TERROR PHENOMENA. Muertos de risa.

Ir el sábado por la noche al cine siempre es un buen plan. El plan mejora si se trata de una entrega especial de Phenomena, y es mucho mejor todavía si se trata de un especial de terror clásico. Pasen y lean.

Por Teresa Domingo.

Con motivo de la noche de Halloween, Phenomena nos ha traído una sesión triple de películas de miedo. Desde el momento en que se confirmó el especial, los fans del género estuvimos esperando, con ansia, la confirmación de los títulos elegidos para la ocasión. Cine en versión original y, además, un especial de terror. Tremendo.

Se confirmó que “Fright Night” abriría la sesión. Unos días después, que “Halloween” de John Carpenter sería la segunda proyección y que la tercera sería desvelada en el mismo momento de verla.

Después de la emocionante y fría espera a las puertas del cine, de corretear por el patio de butacas buscando el mejor sitio y de asistir a una pequeña performance de enfermeras y zombis de serie B, da comienzo la velada. Los típicos trailers previos a la película, esta vez, son sustituidos por saludos de numerosos directores del género de terror, nacionales y extranjeros, dirigidos a todo el público asistente al evento.

Noche_de_miedo-174251037-main

Tras los preámbulos, se apagan las luces y comienza “Fright Night” o “Noche de Miedo”, de Tom Holland. Comedia de terror de 1985, en la que un adolescente, fanático de un especial televisivo de vampiros llamado Fright Night, descubre que su vecino es uno de sus adorados seres del inframundo. Ni sus padres ni la policía le creen, y, además, el vampiro se ha dado cuenta de que han descubierto su secreto,  así que se ve obligado a desenmascararle con la ayuda de su novia, un amigo y el presentador de su programa favorito.

Divertidísimo clásico de comedia de terror con el que todos aplaudimos y reímos a carcajadas la falta de medios para los efectos especiales, los gazapos, la exagerada expresividad de algunos actores y las deficiencias del guión. En definitiva, disfrutamos de una buena elección para abrir boca en esta noche de miedo.

Hacemos un descanso y, con cuidado para no pisar a los actores que interpretan vampiros echándose la siesta por los pasillos del cine, todos volvemos a nuestros asientos para disfrutar de “Halloween”, el slasher por excelencia, protagonizado por una jovencísima Jamie Lee Curtis y dirigida de manera impecable por John Carpenter, maestro de maestros del terror. Pocos son los que no conocen la historia de Michael Myers y su obsesión por matar a su hermana, que le lleva a escaparse del psiquiátrico en el que está encerrado para llevar a cabo su cometido la noche de Halloween, con una máscara en la cabeza y un cuchillo enorme en la mano.

La_noche_de_Halloween-103158249-main

Quizás el ambiente de jolgorio que dejó Fright Night, el desconocimiento de la obra de arte que se tenía delante y el borreguismo innato en el ser humano, hizo que no se pudiera disfrutar al máximo de la proyección.

Al principio, cuatro pobres incultos, cinematográficamente hablando, comenzaron con las risas. Al final, se hizo imposible crear la atmósfera necesaria para disfrutar de la tensión de la magnífica banda sonora, que lleva emocionando fans desde 1978. Quedó patente que gran parte del público no sabía valorar lo que estaba viendo. Se mostró muy poco respeto por los que queríamos ver al genio en todo su esplendor, y menos respeto aún por la obra de Carpenter, director sin el que, que quede claro, el género de terror no sería lo mismo. Aún así, fue un placer poder ver esta película en pantalla grande y a todo volumen.

El_terror_llama_a_su_puerta-802140316-main

Otro descanso y, finalmente, llegó la sorpresa. Y, todo sea dicho, la elección de la sesión de Barcelona fue espectacular. Nada más y nada menos que “Evil Dead 2”. Estupenda película para, esta vez con motivo, reír hasta la muerte y terminar la noche por todo lo alto.

En Madrid pasó todo lo contrario. Considero que la elección no fue, para nada, acertada. “The Night of the Creeps”, de Fred Dekker. Una película  de serie B, que se estrenó directamente en VHS en 1986.  No es comparable. Sam Raimi frente a unas babosas extraterrestres que se meten por la boca de sus víctimas y las convierten en zombis. A las dos y media de la madrugada. Y después de ver, aunque fuera de cualquier manera, Halloween, de Carpenter. Pasó lo que tenía que pasar. No funcionó y parte del público, entre el que me incluyo, aguantamos lo que pudimos y fuimos abandonando la sala antes del final.

Por una vez, y espero que no sirva de precedente, Phenomena ha tenido un resbalón. Una sesión magnífica, que nos lo hizo pasar en grande al principio, sí, pero que no tuvo la culminación que me esperaba. Estos eventos tienen que acabar a lo grande para poder mantener a la gente en la butaca, sobre todo si compites con el hambre y el sueño. En mi opinión, pintaba mucho mejor de lo que al final resultó. Pero las sorpresas son así. Te gustan o no.

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 147 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*