Ya hemos visto el piloto de The Flash (¡SPOILERS!)

La serie del personaje más rápido de DC llegará a las TV americanas en Octubre
Por Chema Mansilla

alertaspoilers

Flash es uno de mis personajes DC preferidos. Desde que era canijo me deslumbró la cantidad de posibilidades que ofrecen sus poderes. Flash no sólo era rápido, podía correr sobre cualquier superficie, vibra tan deprisa que podría atravesar paredes o , maldita sea, viajar en el tiempo. Pues ya te he contado media serie.

¿Y qué me ha parecido el piloto?. Heredera directa de Arrow (1), donde apareció por primera vez esta versión del personaje Barry Allen, es el intento de Warner y DC por hacer del cruce sus franquicias de cómic un éxito similar al de Disney y Marvel. Si bien la serie del arquero es un tanto irregular, pero mantiene un pulso interesante entre trama y acción, Flash comienza con el paso cambiado. El episodio comienza con un pequeño Barry que no puede correr lo suficiente como para que los matones del colegio no le peguen para quitarle el dinero del bocata. Por si no fuera suficientemente traumático este trato sistemático, una noche es testigo de como su madre muere en lo que, literalmente, es una pelea entre un borrón luminoso rojo y otro amarillo a su alrededor. Pues nada, si lees tebeos de Flash ya te han contado de que va la trama principal de la serie, pero durante el capítulo todavía tendremos alguna pista más por si alguien todavía no ha visto de qué va todo. De propina, el padre de Barry (que es el actor que hizo del mismo personaje en la serie de los 90)  es acusado injustamente del crímen y encarcelado.

Años después Barry ha crecido los suficiente como para ser un torpe científico de la polícía que siempre llega tarde a sus citas. El actor, Grant Gustin, es un competente émulo de en Amazing Spider-Man. Creo que incluso el vestuario y el peluquero son el mismo que en la peli del trepamuros de Marvel. El caso es que Barry no sólo tiene como figura paternal adoptiva al mismo poli que le consoló la noche en que asesinaron a su madre, también está colgado con la hija de éste (que le quiere como un hermano) y de paso, ha sido bendecido por unas dotes detectivescas y de observación similares a las del Sherlock de la BBC. Copiado, aunque en este episodio sólo lo haga una vez: mirando la huella de un neumático puede decir el modelo exácto de coche (de colección, por cierto) protagonista de la huída al robo de un banco y la zona de la ciudad donde puede esconderse, todo como un interface virtual y personal de lo más cool. ¡Pero si este chico ya no necesita más poderes!

Bueno, pues llegamos a ese punto: el origen de los poderes, en una escena que ya pudimos ver dentro de un episodio de Arrow (2). El fallo del nuevo acelerador de partículas de los Laborarios STAR (con el que Allen, como buen empollón, está fascinado) y una gran tormenta sobre la ciudad crean un rayo especial que, casualmente, va a caer encima de Barry. Sí, Barry cae también sobre una estantería llena de productos químicos, como en lso tebeos, pero no parece que eso haga mucho más que mancharle la ropa. Nueve meses después despierta de un coma  en los mismos Laboratorios Star, donde su director, el paralítico Harrison Wells (un tipo que desde que aparece por primera vez huele más a malo que un brick de leche de 1989) ha estado cuidándole con un equipo de secundarios-científicos-jóvenes-sidekicks-tópicos-típicos-dechistefácil.

Barry despierta para descubrir que tiene abdominales, que la chica que le mola se ha enrollado con el tipo que sólo está en la serie para que le odies (porque es el típico chulo que te levantaba las chicas en el instituto) y que puede correr mucho. Muchísimo. Y lo mejor, en menos de 3 minutos y dos carreras ya ha aprendido a dominar ese poder. ¡Fabuloso! Y si pensabas que todavía quedaba algo por robar de las pelis de Spider-Man, cuando ocurre algo intenso (camarera que se cae) Barry parece ver todo a cámara lenta, exáctamente IGUAL que, por ejemplo, el sentido arácnido de Peter Parker en la primera peli de Raimi.

A partir de aquí, cada vez que Flash haga gala de sus poderes asistiremos a un despligue de efectos especiales digitales de saldo que son de sonrojo nivel rojo Flash de los tebeos. Ver al bueno de Barry haciendo como que corre delante de un croma es humillante incluso para el que lo está viendo. Personalmente creo que si no tienes pasta para hacer unos efectos especiales a la altura de lo que demanda el personaje, es mejor no hacer este tipo de series. Bueno, pues según Barry se hace con un traje (bastante chulo, lo mejor del episodio, sin duda) se enfrentará a un villano de esos con carisma -100 que, por qué no, también podría ser el asesino del tío Ben. Bueno, aquí en realidad mira torcido y controla el clima. Entre que lo detiene y no, Barry descubre que el fallo del reactor que le otorgó sus poderes liberó en la ciudad todo tipo de energías que han podido crear (seguramente han creado) un montón de gente con poderes. Ya tenemos la excusa para detener a un mostruo cada semana.

Dicen que si dices su nombre tres veces mientras ves el piloto de Flash, aparece: Como Barry no tiene nadie que le diga aquello de “todo gran poder…” va a buscar inspiración en el otro único vigilante que conoce, Arrow (3). El personaje hace un cameo en la serie para tratar de convencernos de lo coherente que es el nuevo universo cinematográfico / televisivo de DC y decirle a Allen que sí, que tiene que ser un héroe porque… Bueno, porque ese rayo no le cayó por casualidad, si no que ese rayo “le eligió”. Así, porque él lo dice. Por si pensabas que lo de que la ropa de Barry se incenciara cuando corría por el roce con el aire, pero sus zapatillas contra el asfalto no, era ridículo…

Pues ya con traje, inspiración y el malo de turno amenzando de muerte a su amigo policía figura parterna adoptiva, The Flash hace su aparición estelar para salvar la ciudad girando en sentido contrario a un tornado creado por este malo sin carisma que controla el clima. Así en plan rápido y como en los tebeos, todo para que su amigo policía figura parterna adoptiva pueda descubrir su identidad secreta de Barry allen. Anda, mira, como el Capitán Stacy en Spider-Man…

El final nos deja claro, cristalino, por si alguien queda que no se ha enterado de las cosas, de que el paralítico Harrison Wells no es parílítico, pero sí que oculta algo. Y ese algo está relacionado con un periódico DEL FUTURO. Y en ese periódico DEL FUTURO ponen en letras grande que Flash ha desaparecido. ¿Quién sabe, lo mismo ha viajado en el tiempo, no sé a pegarse con alguien alrededor de su madre la misma noche años antes en la que fue asesinada? No, no creo…

Y si alguien todavía no lo ha relacionado con el accidente en el que muere la madre de Barry, que sepa que hay un FLASHback (jeje, me parto, qué bien traído) en el que Barry RECUERDA haber visto a alguien dentro del borrón de luz del accidente del principio del capítulo. Borrón, por cierto, que es un tipo con un disfraz igual que el suyo pero, amigo, ¡de color amarillo!

En general, de poco sirven detalles como los carteles de Ferris Aircraft o una jaula destrozada en un laboratorio con el nombre de Grodd en ella… Eso no va a satisfacer al fan de Flash, porque si te gusta Flash de verdad, seguramente no te guste esta serie. Todo están tan forzado para tratar de que guste y para imitar el estilo de las producciones de Marvel que no termina de convencer a nadie. O sí, lo mismo sí…

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles

¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Constantine y el Episodio Filtrado: ¡La nueva serie ya está aquí! | La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*