UNIVERSAL WAR ONE. La guerra de la física.

Universal War One es ese cómic que no te esperas, el giro de tuerca que no sabías que era necesario hasta que lo ves. Nunca una historia generó tantas preguntas y dio respuestas tan buenas a cada una ellas.

Por Joe Runner.

Hay detalles que calan hondo. Hace un año, mis compañeros de la página web de Zona Zhero (lo siento chicos, algún día tenía que hacer publicidad de ella) tuvieron la genial idea de grabar un podcast tras el parón indefinido que hicimos los que nos encargábamos de aquella sección. Creo que ellos no son conscientes, pero para todos los miembros de aquel programa fue una de las cosas más bonitas que alguien ha hecho alguna vez por nosotros, y todavía me sigo emocionando al escucharlo. La importancia que tenía ese podcast para mí es mayúscula, ya que es el origen de todo lo que vino después y el gran culpable de que actualmente puede compartir artículos con personas que admiro y quiero. Una de ellas es Esperanza Vela, nuestra especialista en cómic europeo, que siempre me descubre algún título interesante publicado en el viejo continente y en este programa especial que grabaron recomendó Universal War One, uno de esos títulos que no podía dejar escapar. Así que esta reseña se la quiero dedicar a ella. Lo siento Espe, puede que el artículo termine siendo una mierda, ¡pero la intención es lo que cuenta! ¿O era participar?…

La historia nos transporta a un futuro en el que la humanidad ha conquistado el sistema solar, aprovechándose de la riqueza en materias primas de los astros que rodean a La Tierra. Tal es el poder empresarial que una de las fuerzas que se opone al sistema defendido por la United Earthes Force son las compañías industriales de colonización, también conocidas como CiC. En medio de esta situación se encuentran nuestros protagonistas, miembros rechazados por la UEF por haber realizado alguna infracción y que componen el Escuadrón Purgatory. Serán los primeros en descubrir qué es ese extraño muro negro que ha aparecido en mitad del Sistema Solar, el cual parece inexpugnable y que se comporta como una especie de agujero negro, usando el planeta Urano como núcleo (teóricamente). Las cosas se volverán bastante locas antes de que nuestro equipo de canallas se den cuenta de que una guerra universal se les viene encima. El tiempo juega en contra de todos. Se supone.

Desde que pasé la primera página del primer tomo, me di cuenta de que no estaba frente a la típica historia sobre batallitas espaciales. Comenzando por el detalle de los extractos de una Biblia cristiana adaptada a la ciencia para hacernos de introducción a cada uno de los episodios y terminando por las teorías físicas especulativas con las que Denis Bajram consigue crear una historia sumamente compleja para los que gusten del mundo de la cuántica, pero que termina siendo una obra perfectamente cerrada y sin fisuras. Me devano los sesos pensando cómo lo habrá hecho para que toda esa madeja de hilos (y nunca mejor dicho) no termine siendo un embrollo imposible de comprender. Es cierto que se apoya en teorías puramente especulativas del mundo de la física en torno a los agujeros negros, los agujeros de gusano y la relatividad espacio-temporal, pero muchas veces consigue dar en la tecla con sus elucubraciones o incluso aporta ideas que podrían catalogarse como lógicas e interesantes.

Estaré de acuerdo con cualquier físico o amante de esta ciencia de que muchas teorías se han desmentido o se consideran erróneas en la actualidad. Pero hay que tener presente que nos encontramos ante una obra de hace unos diez años y la evolución constante en la rama de la física es un hándicap a tener en cuenta cuando pretendes crear una historia de ciencia ficción con toques de realismo. Sea como fuere, Bajram juega muy bien con las personalidades de todos los personajes que conforman el escuadrón, sin quitarle la importancia a cada uno de ellos y usándolos como piezas de ese gran rompecabezas que se titula Universal War One. De hecho, la situación de las hostilidades entre ambos bandos que controlan nuestra galaxia queda relegada a un segundo plano, desarrollando a cada uno de los protagonistas con mucho cuidado para que seamos capaces de reconocerlos pese a la evolución que sufren entre capítulo y capítulo. Pensad que el tiempo es la herramienta más importante de la obra y no se puede percibir esta sin la fuerza y presencia que tiene la cuarta dimensión.

En cuanto al arte de Bajram, he de decir que se notan sus raíces francesas y podría catalogarse como uno de los grandes artistas del país galo. Pese a no haberse prodigado en demasía, es el fundador de varias escuelas en su país y en Bélgica, siendo una referencia en la bande desinée. En Universal War One se ayudó en técnicas digitales de entintado y coloreado, para mejorar así su obra y darle el empaque que necesita una historia de esas características. Y pese a que narración visual va de menos a más, tampoco os esperéis una gran innovación del medio, ya que peca de “europeo” a la hora de narrar su historia. Los detalles cuidados hacen olvidarnos de cierta tendencia estática en sus personajes, cosa que se agradece. En resumidas cuentas, tenemos un apartado artístico de primer nivel, con muchas cosas por pulir y mejorar, pero que ya quisieran muchas obras para sí.

Lo mejor de todo esto es que está publicando en nuestro país de la mano de Norma Editorial, así que podéis gozaros esta historia repleta de giros inesperados, situaciones abiertas y cliffhangers tan bien hilados, por los cuales sólo se me ocurren adjetivos positivos para calificar esta obra. Si encima os gusta el mundo de la física en su más puro y crudo esplendor, va a convertirse en uno de vuestros cómics favoritos, porque es de esas historias que ganan con la relectura y el paso de los años. Yo me lo he gozado como freak de la ciencia que soy, así que sólo me queda por decir una cosa antes de despedirme: gracias Espe.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Joe Runner 26 Articles
Cuenta la leyenda que un zhéroe entró en una isla llena de cabezas cortadas...

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. ¿MOLA O NO MOLA? Vol. LVII. - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*