TUSK: la nueva cafrada de Kevin Smith.

Teniendo en cuenta la filmografía que tiene Kevin Smith a sus espaldas, como si me quiere vender la historia de un tío que quiere convertir a otro en una morsa. Un momento…

Por Teresa Domingo.


Desde que tengo memoria cinematográfica Kevin Smith ha estado presente en mi vida. No puedo contar la cantidad de veces que he visto Clerks o Mallrats, o lo que me he podido llegar a reír en cada uno de los estrenos de este genio. Casi lloro cuando demostró que es capaz de salir de ese tipo de cine cómico y  hacer otra genialidad como Red State, dando lecciones de guión y dirección a diestro y siniestro. Y casi me muero cuando he visto la última ida de olla del director, guionista y actor silencioso.

Antes de empezar quiero avisar que hay spoilers, ¡¡ATENCIÓN, SPOILERS!! pero ninguno que no haya desvelado antes el propio Kevin Smith, que fue dando forma al guión de Tusk en su propio podcast, SModcast, donde también ha desvelado que esta película pretende ser la primera parte de una trilogía que ha titulado True North.

Bien. Esta es la historia de dos podcasters de éxito, Wallace y Teddy (Justin Long y Haley Joel Osment, o el chaval que se comió al niño de El sexto sentido), que comentan videos virales de internet, de esos en los que salen pardillos haciendo el ridículo de sus vidas, en su programa The Not-See Party (sí, el juego de palabras es total). Esta vez le ha tocado a Kill Bill Kid, un pobre desgraciado que acaba cortándose una pierna con una katana en directo. Así que Wallace viaja hasta Canadá para entrevistar al chiquillo y contárselo al otro en el podcast. En vez de a una entrevista a lo que asiste es al entierro del chaval, que se ha suicidado por la presión. Mientras Wallace ahoga sus penas en alcohol descubre un anuncio que podría salvar el viaje: un anciano paralítico (Michael Parks) que ofrece alojamiento a cambio de escuchar sus historias de marinero. El intrépido podcaster no sabe que se ha metido en la cueva del lobo de mar, y que va a ser el conejillo de indias de una transformación quirúrgica sin igual, salida de la mente de un demente.

Si la peli acabase aquí, sería una buena muestra del sub género clasificado como Body Horror, con evidentes referencias a The Human Centípede, y el macabro pensamiento de un tarado que quiere transformar quirúrgicamente seres humanos en animales. Pero, para desgracia de muchos y el asombro de todos, no acaba aquí. De pronto, Teddy, el chaval que se comió al niño del Sexto Sentido, y su novia (Génesis Rodríguez) contratan a un ex policía borracho, Guy Lapointe, quien lleva años investigando un caso parecido, y al que da vida un histriónico personaje sorpresa, que en un principio iba a ser Quentin Tarantino. Juntos viajarán a Canadá para tratar de averiguar lo que ha pasado con su amigo desaparecido.

A partir de aquí toda la atmósfera oscura y terrorífica de serial killer, que fantásticamente había sabido crear el director, se esfuma y cambia de manera radical a un estilo de comedia del absurdo. Sin aviso previo, todo se vuelve una comedia muy negra y muy absurda, cada vez más surrealista, hasta culminar en un final que provoca la misma reacción en todos los espectadores: mirar a tu acompañante con cara de WTF, y si la has visto solo, supongo que rascarte la coronilla con la misma cara.

Lo bueno es que seguimos hablando de una película de Kevin Smith, y, por suerte, aunque sea con cara de WTF, en esta parte podemos recrearnos en la historia, absurda siempre, de Guy Lapointe,  para la que se ha utilizado un estilo de narración por medio de flasbacks, con el que Kevin Smith calma su ansia por contar historias dentro de historias.

En conjunto, y con reposo, deja buen sabor de boca, no ha quedado primera finalista en el Midnight Madness Festival por nada. Hay que darle al César lo que es del César, y nadie puede negar el buen resultado que consigue Smith en todos sus diálogos, cargados de mensaje, sátira y crítica constante.

Personalmente, tengo ganas de ver la segunda parte de esta trilogía del norte, de la que ya ha cascado en su podcast que será un spin off de Tusk, que se titulará Hosers Yoga y que estará protagonizado por la hija del personaje misterioso y su propia hija, que tienen una escena como dependientas de una tienda al más puro estilo Clerks.

Así que, como fan de este gordito feliz, sólo me queda añadir ¡Larga vida a Kevin Smith!

 

Sigue a Teresa Domingo en Twitter: @Tuiteresita

Acerca de Teresa Domingo 153 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*