VINÒMICS: DE LA VIÑA A LA VIÑETA.

Seguro que más de una vez has disfrutado de una buena copa de vino mientras lees tu tebeo favorito. Ahora imagínate compartir ese rico trago con alguno de sus protagonistas. ¿Locura? ¡Ni mucho menos! DO Catalunya nos regala un brindis mensual que nos hace viajar de la viña a la viñeta, gracias a algunos de los mejores historietistas de nuestro país. ¡Chín, chín!

Por Ramonet Daví.

¡¡Ding, Ding, Ding!!

Puf, suena y el timbre de la portería y, para no perder el costumbre, aun ando en mangas camisa. Calcetín derecho, calzoncillo con dibujines variados, camisa de cuadros trendy total, y el pelo húmedo de la tardía ducha que me acabo de dar. Os juro que no se como lo hago, pero en la selección natural están los que saben calcular el tiempo y luego estamos los que no tenemos ni puñetera idea de ser previsores para llegar a tiempo a las citas, reuniones, doctores…. Yo creo que voy a llegar tarde hasta el día de mi entierro, maldita sea.

¿¡Lo veis?!, me enrollo, me despisto, pierdo el tiempo y ya la hemos pifiado de nuevo. Pero bueno, al lío. ¡Chaval@s, que he quedado con una tía del Tinder!. Sí, sí, ¿qué pasa? Yo lo uso y lo digo, que parece que usarlo es como votar al PP, que nadie lo vota pero…luego bukakke de Marianico. Pues bien, he quedado para cenar en mi casa, y como os podéis imaginar, pues lo he preparado todo al detalle. (Menos mi deficiencia puntual, que eso no tiene arreglo)

Velas, incienso, desodorante de marca, me he recortado los pelos de la barbaza, un par de gotitas aquí y allá de mi colonia de las grandes ocasiones, pa amb tomàquet (pantumaca para los foráneos), rico embutido, una buena tabla de quesos…y como no puede faltar, una botellita de vino que me ha recomendado mi amigo el que sabe de vinos. ¿O me diréis que en vuestro grupo de amigos no hay el típico que saborea los vinos como si se enjuagara la boca con uno de esos productos que te dejan la boca como el Olimpo? Pues ese me ha asegurado que con el Don Fulano de Mengano, pillo cacho fijo.

VINÓMICS

Con todo listo y yo a medio arreglar, le abro la puerta de la calle a la señorita ‘X’ (la llamaremos así para preservar su intimidad). Como vivo en un ático y he desarrollado poderes similares a los de Flash, mientras sube por el ascensor, me acabo de vestir en un pispás, enciendo las velitas y espero a que entre adoptando una pose de lo más… Vale, no sé adoptar poses de ningún tipo, ¿¡vale!?

Después del protocolario hola qué tal, que guap@ estás, y demás liturgia del ‘Ligoteo para dummies’, me dirijo a la cocina con un: ‘’ponte cómoda que ahora vuelvo’’ (acompañado de mi mejor sonrisa a lo Clark Gable). Ha llegado uno de los momentos de la noche. Abrir el vinazo que he comprado. ¡Qué momento! El mejor inicio de cita que pueda haber. Compartir una copichuela con John Coltrane de fondo, soplando de sutilmente su ‘time after time’…nada puede fallar.

¿Que no? Primer fail de la noche. ¿Donde limones he dejado el abridor bueno? Sí, ese que soplas y sale el tapón solo. Pues no está. Solo tengo ese roñoso abridor de antes de la guerra, que nunca nadie ha sabido usar, a no ser que tengas un triple master mortal en restauración. Pues ya me veis con todos los sudores intentando a abrir la botella. ¡Horror! el corcho, no solo no sale, sino que se esta empezando a romper. Decido cambiar de táctica. Recuerdo un vídeo en youtube de unos rusos locos abriendo botellas a zapatazos. Lo pruebo, y a parte de destrozar la pared, poca cosa más, el jodido corcho sigue ahí acabando vilmente con mi noche de pasión desenfrenada.

VINÓMICS
Fontdevila

Como a la tercera va la vencida y no quiero perder el tiempo, voy a cortar por lo sano. Cojo mi reproducción de los chinos de Narsil, la mítica espada de Aragorn (el buenorro de la Tierra Media) y le meto un viaje a la botella de tres pares de naranjas. Evidentemente solo consigo el desastre absoluto. La botella revienta en mil pedazos y el vino sale en todas direcciones. Pared, camisa de cuadros trendy, barbaza recortada, y…¡no puede ser! La señorita ‘X’ esta en frente de la puerta de la cocina, con la etiqueta del Don Fulando de Mengano en la frente, todo el vestido para el arrastre, y una cara de ascopús que lo dice todo. Yo con mi espada y mi cara de tonto solo puedo ver como se da la vuelta, y…adiós. Total, que vino y se fue. ¡Au revoir!

Recojo debidamente la cocina, me acicalo de nuevo y me siento en el sofá. Por suerte la noche aun no está perdida del todo. Abro el ordenador y tecleo en el Google www.do-catalunya.com/vinomics/ . Si amigos, una web que me va a proporcionar placer por doquier, y no, no tiene nada que ver con mujeres, ¡guarretes!. ¿Por qué? Vamos a ver, almas cándidas, pues porque si a alguien se le ha ocurrido mezclar dos placeres tan ricos como son el vino y los cómics, de ahí solo puede salir algo bueno, ¿no?

Tan bueno en boca y sabroso en paladar, que este mes pasado, La Denominación de Origen ‘Catalunya’ ha estrenado su segunda temporada de esta aventura deliciosa para los amante de la tinta y el tinto. Pero antes de hablar del ahora, viajemos un poco atrás en el tiempo, para situarnos y para no bebernos todo de un trago y se nos atragante el maridaje.

Gallardo

Bajo la coordinación de Raul Deamo, de los Deamo Bros y con la DO Catalunya como Sommeliers, un elenco de artistas sacados de las mejores cepas del país fueron los encargados en la primera edición de 2016 de crear pequeñas historias que de una u otra forma tienen relación con la bebida de los dioses. Ya sea tinto, blanco o rosado, autores de la talla como Albert Monteys, Manel Fontdevila, Sagar Fornies, David Morancho, Deamo Bros, Oriol Malet y Maribel Carod, ponen en remojo su ingenio para ofrecernos de forma online estos tebeos, que podemos disfrutar de forma gratuita ya sea en catalán, castellano o inglés.

En esta primera añada (que podéis leer íntegramente en la web), la cosecha fue excelente. Desde historias divertidas, a recuerdos melancólicos, momentos musicales extraordinarios, viajes espaciales, cenas con amigos que son un despropósito, posesiones y fantasmas del pasado, mujeres valientes y apasionadas o emperadores vitivinícolas (tenía que colar esta palabreja como fuere. Mission Accomplished ¡Yeah!). En resumen, un proceso, que como el vino, es creativo desde su inicio y es muy curioso y enriquecedor ver como bajo el mismo leitmotiv, surgen sabores tan dispares que forman ese conjunto armonioso entre el lápiz y la palabra. Me estoy refinando, que da gusto, ¡oiga!

Como si de una cata de vinos se tratara, mensualmente (concretamente el tercer jueves de cada mes), en la web comentada, se publican uno a uno estos cómics que se beben de un trago y que dejan un regusto agradable hasta probar el siguiente.

En esta segunda temporada, se han plantado buenas variedades, para asegurar que la cosecha vuelva a ser un éxito. De momento hemos podido catar el primero, obra del genial Miguel Gallardo, que intenta explicarnos como un hereje del vino (me incluyo en el equipo) vive esta enriquecedora experiencia de descubrir todo lo bonito que se amaga detrás de una botella. Y lo rico que sienta a veces, echar unas gotitas de gaseosa, ¿verdad?.

Monteys

Como os decía antes, la DO Catalunya ha escogido para este segundo año  variedades tan consolidadas como son Bea Tormo, Raule, Roger Ibáñez, Jaime Martín, Alex S.Roca, Andrés Palomino,  Ana Belén Rivero, Martín Tognola o Jorge Carrión. Ahora solo falta esperar al despalillado, estrujado, maceración, prensado, la fermentación, crianza, trasiego, clarificación y por último el embotellado, para que cada mes podamos degustar un buen trago de este DO Catalunya que empieza en la viña y acaba en la viñeta.

Estoy encantado de poder hablaros otra vez hoy (tras mi desastre parejil) de esta bonita función que tantas veces olvidamos que tiene el cómic, de fomentar la cultura en cualquiera de sus variedades. El lenguaje y formato que utiliza nuestro amado y llamado noveno arte es tan rico e inagotable, que funciona para hablar de cualquier cosa, y hacerlo con el tono que queramos. Comedia, drama, ciencia ficción, terror, ficción historia, biopic….se demuestra una vez más que quién no lee tebeos es sencillamente porque no quiere o no los conoce y porque a veces resulta difícil (por culpa del cine en gran parte) quitarse de encima el estigma de que el tebeo solo habla de superhéroes y cosas para nenes. Pues bien, agradecer a DO Catalunya esta valiente apuesta que les ha servido a ellos para subir de manera bestial el tráfico en su web, y que particularmente, VINÒMICS nos va a demostrar a todos, por segunda vez consecutiva, que algo tan adulto como el vino, casa a la perfección con las viñetas.

Y una cosa os digo, si no quieren probarlo, pues más vino para nosotros. Levantemos los lápices y…arriba, abajo, al centro y p’adentro. ¡Salut!

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*