TOMB RAIDER: renovarse y sobrevivir

Lara Croft regresa al mundo de los videojuegos con una aventura que es la primera de todas. Un reinicio de la saga y del personaje, uno de los juegos más esperados de 2013.

Por Chema Mansilla

Hace ya unos meses pude echarle mano a una versión casi definitiva del juego invitado por la gente de Square-Enix y Crystal Dynamics, los desarrolladores de Tomb Raider. Y la verdad es que no me emocionó. No sé si era que todavía me pesaban las cenas navideñas, o si era que por aquellas fechas todavía andaba mosqueado jugando al Assassin”s Creed 3, que no me estaba gustando demasiado. El caso es que aunque el juego era técnicamente impresionante, la idea de volver a perderme por un bosque con un arco a perseguir ciervos no me fascinaba.

Pero han pasado un par de meses, y probado el juego cómodamente desde el sofá de mi casa,  totalmente inmerso en la historia, tengo que decir que TOMB RAIDER es el mejor título que he probado en lo que va de año. Y ya van un par de juegos realmente potentes.
TOMB RAIDER no sólo es un portento técnico (una vez más tengo que decir que estas consolas han tocado techo), es además el juego más emocionante, divertido y mejor hecho de lo que llevamos de 2013 (que no son muchos meses, vale, pero estamos hablando de grandes juegos aparecidos desde navidades).

Dicho esto, voy a decir algo que una vez probado el juego es obvio: es casi, casi clavado a UNCHARTED. Cierto que la saga de Naughty Dog se inspiró en Tomb Raider (con guiño incluido en el primer juego), pero es que con este Tomb Raider no nos quedamos sólo en lo formal. Lara se mueve, dispara y lucha igual que Nathan Drake, pero es que además en el juego hay momento que son idénticos a algunas situaciones que hemos vivido en Uncharted. Cambia un tren por un avión, o un submarino por un barco, a los alemanes por los japoneses y… ¿Es algo malo? Bueno, más allá de la falta de originalidad, yo tengo que decir que no. Lo primero, porque si Uncharted ha dado con una fórmula maestra para los juegos de aventuras, no me parece mal que otras compañías lo exploten. Es como decir que todos los Call of Duty son iguales. Pues sí y no… Lo segundo es decir que soy un fan de Uncharted, y que no me canso ni del género, ni de unos juegos tan bien hechos.

En cualquier caso, Lara tiene suficientes toques de personalidad propia como para destacar. Ya he dicho que es un juego técnicamente perfecto e impresionante, no me voy a recrear. Sólo os voy a decir que seguramente tiene el escenario boscoso más bonito que he visto jamás en un juego, y hablo de títulos como Red Dead Redemption, Skyrim y Assaain”s Creed 3. La historia es una película, con sus momentos épicos, de misterio, de terror, de dolor. Lara está reconstruida como una joven estudiante que tras su paso por la isla va a convertirse en la heroína de acción que cautivó a toda una generación de jugadores.


Meagan Marie, community manager de Crystal Dynamics, viajó a Madrid para presentarnos el juego y me confirmó algo evidente: que los recientes reboots cinematográficos de Batman y James Bond habían sido una inspiración fundamental. Reconvertir a Lara en una persona real y llevarla al estreno, ese era el secreto. Que Lara, en cualquier momento, pudiera ser un personaje con quien el jugador se indentificara. También de ahí se deriva la reducción de pecho del personaje. Y oigan ustedes, queridos lectores, prueba superada. Es difícil no emocionarse en ciertos momentos del juego, porque uno se mete en la trama y se siente el propio protagonista. También el juego tiene mucho de Apocalypse Now, (con escena homenaje incluida), para que os hagáis una idea de hasta qué punto la atmósfera está conseguida…
Otra influencia confirmada es PERDIDOS. Una Isla, en medio del Triángulo del Dragón (que es lo mismo q ue el de las Bermudas, pero en el Pacífico) en busca de un reino perdido, la Atlántida japonesa. Y un montón de misterios, cultos extraños, y gente que queda atrapada allí desde hace miles de años.
Y sí, también se parece a Arrow, pero la serie llegó después del juego así que no cuenta.

El caso es que si el juego es potente, funciona bien, es bonito, la historia atrapa y emociona, ¿qué falta? Pues valor añadido. Por un lado, el juego tiene muchos elementos que permiten su rejugabilidad. Según avanzamos en la historia, Lara irá mejorando su equipo y sus habilidades, y gracias a ellas, podrá acceder a distintas zonas que no podía anteriormente. Eso nos hará regresar una y otra vez sobre nuestros pasos,a zonas ya exploradas, para conseguir nuevos objetos y desbloqueables. El juego, sin ser un ‘sand box’, está dividido en zonas muy grande que podemos explorar con total libertad y conseguir todos los «tesoros» de una zona determinada va a conseguir picaros y teneros enganchados a la pantalla.
Aparte de la acción y las acrobacias, un Tomb Raider no sería un Tomb Raider sin sus puzzles y pruebas de inteligencia. Algunas salpican la historia, otras son puntos concretos del mapa que, a modo de reto, esconden grandes sorpresas.
Para rematar, un divertido multijugador, ¿le falta algo a éste Tomb Raider?

El último gran punto que marca la personalidad del juego viene de dos elementos anteriores: la acción y el realismo. Lara en este juego recibe más golpes que John McClane e Indiana Jones juntos. No sólo se hiere durante su exploración, también le atacan los animales salvajes, le disparan los enemigos… Un ejemplo con un pequeño spoiler: en un momento concreto es capturada por unos enemigos, y mientras dos de ellos la sujetan en el suelo, otro golpea su cara como un loco. No es de extrañar que Lara se pase la mitad del juego ensangrentada y cojeando (qué maravillas de animación). Incluso se le cae encima más de un edificio… En resumen: no es un juego para gente impresionable. En serio.

Para terminar, tengo que destacar el trabajo de animación e interpretación de Lara, que es uno de los personajes de videojuegos más realistas que he visto en los últimos años (a pesar de que su pelo, en algunos momentos, parece ir por libre). El trabajo del equipo de diseño y programación para hacer de la isla un sitio vivo, lleno de detalles magníficos y originales, preciosistas e híperrealistas.  Y para sellar un juego que es una obra maestra, la banda sonora de Jason Graves.

Soy un gran fan de Tomb Raider, y este es el juego que quería jugar desde que terminé el primero en 1996. Éste es el mejor juego de la saga.
Y el juego del momento.
Y seguramente uno de los mejores del año.
Y de esta generación de consolas que ya se despide.
Sin duda.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*