Un Minuto Antes de la Oscuridad: Soy (castiza) Leyenda

No es de zombies, tampoco esos infectados tan de moda, y se desarrolla en las afueras de Madrid. Una novela de ciencia-ficción aterradora, y viceversa.
Por Chema Mansilla

El mayor atractivo de Un Minuto Antes de la Oscuridad no es que sea una novela que en cierta manera se aprovecha de la moda zombie. Tampoco que se trate de un libro de un autor español, de que se desarrolle en Madrid, o esté edita por una editorial que está apostando por títulos de gran calidad. El mayor atractivo de Un Minuto Antes de la Oscuridad es el haber sabido jugar a la vez todas estas bazas.
Esta novela de Ismael Martínez Biurrun es intensa, ágil y de lectura rápida y sencilla. Te engancha por la trama, te seduce por lo anecdótico y cuando te quieres dar cuenta te lo has terminado. Formalmente Un Minuto Antes de la Oscuridad es una lectura recomendable. Tiene un toque de ciencia-ficción cercana que hace de su historia algo aterrador. Y los detalles originales son la guinda de este pastel.

La familia protagonista de la historia, totalmente desestructurada, se enfrenta a un fin el mundo que ha llegado lentamente, poco a poco, introduciéndose en nuestra vida y nuestra rutina, como realmente parece que está pasando si uno se para a leer la prensa estos días. Un escenario maravillosamente bien construído que como representante de ese apocalipsis social, y McGuffin del libro, tiene a “los hawaianos”, una multitud silenciosa y violenta (que bien podría haber imaginado Haneke o cualquiera de sus reciente émulos) que cada noche toma las calles de la ciudad en atroces actos de terror.
De propina, tendremos una subtrama detectivesca y un toque de tecnología futurista. La primera, una vez terminada el libro, parece algo bastante gratuita y cuya función podría haberse desarrollado en muchas páginas. Para la trama de ciencia-ficción uno puede acercarse a la serie Real Humans (Akta Manniskor) para explorar algunos de los mismos conceptos.

Una vez terminado el libro me ha quedado la sensación de que se ha jugado con varias ideas interesantes, pero que no se han terminado de desarrollar. La trama de ciencia-ficción llega a buen puerto antes del final de la novela. Y el final de la novela, protagonizado por esa gran idea de “los hawaianos”, termina algo deslucido, tal vez por el intento de dar un cierre a lo “Soy Leyenda” (me refiero a la novela, claro, a la que tanto debe, no a la película) y que en una última página, y en mi humilde opinión, queda algo forzada.

A pesar de ello, Un Minuto antes de la Oscuridad tiene elementos lo suficientemente interesantes como para que el lector se quede prendado con ellos y con ganas de una mayor profundización. El estado social y político de Madrid al final del libro invita a una mayor exploración: han quedado muy buenas ideas sobre la mesa y a más de uno nos quedan ganas de jugar con ellas.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*