The Evil Within: Susto Y muerte

La fórmula clásica del miedo

Por Chema Mansilla


Como pasa con el cine, cada vez resulta más difícil sorprendernos. Ya no sirve con destuir una ciudad durante una invasión alienígena, ahora la destrucción debe ser global y las explosiones deben verse en tuiempo bala y los alienígenas deben llegar sombreritos divertidos. bueno, a lo mejor lo de los sombreritos es sólo cosa mía… Pero es evidente que el espectador, y el jugador, sufrimos lo que la comunidad médica ha coincidido en llamar “Síndrome de Michael Bay”, esto es, que la explosión debe ser cada vez más grande para que nos haga pestañear. Pasa en todos los género y pasa en todos los medios. Hemos hecho callo. Por eso pasar miedo, pero miedo de verdad, delante de una consola es cada vez más difícil. Parece que los estudios sólo compiten entre sí para ver qué mapa es el más grande, el framerate más alto, o el mayor número de jugadores compitiendo en red. Parece que los estudios se han olvidado de algo tan importante como es lo que supone la experiencia de jugar, y por eso (casi) siempre van algo rezagados en cuanto a los gustos de la comunidad jugona. Hemos superado esa etapa de “la puntuación más alta”, y también la de “los gráficos más realistas”. Nos gustan, nos llaman, pero ya no son un fin en sí mismo. Tal vez por eso muchos jugadores vuelven a los títulos retro o buscan nuevas ideas en los títulos de estudios independientes…

Afortunadamente sigue habiendo grandes talentos entre los creadores de videojuegos que, sin darle la espalda a la tecnológica, están centrándose de nuevo en el jugador. Hace poco hemos disfrutado de un gran título que nos llevaba al espacio exterior a tratar de sobrevivir al encuentro con una de las criaturas más terroríficas de la historia del cine. Y su apuesta por la experiencia y la nueva generación de consolas ha dado un resultado increíble. Y Bethesda, que siempre hace las cosas un poco a su manera, y con muy buenos resultados, por cierto, también está sabiendo tomarle bien el pulso a los jugadores (pero sacad ya el maldito Fallout 4, carajo).

En este caso Bethesda presenta The Evil Withim, un título de terror y gore de la mano de  Shinji Mikami, el creador de la famosa saga Resident Evil. Mikami algo sabe de hacer juegos que den miedo, y viendo las última entregas de la saga que él ayudó a crear y convertir en el mito (sobreexplotado) que es hoy en día, parece que ha querido volver a los orígenes y la fórmula original. Tampoco nos vamos a engañar, The Evil Withim aporta muy poco al género, pero es evidente que el género necesita un cambio, y no hay duda que Evil Within ha se ha esforzado por encontrarlo. Ya te hablamos de él aquí cuando lo probamos por primera vez hace unos meses, y ahora te resumimos las claves por las que creemos que te debes llevar este juego a casa si lo tuyo es pasar miedito. Por un lado nos devuelve al origen de todo esto, con mansión llena de terrores incluída. Por el otro, apuesta por una enorme potencia gráfica. Volver a jugar ahora al primer Resident Evil da poco miedo. Pero cuando esa estupenda puesta en escena se viste con las mejores galas de acabado visual de los los juegos actuales, a uno ya le empiezan a entrar sudores fríos…

Y The Evil Within sabe de sudores fríos un buen rato. El detective Sebastian “Seb” Castellanos empieza a investigar lo que parece una misteriosa serie de asesinatos en un psiquiátrico y acaba perdido en una apocalíptica versión del mundo que hasta entonces conocía. Y ya sabes lo que hay hasta que empiecen a salir los créditos del final del juego: mucho loco, mucho tentáculo, mogollón de sangre y cosas que harían vomitar a Lovecraft y Jigsaw. La mecánica del juego te invita a pasarte muchas horas andando agachado y siendo sigiloso para evitar todo tipo de encuentros no deseados, y el siempre apasionante “pocas balas para tanto zombie” (afortunadamente un par de puñetazos bien colocados hacen que les explote la cabeza). Algunos puzzles, algún monstruo “de fin de pantalla” y bastantes sustos…

El gran pero que se le puede poner a The Evil Withim es que no es excesivamente original, pero tampoco creo que sea lo que se perseguía con este lanzamiento. El objetivo de este título es llenar el hueco que sagas como Resident Evil (en su estado más puro) y Silent Hill han dejado en los jugadores estos últimos años, especialmente ahora que estrenamos nueva generación de consolas y todos queremos ver hasta qué punto podemos exprimir la potencia gráfica de las nuevas máquinas. Estoy convencido que esa apuesta por el survival horror de la vieja escuela va a hacer muy feliz a muchos fans y jugadores.

Sigue a @ChemaMansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*