Weeds: La serie que todavía no he(has) visto a estas alturas de la vida.

Antes que Heisenberg dominara la Meta Azul Nancy Botwin dominó la mota MILF.

Por Javi Jiménez

Una consecuencia de la llegada de la era Netflix es que las series que ya estaban en el mercado hace ya algún tiempo tengan una especie de reestreno cuando entran en el catálogo de alguna plataforma de vídeo bajo demanada. Así es como hemos dejado de ser unos esclavos de las novedades y la actualidad. Así es como Weeds (primer episodio perpetrado en 2005) entre otras se hayan colado en mi pila de visionados.Probablemente tú ya la hayas visto, si es el caso, ¡cuéntanos lo que más te ha gustado y lo que menos! (¡sin spoilers que todavía voy por cuarta temporada!)

Una ventaja y un inconveniente de ver una serie de esta manera es que ya ha pasado por el filtro de muchos aficionados y el feedback acumulativo te hace huir de truños, estar prevenido de temporadas flojas o que directamente puedes saltarte y también comerte spoilers del tamaño del ego de Iñárritu.

Para aquellos que no conocen la serie, Nancy Botwin, nuestra protagonista,  es una ama de casa de un tranquilo (y bastante pijo) barrio de los suburbios de Los Angeles. Nancy tiene dos

"Sí que voy a trabajar: ¡liando porros!" - Nancy Botwin
“Sí que voy a trabajar: ¡liando porros!” – Nancy Botwin

hijos, una casa gigante, un Land rover, un cuñado gorrón y un marido muerto. Todo eso cuesta dinero y Nancy no va a permitir que el nivel de vida que tenía cuando su marido vivía se venga abajo por una insignificacia tal como la muerte. Ignorando cualquier otra opción lógica decide hacerse traficante de, sorpresa, marihuana.

Mota, hierba, porros, weed, hierbasanta, maria, juanita… Ya sabéis.

Y si el hombre con cáncer que fabricaba metanfetaminas ya daba para sitcom pero se prefirió enfocar su vida al lado serio del tráfico de drogas de alta graduación,  en este caso, la considerada droga “menor” también tiene un show mucho más ligero.
Weeds hace gala de un humor desenfadado pero que oculta duras cuestiones de fondo. Conviven en una misma narración chistes de fumetas, humor físico, referencias a la política estadounidenses, críticas a los estereotipos raciales, los clichés sobre las drogas y también (cosa que deja muy clara con su introducción) con esa vida paralela al resto del mundo que vive la gente de los suburbios.

1200

Aunque el humor esté muy presente,  no todo son risas y la verdad es que yo he estado más en tensión con las aventuras (o más bien desventuras) de Nancy Botwin y los suyos que estallando en carcajadas. Como la situación legal de la marihuana, esta serie se mueve por un terreno gris, a caballo entre lo serio y lo cómico.
La mayor parte del tiempo he estado sufriendo y deseando que las cosas le salieran bien a la pobre señora Botwin. Prácticamente cada capítulo me deja con el culo torcido y aunque todavía estoy a unas cuantas temporadas del fin, con el ya anunciado bajón a partir de la cuarta temporada, he disfrutado del viaje pero la verdad es que necesito un respiro.

Una de las armas de doble filo de Weeds es la manía de terminar cada capítulo (prácticamente) con un cliffhanger tamaño familiar. Porque  sí, esta técnica hace que te quedes enganchado a la TV pero en cuánto pasas alguna temporada ya empiezas a cansarte de estos giros de guión, algunos bastante artificiosos que para colmo acaban desinflándose rápidamente en el siguiente capítulo.

weeds_wallpaper_1280x1024_6
The Gang

Lo que si se agradece en cuanto a estructura,  es el ritmo del desarrollo de la historia, hace mucho que le había declarado la guerra a las comedias procedimentales, una trama principal que sirva de armazón a la serie ayuda a mantener el interés sobre todo cuando esta avanza a buena velocidad.
De la misma forma, se agradece y mucho en los 30 minutos de duración (a medio camino entre los formatos típicos de 20 o 45 minutos de las series americanas) para que quepan gags, chascarrillos, desarrollo de personajes y de tramas.

Si no quieres quedarte por la trama que tiene perspectivas que alargarse y retorcerse más que un chicle que llevas masticando una hora, puedes hacerlo con los carismáticos personajes. sobre todo los secundarios que brillan con luz propia. Doug, eres la leche. Me parto cada vez que sales.

Mi veredicto es que Weeds es adictiva, divertida y en algunos momentos te da la sensación de que lo que estás viendo es un serion. No me arrepiento de haberla puesto en mi pila de visionados. Si eres como yo que a la hora de comer necesitas ver alguna cosa para acompañar, preferiblemente algo ligero, te encantará.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 182 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*