Doctor(a) Who – Temporada 11

Bueno, ya sabéis como va: vamos a emocionarnos fuerte con una serie de la BBC que en un principio debería parecer (y ser) de gran presupuesto, con actores de primera, que saquen tres capítulos cada 3 años, nos dejen con la miel en los labios y que ¡los giros no paren! Un momento. Esto es nuevo. Esto es diferente. Esto es… ¿original?

Por Andrés R. Paredes

Ah, BBC. Si sólo te esforzases un poco en tener algún tipo de continuidad. Si sólo pusieras un mínimo de esfuerzo por tratar bien a tus series y sus Showrunners. Si al menos no pareciese que parece que estás dirigida por un mono con un AK-47 (seguro que le acaba dando a algo, pero no es una buena idea tener un ejército de ellos). Pero divago. ¡Doctor Who ha vuelto! ¡Y esta vez con una doctora! Motivo de alegría y jolgorio por todas partes, un papel desarrollado estrictamente por hombres ha recaído en una mujer. Diría que esta decisión llega con 25 años de retraso, pero hey, todo lo que ayude a la presentación de la mujer es bienvenido. Pero divago…

Antes de continuar: ¿Cuál es el término adecuado para referirnos a la protagonista de la serie? El título de doctor no tiene género en inglés (lo que ayuda a que cambie de uno a otro) pero en castellano es un poquito más complicado. El abajo firmante se resigna a dejarlo en Doctora, ya que la protagonista se identifica como hembra (que no humana) y, bueno, así nos ahorramos líos*. PERO DIVAGO…

Jodie Whitaker es la doctora. Y no tiene una presentación tan fantástica como la de Matt Smith, no tiene un discurso épico como Capaldi, o el carisma alienígena de Eccleston (el único que parecía entender que el doctor ES un alienígena) o la épica de Tennat. Nuestra Doctora es una única persona. Ella misma lo dice: “Soy sólo una viajera”. Esa idea de simplicidad, de sola contra el mundo, sin leyendas, sin máquinas, sin magia del espacio ni ciencia no la hemos visto nunca. Y la cosa es… que te crees que la Doctora puede con todo. Porque Jodie Whitaker interpreta el papel como un adolescente al que le han dejado comer demasiado azúcar antes de dormir. Se vuelve aún más ingeniosa cuanto más apremiante es la situación, más divertida, más loca. Y es fantástica. Llena la pantalla con su sonrisa, con su positividad, con sus ganas de ser feliz y ayudar a otros. Y eso lo necesitamos más que nunca. Y lleva un abrigo y unas botas preciosas, así que qué más puedo decir.

Damas y caballeros: EL CARISMA

¿De la trama? Poco podemos sacar por ahora. Recordemos que las tramas de doctor Who evolucionan a lo largo de sus temporadas (con su protagonista) y que de ésta aun sabemos más bien poco. Un enemigo nuevo, un misterio apremiante, una cuenta atrás, quince frente abiertos al mismo tiempo y tan sólo la doctora para ponerse en su camino. Bueno, no sólo ella. Los nuevos companions (tres, la Tardis no ha estado tan ocupada desde tiempos de Matt Smith) son… bueno, son poca cosa por ahora. Pero la serie siempre ha funcionado un poco así: personajes que parecen poco se revelan poco a poco como grandes y épicos y humanos capaces de las cosas más bellas. Doctor Who juega a algo muy peligroso: su protagonista es al mismo tiempo McGuffin y catalizador de la historia, centro y movimiento. Los personajes que pululan a su alrededor parecen, en un principio, solo la excusa para que la doctora sea ingeniosa o divertida. Pero nunca lo son. Ni siquiera en la olvidable época de Moffat (que no  soltó el personaje en DEMASIADO tiempo… soltadme… maldita sea… MOFFAAAAT). Entonces tenemos un personaje que es motor de la historia, personaje principal, muro contra el que chocan sus coprotagonistas… El equilibrio es complicado, y en el piloto hemos podido ver cómo a veces de lo emocionante y desesperado que quiere ser, resulta un poco… aburrido. Exceso de tensión que produce aburrimiento, puede ocurrir.

Sea como sea, la nueva doctora (una elección fantástica, como siempre) está aquí para quedarse. Solo necesitamos que las historias sean atractivas, que realmente sorprendan, que gusten, que disfrutemos. No es mucho pedir a una serie con 50 años… ¿no?

*Imaginaos cuánto llevábamos los fans esperando la legada de una doctora que este diálogo se ha reproducido tantas veces en mi cabeza y han habido tantas batallas entre neuronas que este ha sido prácticamente el primer párrafo que he escrito.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.