TECNOSCURIDAD: Tiempo de Oscuridad

Yegor pensaba que en la guerra lo había visto todo, pero la guerra sólo era el principio. Tecnoscuridad es una de las novelas de ciencia-ficción más recomendables de los últimos meses.

Por Chema Mansilla

9788448008406La fórmula de esta primera novela de la saga Tecnoscuridad es sencilla: Metro 2033 y John Carter. Y oigan ustedes, queridos lectores, es una fórmula estupenda. Aunque los libros del universo 2033 me parecen interesantes, tampoco me vuelven loco, de la saga marciana de Burroughs soy un fan delarado. Y aunque la portada del libro echa para atrás como un bar en el que no hay ningún cliente, le quise dar una oportunidad. Y qué agradable sorpresa me he llevado.

Los autores de género fantástico y ciencia-ficción de la zona de influencia de la antigua Unión Soviética se prodigan poco en las estanterías de género de este país. Y eso que hay grandiosos antecedentes de calidad, desde Stanisław Lem a Lukyanenko; de Arkadi y Borís Strugatski a Dmitry Glukhovsky. Por eso quise ver qué me contaban Andrei Levitsky y Aleksei Bobl. Evidentemente, la promoción del libro no lo oculta, este libro ha visto la luz en España gracias al fenómeno de Metro 2033. Pero procuro no juzgar los libros ni por su portada ni por sus promociones (y por ello, también me he comido libros infumables, así que nadie diga esa frase como una máxima. Sería más acertado hablar de cajas de bombones y tal…). Y la verdad es que el libro a punto estuvo de quedarse en la pila de libros flojos. El arranque, aunque narrado con muy buen pulso, no era lo que esperaba. Pero por aquello del « a ver si arranca» seguí leyendo… Hice bien.

Yegor es un piloto de bombardero atrapado en una guerra civil en Ucrania. Tras cierto número de peripecias es capturado por el enemigo y obligado a participar en un experimento. Lo que yo no me podía esperar, como Yegor, es que de repente nos encontraríamos los dos en un mundo fantástico: un futuro apocalíptico y letal. Mutantes, clanes de saqueadores, fanáticos religiosos… Y Yegor y yo sin entender nada. Igual que el bueno de John Carter, súbitamente nos encontramos en un mundo alienígena en el que debemos sobrevivir y del que no entendemos nada. Y cuando nos queremos dar cuenta, estamos escoltando a una jovencita en una misión clave para evitar el fin de esa civilización en la que parece haber involucionado el mundo que conocemos.

El libro mantiene un pulso firme entre la acción y las meditaciones del protagonista. No será difícil hacer paralelismos críticos con nuestro mundo real. y aunque no pasará a la historia como un libro clásico del género, sí que hace gala de una calidad literaria superior a la media en este género tan acostumbrado a los títulos de consumo rápido (y olvido más rápido aún).

En resumen, una lectura de aventuras distópicas que hará las delicias de los fans de Mad Max, y sobre todo, de Fallout. Yo no he podido evitar imaginármelo como una especie de «¿Qué está pasando en Moscú mientras Mr. House reina en New Vegas?»

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*