UNCANNY BRAINS. Te cojo y te reviento el cerebro

El manga homenaje a Scanners, de David Cronenberg.

Por Teresa Domingo.

 

Que no lo digo yo, que lo dice el propio autor Masahiro Issiki, y para cualquiera que haya visto la peli no será difícil encontrar similitudes entre los scanners y los UB, su creación y propósito. Issiki, compinchado con Yaeko Ninagawa, ha creado este seinen que aúna intriga, ciencia ficción, modificaciones genéticas, telekinesis y conspiraciones para lavar el cerebro a los habitantes de Japón y conseguir dominar el mundo.

Año 20XX, Isla Oshima. Durante un paseo, un grupo de jóvenes huérfanos entre los que se encuentran las dos hermanas Yui y Mei descubren a un joven medio inconsciente en la playa. Cuando despierta, sólo recuerda su nombre: Sid. Los chavales le invitan a quedarse en el orfanato donde viven y, tras una serie de  acontecimientos, descubren que es un UB (Uncanny Brain) que escapó de la base de entrenamiento y que el gobierno quiere recuperar vivo o muerto. Los UB son unas armas humanas, diseñadas por La Iglesia del Karma, y recuperadas por el gobierno tras la trágica disolución de la secta X años antes. Mediante experimentos genéticos se consigue modificar el cerebro de algunos sujetos que adquieren poderes telekinéticos con los que dominar la mente del resto de humanos.

No os cuento más porque os lo contaría todo. Uncanny Brains es una serie que Ivrea ha publicado en dos tomos, tal y como se hizo en Japón. El relato es corto, pero esto hace que el ritmo se mantenga constante hasta la última página y que te lo leas en un pis pas, y dada la extensión de los mangas que estoy siguiendo últimamente, es algo que he agradecido mucho. Además, el tamaño desmesurado de mi pila de lecturas pendientes me ha permitido esperar a que los dos tomos estuvieran publicados, incluso a que acumulasen el mismo polvo, para leerlos juntos y completos.

En el primer tomo encontraremos el planteamiento de la historia hasta que se descubre quién es y de dónde viene Sid, en el segundo está todo el tomate. Esta división tan drástica hace que leer el primero resulte más pesado que el segundo, pero para poder disfrutar de la obra en toda su plenitud tiene que prestarse atención a cómo se presenta la trama. Hay que tener en cuenta que, al contar con poca extensión narrativa hay que plantear el argumento debidamente para que funcione. Y eso es lo que hace Issiki en Uncanny Brains, se toma el tramo argumental inicial necesario para explicar bien su historia, y el desarrollo de los personajes juega a favor del guión, ahorrándose un montón de explicaciones y subtramas sobre el pasado y la vida de los protagonistas, y centrándose sólo en el presente, ya que uno está amnésico y el resto son casi todos huérfanos que viven en la misma casa. Y así se centra uno en la historia, y ya. Al final tanto explayarse en ponernos en situación que se queda corto con el final, que, para mi gusto está planteado de una forma un poco apresurada pero bien resuelto, ojo.

Se ha tachado a Yaeko Ninagawa, autor del dibujo, de impersonal, pero creo que es su primera obra publicada, al menos en España, y me parece particularmente osado posicionarse en este aspecto. Críticos…

El diseño de personajes es normalito y los fondos apenas tienen detalle pero el trazo de todos es limpio y cada uno posee su propia personalidad. No hay rasgos ni estéticas fuera de lo común, excepto los ojos de Sid que resultan realmente intrigantes. Algunas viñetas de corte impresionista y unos cuantos toques gores en cuanto a la utilización de los poderes UB se refiere. Poco más. Eso sí, el diseño de las portadas me parece más que interesante.  En ambas la cara del UB protagonista, dividida en dos, con los colores de fondo contrastados y cada una de las cuatro partes mostrando la evolución de los sentimientos del personaje, dándonos una pista tras otra sobre la realidad de Sid. La portada del primer tomo es calmada y misteriosa, mientras que la del segundo es agresiva y de trazo grueso y sucio, y en ambas juega con las texturas y el brillo de la cubierta. ¿Quién sabe? Lo mismo la seña de identidad de este desconocido dibujante sean sus impactantes e intencionadas portadas.

No es que sea una obra que aporte mucho, ni al género en particular, ni al manga en general, pero es entretenida y con la extensión justa para disfrutarlo del tirón. El guión no da para mucho más, y, como ya he dicho, yo me hubiera explayado más con el final, porque se puede, pero como tebeo cumple su función y el dibujo no está mal. Os lo recomiendo, pero bajito.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Teresa Domingo 146 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*