos de los mejores gags visuales, chistes y referencias (siempre con un tono de humor negro) del director Austríaco. Nos alejamos de la improvisación con la cámara de Waititi para acercarnos un poquito a una influencia casi teatral, un único escenario exprimido hasta la saciedad, diálogos rápidos y ácidos y, por supuesto, crítica al sistema penitenciario estadounidense.

SOPA DE GANSO

Pero si vamos a hablar de comedia atemporal, quizá haya que ir a uno de sus orígenes. Los hermanos Marx son como esos clásicos sobre los que tenemos mil prejuicios y sabemos que debemos ver, aunque siempre parece que otras películas se ponen de por medio y no los alcanzamos. Sopa de Ganso es una de sus películas más divertidas, excéntricas y estúpidas, y cuentan con todos sus tópicos y diversiones varias: una comedia rellena de diálogos agudos y divertidos, con un Groucho desbordante de vida y un clímax que borda el Slpastick más maravilloso.

La semana que viene, si nos hemos puesto todos al día con los deberes (¡tocan apenas a dos películas por día!) un repaso a los géneros y clásicos que nos quedan, el origen de los géneros y cómo influyen en películas actuales.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*