Zero Hour: Pues a mí me ha gustado

Es una serie que huele a cancelación que echa para atrás, pero la parte de mí adicta a Íker Jiménez, a Terra Incognita y a Ancient Aliens está enganchada. Porque hay muchas clases de ciencia-ficción, y ésta es una que me gusta.

Por Chema Mansilla

Zero Hour es una nueva serie emitida por AMC que tienen un montón de ingredientes, juntos y revueltos que me gustan. Pero todos juntos resultan una serie que es sus dos primeros episodios, resulta tan interesante como torpe.

En el primer episodio se nos plantea una trama de esas con las que podría empezar un libro de Dan Brown. Tras encontrar un misterioso y antiguo reloj de cuerda, la esposa de un periodista es secuestrada por un terrorista. Pronto el periodista (y protagonista) se verá envuelto en una trama llena de peligros y misterios. Así contado, pues parece uno de esos telefilms del sábado pro la tarde que emite antena 3. Pero es que esta serie tiene una parte de ciencia-ficción que me gusta mucho…

Por un lado, tenemos a los nazis, en plan Indiana Jones, investigando los secretos de la vida eterna. Todo apunta a que sus investigaciones en el campo de la clonación estaban muy avanzados. ¿Suena un poco a «Los Niños del Brasil»? Pues ya veremos, pero algo de eso puede haber…
Por el otro, tenemos a los Rosacruces, una orden hermética que desde dentro de la Iglesia Católica esconde un gran secreto, y que para protegerlo de los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial, eligió a 12 nuevos apóstoles, cada uno de ellos encargado de proteger una pieza de un misterioso puzzle.
A la caza de cada una de estas pistas irá el terrorista de la película, individuo directamente relacionado con los experimentos nazis, y tras él (y de su secuestrada esposa), nuestro protagonista.
Por si fuera poco, todos estos elementos, como los relojes que aparecen una y otra vez en la serie, se engranan sobre una cuenta atrás hacia el fin del mundo, de una manera terriblemente bíblica.

zero-hour

Sí, ya lo sé, todo eso suena muy bien (si te molan este tipo de historias), pero la verdad es que en los dos primeros episodios, entre misterio y misterio, nos encontramos con un puñado de personajes que no terminan de funcionar. Por ejemplo, nuestro protagonista cuenta con la ayuda de dos redactores de la revista que, por decirle de alguna manera, merecen morir de un modo terriblemente doloroso y humillante y librar de su existencia a ese universo de ficción y a sus espectadores. Que son ñoños, arquetípicos y manidos, es poco cuando lo que realmente queremos decir es «estúpidos». También hay un sacerdote, amigo del protagonista, y metido en la trama con calzador, que siempre parece tener la respuesta y clave para todo. A éste también lo queremos ver en la picota. El elenco de secundarios se cierra con una agente del FBI, que ha pasado su juventud viviendo de ONG en ONG tratando de salvar el mundo para ahora dedicarse de manera profesional a la caza del terrorista a nómina del gobierno. Esto sí que es increíble y no que, por ejemplo, los nazis trataran de clonar el cuerpo de Cristo, que a lo mejor custodian los Rosacruces. Es una teoría mía, soltada así, al vuelo. No es ningún spoiler, tranquilos.

El caso es que la serie engancha, pero uno la disfruta con los dientes apretados, porque cuando están completamente metido en la trama y el misterio, aparece uno de estos personajes bocachancla y vuelve a contarte, porque sí, porque pasaba por allí, lo que ocurrió en el episodio anterior, o un recuerdo de infancia que, casualmente, regresa en ese momento clave para resolver el episodio de turno.

Y para rematar, el malo es tan malo, y se le ve venir tan de lejos, que uno se pregunta cómo puede ser que el mundo ya no sea suyo…

Sobre el prota sólo puedo decir que me cae simpático, no tanto por mérito de los guionistas como porque el actor que lo encarna es el mismo que interpretaba a Goose en Top Gun. Y para mí, eso cuenta.

Seguiré enganchado a las serie hasta que llegue un día en el que diga: «no puedo más». A lo mejor ese día no llega.  A lo mejor la serie me encanta. A lo mejor la serie la cancelan antes. Pero de momento, y a pesar de todo, a mí me ha gustado.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla

Acerca de Chema Mansilla 195 Articles
¡Oh, mírame, estoy haciendo feliz a mucha gente! ¡Qué bien! ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz! ¡De la casa de gominolas de la calle de la piruleta!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*