THE WIRE según errata naturae: ¿merece la pena?

Si has llegado hasta aquí es porque te gusta THE WIRE. Si te gusta THE WIRE quizás que te guste este libro. Pero sólo quizás. Antes de comprar, lee.

Por Patri Tezanos

portada-the-wire¿Qué más se puede decir de THE WIRE? Sabemos, así lo dice el decimoprimer mandamiento (que existe, solo que a Moisés se le traspapeló) que es la mejor serie de televisión que se ha escrito hasta la fecha. Sabemos que forma parte de una triada olímpica establecida por nadie pero aceptada por todos junto a LOS SOPRANO y SIX FEET UNDER. Así pues, es normal que su séquito de espectadores encantados busquemos más. Más. MÁS.

Por suerte, editoriales como errata naturae conocen nuestras debilidades. Saben que si nos sacan a Omar Little sobre un fondo amarillo, en el momento en que nuestra vista se cruce con esta composición en los estantes de una librería, caeremos de rodillas a cámara lenta mientras la luz de nuestro alrededor crece y surgen de la nada coros esplendorosos. Lo saben, pero también lo respetan. Por eso este libro, The Wire: 10 dosis de la mejor serie de la televisión, es un sacaperras pero no pervertido totalmente.

Sacaperras sí es porque al fin y al cabo es un compendio de reflexiones, en su mayoría ajenas, en torno a un producto de televisión que ha tenido éxito. Pero no es una perversión completa porque todas esas reflexiones no las escribe cualquiera. Se han encargado de reunir a unos cuántos que tienen derecho legítimo a hablar de la serie.

En primer lugar, David Simon. Creador y guionista de la serie considerado olímpico precisamente por su trabajo en The Wire. En sus cachitos de este libro (introducción y entrevista) nos cuenta, entre otras cosas, por qué The Wire es cómo es, por qué sólo podía haber sido emitida en un canal como HBO (el libro la pone tan bien que parece publicidad para ella, pero con razón), qué dificultades enfrentó la serie, y por qué, si su audiencia era paupérrima cuando se emitió, logró sobrevivir.

En segundo lugar, Nick Horny, porque su aporte es una entrevista a David Simon, que es al que más hay que dejarle hablar porque la serie es suya, la vivió, la creó, la peleó y la sufrió.

En tercer lugar, Margaret Talbot, periodista y ensayista, porque pertenece al mundillo y estuvo allí, y es capaz, por ello, de trasladarnos hechos del rodaje, anécdotas y agrandar el mito de David Simon de primera mano.

David-Simon-001
El bueno de David Simon

Luego tenemos al resto, la parte un poco perversa, una cohorte de profesionales, mayoritariamente españoles, que habla sobre la serie desde diversos puntos de vista, cada uno desde el suyo. Así, tenemos a varios periodistas, escritores, a un detective, a un profesor de filosofía y a una experta en Michael Foucault (¿¿??). Cada uno barre para casa: aunque algunos de estos ensayos parecen escritos bajo la premisa “yo una vez me leí un libro y voy a conectarlo con The Wire porque sí”, siempre está bien leer cómo ven The Wire personas que están conectadas de algún modo a las cosas de las que habla la serie. ¿Pero por qué eligieron concretamente a estas personas? No lo sé. Supongo que porque les venían a mano y habían visto la serie, pero igual de válido sería que mi madre, si fuese fan, hubiese escrito sobre los paralelismos entre la visión de la escuela y educar cafres, por ejemplo. Algunas de estas reflexiones tienen un contenido bastante personal, de andar por casa y anecdótico, pero no está mal del todo porque ayuda a descargar de la densidad de sus compañeros más sociofilosóficos (a veces tan excesiva y rimbombante que dan ganas de pasar al siguiente).

Este “resto”, por concretar más, es un compendio de reflexiones que se dirigen a la serie de fuera a dentro (en vez de, como los anteriores, de dentro a fuera). ¿Pierden por ello valor? Un poquito. Porque juegan con desventaja. Al fin y al cabo, ¿qué podemos escribir los españoles de la vida allende los mares, el conflicto racial y Baltimore? Pues muy poco. Divagaciones. Pero oye, si eres amigo de la sociología y de la filosofía no están mal. Sirve para comprender los puntos de vista de algunos ideólogos descritos a través de The Wire.

Y por último, un relato exclusivo de George Pelecanos, otro de los guionistas de la serie y afamado escritor de acción. ¿Tiene que ver con la serie? No. ¿Está incluido para poder sacar el nombre en la portada? Sí, desde luego. Es entretenido y sirve para descubrirlo como escritor. Punto final.

¿Merece, pues, The Wire: 10 dosis de la mejor serie de televisión, la pena? si y sólo si eres un gran fan de la serie y eres amigo de la revisión de las series desde ámbitos como las ciencias sociales y la filosofía. NO si lo que buscas son nuevos datos sobre The Wire, porque esos ya los tienes en Wikipedia y te resultaría una pérdida pagar 21.90€ por las aproximadamente 80 páginas (las aportaciones de David Simon, Nick Horny y el ensayo de Margaret Talbot) de sus 237 que, he calculado yo, se ciñen a mostrarnos el backstage de The Wire en vez de divagaciones personales. NO porque si me lo hubiera comprado yo en vez de tratarse de un regalo, sé que me sentiría un poco (un poquito) enfadada con la editorial, pero enfadada a lo tonto, porque tratándose de errata naturae sabemos a lo que venimos. si quieres dejar al personal flipando en tu próxima conversación con otros interesados en la serie describiendo las simetrías entre ella y los textos de Michael Foucault y Thomas Szasz. si no sabes qué comprarle a ese pariente cercano que cumpleaños y sabes que le gusta The Wire.  por el diseño de portada, que los de errata naturae, con la típica ilustración de David Sánchez, siempre molan y quedan muy bonitos en la estantería.

Los síes y los noes ya los tienes. Ahora haz lo que quieras, que ya eres mayorcito.

Sigue a Patri Tezanos en Twitter: @PatriTezanos

2 comentarios en THE WIRE según errata naturae: ¿merece la pena?

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*