Westworld: alma de metal, serie de talento

El clásico ‘Almas de Metal’ regresa de la mano de HBO. Y me encanta.
Por Chema Mansilla

Por mucho que me guste ‘Almas de Metal’ la peli original con el bueno de Yul Brynner no tenía mucha fe en la nueva serie de HBO. ¿Cómo iban a reinterpretar esa peli con en formato serie y que no resultara un tostón? ¡Ay de mí! ¡Qué pobre insensato soy! ¡Mira que dudar de HBO!

En su momento, y por mucho que me gusten los libros de Martin, pensé que una serie con dragones, zombies, traiciones palaciegas y enanos respondones no se iba a comer un colín. Y mirad ‘Juego de Tronos’. Ahora pensaba que una peli sobre parque temáticos futuristas ambientados en el Far West con robots de por medio no se iba a comer un colín. Y no sólo las críticas están siendo muy positivas, es que conozco un montón de gente cuyo amor por la ciencia-ficción termina con el catálogo publicitario del Media Markt que está encantado con los primeros capítulos de esta serie. No os digo nada para un fan como yo…

HBO, Jonathan Nolan, J.J. Abrams y el espíritu creativo de mi querido Michael Crichton (que ya estaba con el rollo de los parques cuyas atracciones se comían a los turistas allá por 1973) han termina por cuajar el que es el mejor estreno de HBO desde Juego de Tronos. Westworld es una maravilla. No sólo el primer capítulo está exquisitamente planteado, en fondo y forma, es que como primer episodio de una serie debería estudiarse en las escuelas de TV de todo el mundo (que alguna habrá). La trama, por si alguien no está muy al tanto gira sobre un futurista parque de atracciones que simula el lejano oeste, en el que los visitantes pueden vivir una experiencia totalmente inmersiva gracias a una simulación con cientos de androides programados para participar en multitud de tramas. El detonante, como es de esperar, es que algo empieza a ir mal con la programación de esos androides… Y a partir de ahí, uno termina escuchando recitar a Shakespeare y se va a la cama meditando sobre la naturaleza de la realidad misma, la trascendencia y, de propina, sobre el hecho de madrugar todos los días para ir a trabajar.

Me resulta increíble cómo Jonathan Nolan y Lisa Joy Nolan han conseguido crear, en tan sólo un episodio, una realidad intensa e interesante. Mucho más profunda de lo visto en la película original, enriqueciéndola, poniendo al día y explorando nuevas ideas. El reflejo que se hace en apenas una hora de primer episodio tal vez sea uno de los mejores retratos sobre las peculiaridades de la inteligencia artificial que se ha hecho en medios audiovisuales. Sin exagerar, creo que Westworld puede llegar a jugar en la misma liga que Blade Runner. El guión es inteligente, está lleno de detalles, de ideas, plantea retos y preguntas. Como decía antes, es un ejemplo perfecto de primer episodio de una serie. Si no te engancha, es que éste no es tu género, y tal vez le saques más partido a invertir tu tiempo a releer el catálogo del Media Markt.

El caso es que ese guión estupendo está formado por unos engranajes preciosos y precisos, en forma de personajes, que funcionan perfectamente. Aunque en el primer episodio destacan unos pocos protagonistas sobre el resto, son algunos de sus secundarios (veremos qué nivel de protagonismo alcanzan) los que me han convencido de que esta serie puede ser una de mis preferidas. De todos los tiempos.

Si los personajes están muy bien escritos, el nivel de interpretación está a la altura. ¿Habéis visto qué reparto? Anthony Hopkins, Ed Harris, Jeffrey Wright, Louis Herthum (el que más me ha gustado), Evan Rachel Wood, Rodrigo Santoro… ¡Incluso James Marsden está bien!

Y además hay pasta. Se nota en la calidad de la producción, en los detalles. En la fotografía, con unas bonitas tomas aéreas. Incluso el ‘opening’ (con música del mismo compositor de las bandas sonoras de Juego de Tronos, Iron Man y Pacific Rim) es preciosista y conmovedor.

HBO puede tener entre manos la sustituta de Juego de Tronos, que ya llega a su fin. Con dos episodios ya es una de mis tres series preferidas del año. y ya le ha ido mejor que a su predecesora de 1980, que sólo llegó a los tres episodios antes de ser cancelada…

Creo que ‘Westworld’ es pelotazo en toda regla que todavía tiene que conquistar el corazón del público general, pero que ha empezado con muy buen pie. Yo estoy encantado.

 Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Guardar

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

2 comentarios en Westworld: alma de metal, serie de talento

  1. ¡Madre mía! Pues yo debo ser de los del catálogo de MediaMarkt, porque fui casi incapaz de digerir el primer episodio: pesado y lento hasta la saciedad… repetitivo… carente de interés… me aburrió a más no poder.

  2. Terminé de verla ayer, si la hubiesen dejado en 6 capítulos ahora mismo estaría hablando de una de las mejores series de todos los tiempos pero tuvieron que hacer 10 episodios, nadie es perfecto…
    Se enredan demasiado para contar lo mismo y algunos capítulos del medio de la serie son algo cansinos quitando algún que otro highlight.
    La interpretación de la IA no está mal pero un poco visto a estas alturas, despues de ver 40 veces o más Blade Runner y solo por recordar obras recientes, Ex-Machina o la serie sueca Akta Manniskor, no te sorprende ver a un sintético planteándose su existencia, hasta Data tenía su corazoncito.
    Por otra parte la prota es muy sosa, no veo en ella esa transformación brutal que exige el personaje y muestran sus actos.
    Me ha gustado y ver a Ed Harris actuar siempre es un placer pero me sigo quedando con Almas de Metal, es lo que tiene ver ciertas pelis cuando eres pequeño, que por mucho remake en condiciones que hagan es difícil llegar a lo transmitido por las propuestas originales.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Legión: Viaje a la locura (o no) - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*